Encuentros

Leigh Gregory, la impecable trayectoria de un corredor de fondo

Tener noticias de Leigh Gregory siempre es motivo de alegría. Si esas noticias nos hablan de un nuevo álbum terminado y a punto de salir a la luz, los motivos de alegría se redoblan. El músico afincado en San Francisco lleva décadas en la brecha; ya fuera con bandas como The Products, Memory’s Mystic Band o muy especialmente los añorados Mellow Drunk como a través de una carrera en solitario plagada de joyas. A ella se añade ahora una nueva pieza, otra lección de cómo conjugar intimismo y armonía con un trabajo de guitarras que solo puede calificarse de clase magistral. Contactamos con él para que nos cuente un poco más al respecto.

 

Acabas de terminar un nuevo álbum. Cuéntanos un poco sobre su génesis, cuándo y cómo empezaste a escribir estas nuevas canciones.

Creo que todas las melodías del nuevo disco empezaron a fluir tan pronto como terminé Sun Salt & Air (Tip Top Recordings, 2021). Comencé a escribirlas y a ensayarlas en directo con una banda completa después de que saliera el disco. De este modo, cuando fueron grabadas yo ya tenía una buena idea de hacia dónde quería llegar con las bases.

 

 

¿Cómo fue el proceso de grabación? ¿Cuánto tiempo te llevó terminarlo?

Pasó más de un año hasta que el disco cogió forma definitiva. Comenzamos las pistas de batería en agosto de 2022 y la masterización -a cargo de Mark Gardener de Ride- se realizó en septiembre de 2023; aunque hubo un descanso entre diciembre y marzo en el que no se realizaron muchas grabaciones.

La batería, la guitarra rítmica y las voces de prueba las toqué primero en el estudio del baterista y luego me lo llevé todo a casa para trabajar sobre ello. Creo que la mejor parte para mí fue que, una vez las bases terminadas, pude dedicarme a improvisar con la guitarra en casa, lo que me dio la oportunidad de crear algunos solos y sonidos que disfruté mucho…¡y que espero que el oyente también disfrute!

 

 

Estando tú a cargo de la voz y la guitarra, como siempre, ¿qué músicos de apoyo has tenido en esta ocasión?

No había grabado anteriormente con el baterista, Jon Weiss, pero es un verdadero profesional con un gran currículum, ha tocado con muchas bandas y artistas diferentes. El bajista Mark Russell, colaborador habitual, también aparece en el disco, junto con Fionnuala O Ciosoig, con quien he trabajado durante años como vocalista. Jeff Crandall, el cantante principal de los Swallows, de Minneapolis, con quien también he colaborado durante años, contribuyó con coros; y otro tanto hizo Jay Walsh de la banda de The Douglas Fir.

 

 

¿Ha quedado material sobrante de las sesiones?

Sí, algunas canciones, aunque buenas, decidí no usarlas porque no encajaban del todo con el material del disco. Tengo lo que creo que es una muy buena canción country, escrita para un amigo que cierta Nochevieja andaba lamentándose por el paso del tiempo y todo eso. Pero la guardaré para otra grabación… ¡o tal vez intente pasársela a un artista country!

 

 

Has adelantado cuatro de los temas del disco en un EP, 99 to 111, en el que se puede ver un magnífico trabajo de guitarra. ¿Has vuelto a utilizar tu Stratocaster del 57? ¿O alguna otra?

Si me extiendo demasiado hablando de guitarras, tendrás que intentar publicar esto en una de esas revistas de “cultura de la guitarra” (risas). He utilizado mi Seafoam Green Strat de los años 60 y mi Sunburst ’57 Reissue Strat y ¡sonaban realmente geniales! Tengo varios pedales que también usé con frecuencia en el álbum: el delay Strymon El Capistan aparece bastante por ahí. Y mi Fender Pro Reverb de finales de los 70 proporcionó la amplificación. ¡Gracias por el elogio por el trabajo de guitarra, por cierto!

 

 

Tu anterior trabajo era un álbum nacido -como tantos otros- de la época de la pandemia y los confinamientos. ¿Qué diferencias dirías que hay entre aquel y este nuevo trabajo, si las hay?

Oh bueno, no podrían ser más diferentes. Estuve muy limitado con Sun Salt & Air, ya que no se podía ir a un estudio durante la pandemia. Justo antes del COVID estaba grabando un montón de demos que sonaban bastante bien con una caja de ritmos. Cuando llegó la pandemia, seguí trabajando en ellas y luego se las envié a un músico -que aún no conozco personalmente, por cierto- que agregó las pistas de batería. La comunicación se realizó vía correo electrónico.

En cambio en el nuevo disco, la batería fue lo que se tocó primero y eso le da a las pistas mucha inmediatez y energía. Este álbum tiene bastante más improvisación de guitarra y las canciones desprenden una sensación mucho más inmediata, ya que -como he comentado antes- fueron ensayadas y probadas en directo con una banda al completo, algo que no se podía hacer durante la pandemia.

 

 

¿Ha habido un hilo conductor en este nuevo trabajo, un leitmotiv en cuanto a concepto, o son canciones independientes?

Todas las canciones son bastante independientes entre sí, aunque el tema del movimiento y la velocidad a bordo de un automóvil se explora en las canciones «99 a 111» y «Hit the Breaks». El disco también tiene canciones que hablan de relaciones, de la paranoia post-Covid, las oportunidades perdidas en la vida y alguien que todavía busca todas las fiestas del mañana. Me encanta escribir buenas letras y canciones con una historia detrás.

 

 

¿Qué título tendrá este nuevo álbum?

Probablemente voy a mantener el título 99 to 111, ya que creo que la canción une todo el disco. Dado que aún no se ha lanzado oficialmente, eso podría cambiar, pero desde que lo di por terminado, me sigue gustando mucho como título de todo el álbum.

 

 

Hace un tiempo me contaste que estabas formando un nuevo grupo con músicos de San Francisco, ensayando y tocando con ellos en vivo. ¿En qué momento se encuentra ahora ese proyecto? ¿Sigue funcionando?

He estado trabajando en un proyecto de improvisación con el baterista Jon Weiss durante la mayor parte del año, y luego he estado pensando en volver a mi faceta de cantantautor con un montón de material nuevo en el que he estado trabajando. Creo que sería genial salir con la acústica y empezar a probar esas nuevas canciones. Las cosas siempre parecen moverse en círculos, para mí: escribir, grabar, tocar música eléctrica, volver a la acústica, tocar en la sesión de alguien, ¡vueltas y más vueltas!

 

 

¿Cuáles son los planes para este nuevo trabajo, a un nivel más o menos inmediato?

Todos los discos que he hecho están ahí afuera, por el mundo. Los últimos elepés que edité con Tip Top Recordings están disponibles a través de distribuidores en Inglaterra y Japón y si no, siempre está Bandcamp, donde tengo todas mis grabaciones en solitario -desde Rest Your Weary Head– disponibles para descargar. Y también se pueden visitar las páginas de Mellow Drunk, mi banda de principios de la década de 2000, con la que grabamos bastante cuando estábamos activos. El plan en este momento es lanzar el nuevo disco para transmisión en Bandcamp el viernes 1 de diciembre, así que definitivamente…¡estén atentos!

 

Eloy Pérez

 

 

One Comment

  1. Leigh es un gran artista que merece ser escuchado y apreciado. Un maestro de la guitarra y un genio letrista, su música nunca decepcionará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda