Vivos

Bruce Springsteen & The E Street Band – 28 y 30 abril, Estadi Lluís Companys (Barcelona)

 

 

La primera vez que vi a un artista internacional en concierto fue a Bruce Springsteen & The E. Street Band en agosto de 1988, gira de Tunnel of Love. Cuando empiezas así, a ver conciertos de manera regular con este inicio, el listón queda altísimo de por vida, para ti y para todas las bandas a las que verás durante los siguientes años.

Treinta y cinco años después, con multitud de conciertos de todos los formatos y tamaños a mis espaldas, certifico que Bruce Springsteen & The E.Street Band es lo más grande y emocionante que he presenciado sobre un escenario.

No soy un fanático de los que acuden cincuenta veces a un concierto de un mismo grupo, pero he visto trece veces a Springsteen con banda, once de ellas con SU banda, la E.Street Band. Todas en Barcelona. Jamás en acústico, pues salvo el material de Nebraska y alguna revisión excepcional de alguna otra de sus canciones, queda muy lejos de su nivel rockeando. Así que cuando se anunció esta gira no dudé ni un segundo en comprar entradas para los dos conciertos programados.

Y hoy escribo estas líneas con la sensación de que éstos dos, con los que da inicio su gira europea 2023, han sido mis últimos con Bruce y su banda. Tal vez también los suyos. Porque a sus 73 años, a base tan sólo de grandísimas canciones y una actitud escénica a prueba de bombas y sin aditivos, aún es capaz de hacer vibrar a un estadio entero y emocionarnos hasta la lágrima en algún momento de las casi tres horas de actuación que continúa ofreciendo. Pero no hay músico ni persona que pueda seguir haciendo esto muchos años más sin perder la esencia y la comunión con la audiencia.

Y eso que ya no improvisa como antes, con una producción muy medida y un setlist más previsible, de unos veintisiete temas y con tres o cuatro variaciones por noche (¡quien no recuerda casi un 40% de cambios entre conciertos antaño!), que no por ello deja indiferente. Poca magia aportan sus composiciones recientes («Letter to You» o «Last Man Standing») o incluso  las recuperadas «Human Touch» y «Mary’s Place», retales menores en un repertorio mayúsculo. Tal vez a algunos se les hace larga la media hora de soul, R&B y vientos, aunque «Kitty’s Back», la versión de The Commodores «Nightshift» o la majestuosa reinterpretación de «Johnny 99» respaldadas por 17 músicos, acaban convenciendo incluso al fan de radiofórmula. Pero sigue siendo el Jefe, el puto Jefe. Y lo suyo es el rock’n’roll. Y esto va de momentos y sensaciones.

Dia 28, inicio de la gira europea. Con entrada en grada y a vista de pájaro, el Boss se lanza con mi tema favorito, «No surrender», y a los veinticinto minutos ya han sonado «Prove It All Night», «Promised Land» y «Out in the Streets». ¡Cómo no rendirse!. Luego la media hora soulera, que desde arriba no me cala como debería, pero la cosa se calienta realmente cuando regresa a finales de los 70’s, con «Backstreets» y «Because The Night», con Nils Lofgren en catarsis guitarrera. «The Rising» sigue siendo su último gran himno, aunque puestos a tocar material de los dosmiles, «Radio Nowhere» hubiese sumado bien por ahí en detrimento de «Wrecking Ball».

Pero lo que sigue es de traca, no sólo porque ya sólo nombrarlas imponen saludo y firmes, sino por la fuerza y la convicción que desprenden esas interpretaciones de melodías y letras cientos de veces escuchadas. Así, de un tirón, «Badlands» y un emocionante como nunca «Thunder Road», que la siento como la mejor interpretación que le he visto. Y sin apenas descanso, arrancan estruendosos los bises, con las luces encendidas y corriendo, con «Born in the USA» y «Born to Run», «Glory Days», «Bobby Jean» (¿se puede pedir más?), «Dancing in the Dark» y, previa presentación de la banda, LA BANDA, «Tenth Avenue Freeze-Out».

Y es que la E.Street Band es mucha E.Street. Roy Bittan y Gary Tallent sobrios y precisos toda la noche, Steve Vand Zandt con ese aura de pirata rockero respaldando con eficacia al jefe, Max Weinberg golpeando caja y bombo como una apisonadora y el joven Jack cumpliendo excelentemente el difícil papel de sustituir el saxo y la personalidad de su difunto tío Clarence Clemons. Y mientras suenan los metales de la décima avenida, de fondo en la pantalla imágenes en sentido homenaje a Clemons y Danny Federici, el primer eStreeter que nos dejó. Y los músicos se van retirando y Bruce, en plan entrenador, se despide de todos y cada uno de ellos, y toma la acústica para interpretar en solitario «I’l See You In My Dreams». Bonito, aunque imaginad si en su lugar suena ahí «Nebraska».

Dia 30, segunda noche. Aún sabiendo del poco cambio de setlist que nos espera, y que siempre ha sido uno de sus puntos fuertes, mis expectativas para la siguiente noche siguen intactas. Con entrada para pista delantera, antes de las cinco de la tarde me pongo en cola para verlo desde las primeras filas. Al poco empieza la prueba de sonido y desde el exterior oímos «My Love Will Not Let You Down», con la que empezaría finalmente el concierto antes de «No Surrender», «I’m Goin’ Down» y «Lucky Town», que finalmente no sonaron. Una lotería. Como el  chaparrón de tres horas  antes del show, que aguantamos impertérritos en la cola de acceso y hasta poco antes del inicio del concierto. Al final, un show muy parecido, igual de intenso y emotivo, o tal vez más, por haber visto al de New Jersey y su banda como en un club, sin prismáticos y con agridulce sensación de despedida.

Jon Landau, entonces joven crítico y la postre mánager del Boss, escribió en 1974 aquello de que había visto el futuro del rock’n’roll y su nombre era Bruce Springsteen. Bruce no era aún el Jefe pero cantaba aquello de «Oh-oh, ven y toma mi mano / Saldremos esta noche para buscar la tierra prometida / Oh-oh, por la Carretera del Trueno». Y lo cumplió, vaya que si lo cumplió. Pues creo yo firmemente que con esta gira vamos a decir adiós al rock’n’roll tal como lo hemos conocido durante estos últimos setenta años. Y de ser así, recordaremos que hemos estado en la tierra prometida. Y habrá valido realmente la pena.

 

Texto y videos: Félix Ortega

Fotos: Sergi Fornols

8 Comments

  1. Gracias por el artículo, comulgo en mucho de lo que dices. Esas sensaciones que no pocos fans tenemos.

  2. No puedo estar más de acuerdo. Es posible que el final esté cerca, y tal vez sea bueno retener en la memoria estas 3 inconmensurables horas, pero ahora mismo, dos días después de asistir al segundo concierto, aún siento como si estuviera allí y como si no fuera a irme nunca. Mi experiencia en conciertos es bastante reducida pero en ninguna ocasión he sentido esa conexión casi mística con otro artista. Larga vida al rock’n’roll…. según Bruce Springteen.

  3. Totalmente de acuerdo contigo, pero si que estoy enfadada por la organización ya que para entrar a pista se tiene que rodear toda la piscina Picornell y pasar por el San Jordi.
    También como me pilló cerca de la cafetería de la piscina fui consumí y mi sorpresa fue que los dos lavabos estaban fuera de servicio, reclamé con el ticket y no me hicieron ni caso, pedí el libro de reclamaciones y puse la queja, fue lamentable, consumir si, hacer pipi no.

  4. esta crítica me ha llegado al alma. Muchas gracias por escribirla con tanto amor compartido. Me perdí Johnny99…

  5. joanchico

    Muy de acuerdo con prácticamente todo lo que has escrito. La verdad es que no recuerdo a cuántos conciertos de Bruce en Barcelona he ido, desde el primero en mayo del 93 también en Montjuïc. Salvo los acústicos en el Tívoli y en Badalona creo que sólo me he perdido uno. Y también creo que el del viernes 28 (no conseguí entradas para el domingo) no ha sido el mejor de ellos.
    Fue una auténtica maravilla y disfruté muchísimo, pero hubo algún pequeño momento de desconexión. Coincido plenamente contigo en que la parte central dedicada al soul y al R&B es demasiado larga. Considero que Bruce la ha introducido en esta gira para tomarse un pequeño descanso y poder aguantar toda la tralla rockera y las tres horas de show. Por ello creo que el setlist es inferior al de otras giras, sin ir más lejos la espectacular gira de The River de 2016.
    También me temo que estamos ante la última gran gira mundial de este portento de la naturaleza. No se le ve cansado en el escenario (o lo disimula muy bien), pero no hay humano que aguante esto cuando tenga 76, 77 o 78 años. De hecho, el concierto dura unos 40 minutos menos que hace 7 años, cosa totalmente comprensible.
    Pese a todo ello, un concierto de Bruce Springsteen en pista delantera (donde estaba) es una experiencia única. la comunión entre artista y público es absoluta y con sólo escuchar Thunder Road o Bobby Jean en vivo merece la pena pagar la entrada. Eso sí, me faltó escuchar The River en directo por última vez.

  6. Ximo Cogollos

    Bruce siempre ha sido Único. Cuando subió al Trono del Rock en aquel concierto de Houston del 78 ya no bajó jamás. Lo he visto muchas veces y aunque se le ve más cansado es lógico con los años que tiene. Pero creo que no es la última gira ni el último tour como decís algunos. Bruce no se despediria sin anunciarlo. Conforme le vayan la salud a él y al resto de la Banda creo que volverán a salir en dos o tres años y entonces si que será para decirnos adiós. Así lo pienso y así lo quiero creer. Y así lo voy a esperar. No pude estar en BCN pero lo veré en otras ciudades europeas y en la segunda parte del Tour en USA. Un fuerte abrazo a todos los Blod Brothers. Bruce forever!!

  7. Muy de acuerdo. A mí me supo especialmente a despedida. Ando buscando los nombres de todos los que tocaron. Reconocí alguno de giras muy concretas… Alguien sabe algo acerca de esto? Me sonó a despedida totalmente… No pude pasarlo mejor y peor a la vez!

  8. Hola a Todos. Yo Estuve el Concierto del Día 30, la Verdad k No Fue el Mejor Concierto k he Estado del Boss, pero con eso Tampoco estoy Diciendo k No m Gustara. Para mí Gusto y el d Mis Amigos k Fuimos a Verlo, Creemos k Tocó Muchas Canciones d los 2 Últimos Discos y la Verdad es k había Muchas Canciones k No nos Sonaban. Eso Sí, la Última Hora Fue ESPECTACULAR, SUBLIME, APOTEÓSICA, o Como lo Queráis Llamar. Yo Creo k Todavía lo Podremos Ver un Par d Veces más o Tres, Espero no Equivocarme!!!!!! LARGA VIDA AL BOSS!!!!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter