Discomático — 23 Febrero, 2011 at 0:00

Grateful Dead – Crimson White & Indigo

A finales de los ochenta, los Dead se encontraban en plena celebración de su tercera juventud como banda, marcada por la inscripción de Brent Mydland a las teclas. Después de la vuelta en 1987, los Dead se encontraron con una nueva audiencia, sin descontar a los viejos seguidores, pero sí una audiencia renovada. Alejados de la añeja inspiración para crear nuevas tonadas —el disco que presentaban en éste concierto, Built to Last, sería el último de cuantos hiciesen, y visto lo visto tampoco fue mala idea dejarlo ahí—, la magia de los Dead se concentraba ahora exclusivamente en sus directos.

 

Masivos, ampulosos, pero sin perder el contacto terrenal, nos los muestra este directo grabado en el JFK de Filadelfia en julio de 1989, una banda disfrutando de su oficio, quizás más que en épocas pretéritas. Tenían un abanico demasiado amplio donde escoger, y aún así, podían permitirse el tocar delante de doscientas mil personas repartidas en dos noches, y no tocar los temas que se considerarían famosos. Lo único que se asemeja aquí a un hit es «The Other One», «Let It Grow», «Fire on the Mountain» y el par de versiones de Dylan que entonan. ¿Importa realmente? No, aunque se podían haber ahorrado el siempre indigesto solo de percusión. El triple compacto viene acompañado de DVD con el recital integro, formando un pack absolutamente irresistible. 
 
Sergio Martos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: