Vivos

XXIV Frank Rock and Blues Festival – Torreperogil (Jaén)

Ghalia Volt

 

11 de Agosto, es el primer día de la vigésimo cuarta edición del Frank Rock and Blues Festival, nos levantamos temprano para salir de Albacete antes de que lleguen los 40 grados y llegar con tiempo a Torreperogil, localidad donde se lleva a cabo dicho festival. Es mi primer año, hace unos cuantos que lo conozco y le tengo muchas ganas.

 

Llegamos a las 12:30, nos instalamos en La Casería de Tito, lugar magnífico, un trato familiar y ocupada al 100% por asistentes al festi, algunos de ellos integrantes de la banda de blues Sed de Camello con su guitarra, armónica y cajón, además tenemos cerveza y piscina, ya está decidido, el año que viene repetimos. Quedamos con José Luis, organizador y cabeza visible del evento, nos ofrece todo lo que está en su mano, no para de currar y desvivirse para que todo salga bien, el y su gente, unos currantes por devoción al blues, aún no han empezado los conciertos, pero nos sentimos en casa.

22:30, empieza la música en el maravilloso Auditorio Torres Oscuras (cuando digo maravilloso es porque de verdad lo creo) con The Hill Frequencies, dúo de Marbella especializado en el Hill Country Blues. Patricia (HF PAT) a la batería y Nacho (Hot Nasho) a la guitarra y voz, son buenos, muy fieles a su estilo, lo que los convierte en “café para muy cafeteros”. Defienden esa rama tan peculiar del blues a capa y espada, cortes de batería precisos y contundentes para romper un poco la monotonía de esta música tan particular, Nacho tocando la guitarra eléctrica siempre con dedos, guitarra sucia a la par que sencilla, marca de la casa.

Los Deltonos

Tras ellos salen a escena Los Deltonos, hablar de ellos es hablar de veteranía, tablas y saber hacer, son la banda estrella del cartel de hoy, lo saben pero les da igual, ellos salen, hacen su show de craft rock repartiendo “grasa saludable” por doquier, demuestran que se pueden defender el blues-rock y la música americana en castellano sin envidiar nada a nadie, son Los Deltonos y se pasean por el escenario como en su casa, es más, ese es su hogar y lo demostraron haciendo un show de diez y dejando al público bien calentito a Noa & The Hell Drinkers. Los donostiarras vienen de ganar el European Blues Challenge, vamos, acaban de proclamarse la mejor banda de blues de Europa. Yo los he escuchado en disco, me gustan, aunque no son de mis bandas favoritas, pero al verlos en el escenario me doy cuenta de que son animales de directo, pura garra, chorrean energía por todos los poros de su cuerpo, son una banda súper curtida, todos grandes músicos y eso aderezado con el torrente vocal de Noa es una apuesta segura. Levantan a todo el mundo, hacen cantar a todo el auditorio y cierran el día dejándote con ganas de más, como debe ser, un broche perfecto.

Connor Selby

Estamos en el segundo día del Frank y el cartel de hoy promete no dejarnos indiferentes. A eso de las 22:15 salen a escena El Oso y sus sabandijas, banda liderada por el frontman incombustible conocido como El Oso de Benalúa. Dan un auténtico recital de blues de Chicago, duelos de guitarra entre el mismo Oso y su escudero a la guitarra, que no es otro que Antonio Molina Moya, si no has oído hablar de el, infórmate y disfruta de su técnica a la guitarra. Dejan al público animado para recibir al, para mí, el plato fuerte del fin de semana, Connor Selby. Hay poco que decir sobre el que no se haya dicho ya, mi mejor consejo es que si no has podido disfrutar de él en directo, busca la manera de hacerlo porque el chaval es un prodigio del blues, afronta cada tema con tal elegancia, gusto y destreza que su show se convierte en un exquisito bocado de cielo, acompañado de una banda tan joven como solvente, para mí, si se me permite mal hablar un poco, un bolo acojonante.

Tan acojonante que al portento que venía después le costó un poco convencer a los y las allí presentes de que era una buena opción para cerrar después de el, pero tiró de tablas, humor, garra, destreza y energía para conseguirlo y, todo ello regado con el torbellino de blues que ella y su banda dispararon hacia el público fue mucho más que suficiente para dejar claro que la Ghalia Volt está donde está por méritos propios y se merece más. La belga sudó de lo lindo rasgando sus guitarras como solo una estrella sabe hacerlo y rasgó su voz hasta decir basta entre sentimiento y disfrute tanto propio como de todo el personal allí presente.

El domingo a mediodía hay una fiesta para clausurar el festival, dejamos el auditorio y nos vamos a una calle del pueblo que han cortado al tráfico y en la que han montado un escenario, un equipo de sonido y unas barras con bebida y algo de comer, además nos van a amenizar dos bandas de la zona, los locales Contact son una banda de versiones perfecta para este tipo de eventos, a mi me han ganado al tocar temas de Ramones, The Hellacopters y Thin Lizzy.

Contact

Y los ubetenses Santo Custodio con su particular visión de la música, en la que tienen cabida desde el blues 50’s hasta el mambo o la cumbia, dignos portantes de dicho nombre y disfrutables al cien por cien. Y para terminar este pedazo fin de semana cargado de guitarras, armónicas, buen rollo y mucho, mucho blues, Andrew Hypersonique a los platos hasta que a la gente se le caigan los pies a trozos, un servidor y compañía no son capaces de seguirle el ritmo y marchamos a descansar, serán cosas de la edad.

 Amantes del blues, no dudéis en añadir el Frank Rock and Blues Festival a vuestra agenda de conciertos, yo ya lo he hecho.

 

Texto y fotos: Tordo Pinchadiscos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda