Papel — 1 Diciembre, 2010 at 0:00

Bilbao – New York – Bilbao – Kirmen Uribe

 

Busca una tarde para degustar esta novela diferente, reciente premio nacional de narrativa, que transcurre en lo que dura un viaje entre el aeropuerto de Loiu y el de Nueva York, y en la que Uribe repasa la historia de tres generaciones de su familia, gente de mar. De nuevo, un entorno personalísimo y lejano al lector sirve para mostrar la escasa distancia que suele separar a las personas, por distintas que sean.

No nos engañemos. El poso de la cultura vasca en el mundo, aparte de intentos más bienintencionados y voluntaristas que otra cosa, es similar al de la aguja en el pajar. Sobrevalorada en casa pero no por ello incapaz de logros de mucho nivel, sólo trabajando con constancia y en la línea de sembrar lo que aquí se produce, fuera y lejos, se alcanzará reconocimiento universal. Y ahí Kirmen, con una apertura de mente y una naturalidad que desarma, es herramienta poderosa.

Se suele decir que ofrece una visión amable del País Vasco y es cierto. En teoría no es complicado, bastaría eliminar la eterna matraca identitaria y su réplica para que la esencia de esa tierra aflorara con su imbatible bonhomía. El asunto es que Uribe lo consigue en un entorno como el actual, que apesta a esa mierda y prácticamente anula todo lo que está fuera de esta dinámica, crítica incluida. Antídoto ideal para cualquier momento o actitud de exacerbado anti-vasquismo, Uribe no sólo escribe de maravilla, sencillo y sin doblez, sino que irradia mucho de eso que acaba convirtiendo a la gente en mejor.

 

Eduardo Ranedo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: