Encuentros — 24 enero, 2011 at 0:00

Caroline & The Treats

La solución a la ecuación artística que explota en esta nueva formación punk rock noruega resulta fácil de descifrar si simplemente nos centramos en sus componentes. Nos hallamos ante una pareja que llevan seis años juntos, compartiendo unos mismos gustos musicales y una complicidad recóndita que late cuando te sientas a charlar y pasar un buen rato con ellos. 

Ella (Caroline Andersen) sabe del currículum y genio compositivo que se halla detrás de una banda imprescindible del power-pop de la escena europea, The Yum Yums. Él (Morten Henriksen) está al tanto del carisma y capacidad de movimiento de Caroline sobre un escenario, amen de la posesión de una voz sexy y una mente divertidamente sucia. Ambos profesan amor y admiración por las ocupaciones del otro, y tras ayudarle él a componer la música de los temas que acompañan a la última película porno que escribe, dirige y protagoniza ella, (Happy birthday, Caroline!), salta la chispa latente que desemboca en un álbum cuyo título, Bad All Over, es toda una declaración de intenciones.

Las primeras palabras que me vinieron a la cabeza al escuchar el álbum fueron energía y rapidez…….

 Caroline: Queríamos ser sencillos, divertidos y energéticos. Es sólo eso. Bueno, realmente todo lo que ocurre en mi vida quiero que sea así: alegre y lleno de energía. Soy una chica sencilla.

Morten: Queríamos hacer algo que sonase como alguno de nuestros héroes: Devil Dogs, Nikki Corvette…..

 Todos los temas del disco podrían ser potenciales singles, ningún tema destaca porque todos lo hacen.

 M. Muchísimas gracias. En realidad cuando empezamos a escribir las canciones decidimos que fuese algo muy rápido, ir tan deprisa que no tuviéramos tiempo para pensar. Escribimos todos los temas en un par de semanas. Grabábamos, lo escuchábamos y ¡Oh suena genial!, adelante con el siguiente.

 Digamos que atrapasteis el espíritu de los primeros álbumes de los Ramones, 14 temas en 36 minutos. De hecho la intro en temas como “Are You Ready” o “Chocolate Ice Cream”, suenan como las clásicas melodías ramonianas.

 C. Sí, en realidad el tema “Chocolate Ice Cream” se me ocurrió en Roma. Estaba de gira con los Ambients por Italia. Me pasaba el día comiendo helado de chocolate, y pensaba que era jodidamente bueno, ¡helado italiano!. Fue mi inspiración, escribí las partes, la letra y pensé: esto es muy sencillo, ¿puede convertirse en una canción? Entonces me acordé de los Ramones, de las Donnas. Sí, si ellos pueden hacerlo, ¿por qué no voy a hacerlo yo? Se la enseñé a Morten y él le pillo enseguida el punto, y así quedó.

 ¿Se os puede definir como una banda que toca rock para reír y pasarlo bien?

 C. Sí, yo creo que hacemos música con el único propósito de pasarlo bien, liberar energía, sacarlo todo y compartirlo con otra gente para que sientan lo mismo. De esta forma todo será más divertido y, si tienes que salir de gira, viajar y compartir tu vida con otra gente, no habrá nadie enfadado, ninguna guerra en la furgoneta.

Pero no todo es así en la vida. Quiero decir que si hablas de amor también tendrás la otra cara de la moneda, la del sufrimiento por amor.

M. No nos gusta sufrir. Siempre puedes escribir buenos y divertidos temas de rock o punk sobre la estúpida chica que te dejó. Eso es todo lo que hacemos.

C. Si te sientes triste, jodido, porque te ha ocurrido algo horrible, si tu dejas que sea horrible no va a mejorar. Tómatelo con calma y de repente le pillarás el punto a todo. Debes dejar que las cosas malas pasen y así después te sentirás mejor.

M. No querríamos ser como Bruce Springsteen o Joy Division, sino todo lo contrario a esos tipos.

 “Gonna get that boy” suena como las girl groups de los años 60: Martha Reeves, Ronettes…. Incluso habéis grabado una versión de The Angels. Fueron estas bandas las primeras en exponer la visión de las mujeres, su poder en el mundo del rock. ¿Qué os atrae de ellas?

 M. Yo creo que las pioneras fueron las numerosas cantantes de rockabilly de principios de los 60. Wanda Jackson, Brenda Lee, Patsy Cline, lo que pasa es que ninguna de ellas alcanzó el éxito masivo.

C. De las chicas de los girl groups me gusta que eran gente honesta. No intentaban hacer de ello algo sumamente pretencioso, nada arty. El arte no tiene nada que ver con el Rock’N’Roll.

 ¿Qué otras bandas podemos hallar en vuestra música?

 M. Todo, desde Elvis y Little Richard hasta Joan Jet, los Fleshtones, los Ramones…

 No hay duda que hay muchos clichés roqueros en vuestra banda. ¿Qué se puede decir de ellos más allá de lo que perciben los ojos?

 C .Todo en nuestra música es un cliché. Amo los clichés y los tabús porque creo que reflejan la naturaleza del ser humano. Algo se convierte en cliché porqué empezó en algún lugar y gusto mucho, la gente lo adoptó, y se fue desarrollando, prolongando, hasta convertirse en algo real. Un tabú es algo que realmente te asusta porque revela el animal salvaje que hay en ti. Por eso me atraen tanto.

M. Los clichés son elementos que siempre han funcionado en el mundo del rock, porque son algo real. Nosotros utilizamos los mismos que usaban los Ramones, los Cramps, para seguir promocionando el concepto del rock. Es una manera de seguir la tradición, de celebrar la vida.

 Viendo tu carrera, tu forma de hablar… me da la sensación de que siempre has sido una chica rebelde, inconformista. ¿Es eso cierto?, ¿de dónde te viene ese espíritu?

 C. Sí, es verdad. Yo era la pequeña de cuatro hermanos, y cuando nací mis padres ya estaban cansados de criar niños, por lo que tuve que luchar y chillar mucho para ganarme mi espacio. En el colegio era un poco gamberra y tuve mis discusiones con los profesores, aunque al final siempre acabábamos haciéndonos amigos. Siempre he tenido problemas con la autoridad. No puedo soportar cuando alguien le dice a otra persona lo que tiene que hacer, no lo puedo aceptar. Ya sé que suena infantil, pero siempre he sido así.

 Sexo y música parecen ser dos grandes baluartes por los que se asienta tu vida.

 C. Sí, son las dos cosas que hacen que mi cuerpo entero se sienta hirviendo. Y quiero que todo el mundo sienta lo mismo.

 Entonces uniendo ambas cosas, ¿cuál es tu canción favorita para hacerlo?

 C. “Like A Bad Girl Should” de los Cramps.

 ¿Cuál fue la situación que más disfrutaste en el mundo del porno?

C. Bueno, una vez me lo hice con diez tíos a la vez, fue genial. ¡Diez sólo para mí!

 ¿Alguna fantasía erótica confesable?

 C. Sabes, mi fantasía erótica actual es con Lemmy.

M. Acaba de ver la película documental de Lemmy.

C. Sí y me puse muy cachonda cuando vi al señor Killminster. Creo que es un gran amante, porque es caliente y sentimental a la vez.

 ANDER INTXAUSTI

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: