Artículos

Genesis Breyer P-Orridge y su extraña fascinación por el blues

La figura de Genesis Breyer P- Orridge, no necesita presentación para los lectores ruteros. Músico, compositor, escritor, activista, performer, pionero del Rock industrial con su banda Throbbing Gristle  -1975-1981-, y luego en una línea más psicodélica y electrónica con los Psychic TV, su principal vehículo musical a partir de 1982, transitando con el mismo -y otros proyectos sonoros- los ´90 hasta llegar a los 2000.

Influenciado por William S. Burroughs y Brion Gysin, e identificado desde joven con la estética Mod, nuestro héroe, nacido como Neil Andrew Megson en Manchester en 1950, pronto descubrió su fanatismo por los Rolling Stones, desde el mismo momento en que adquirió el primer simple de la banda “Come On”. De allí en más compró religiosamente los singles de su Majestades durante los ´60.

Genesis P- Orridge: “…los Stones seguían siendo mis favoritos. Brian Jones se paseaba afectadamente por Londres vestido con ropa abiertamente femenina, y así llegaba la edad de los neodandies y los pavos reales psicodélicos”.

Un día su padre, Ron Megson, le preguntó a su hijo si quería ver la filmación de “Thank your Lucky Stars”. Este era un programa de televisión de música pop que salía por ABC los sábados por la noche, donde cada semana había cerca de media docena de artistas que interpretaban sus últimos álbumes de estudio. Quién aparecía dependía de qué nuevos singles estaban saliendo, y nunca se sabía de antemano quién aparecería en el programa. Sin embargo, la idea de ver verdaderos grupos de pop “en vivo”, por primera vez, era excitante para el impresionable Neil, que todavía no había adoptado su nombre artístico.

La empresa de su padre tenía negocios con la empresa de televisión, de modo que no solo podría estar en el público, sino que también tendría un pase VIP para el backstage.

Los shows se grababan, en realidad, el domingo anterior a la transmisión. Así que el domingo 21 de marzo de 1966 nuestro héroe fue a los estudios de televisión Alpha de ABC, en Aston, Birmingham, cerca de las cuatro de la tarde. Puesto que tenía dos horas libres hasta las seis, cuando comenzaba la filmación, decidió deambular por el “backstage”.

Genesis recuerda que, mientras caminaba detrás de una enorme cortina gris y de luces sobre andamios, mirando hacia abajo, evitando cuidadosamente los cables del suelo, de repente se tropezó  en forma bastante violenta con un sujeto. Ambos se disculparon, pero cuando miró hacia arriba, ahí estaba Mick Jagger, quien le pareció más bajo de lo que había imaginado.

P- Orridge cuenta que, emocionado, no sabía que decir, así que decidió pedirle un autógrafo, en lo único que tenía a mano en ese momento que era su entrada del tamaño de una postal, la cual le fue firmada por Jagger.  Genesis le comentó que los Stones eran su banda favorita y cuánto le habían inspirado, en especial cuando se encontraba deprimido. Mick le preguntó si quería conocer al resto de la banda, ya que estaban todos ahí para interpretar un nuevo single. Con bastante torpeza de expresión, le manifestó que sería genial y siguió a Jagger mientras éste lo guiaba hacia la agrupación.

De pronto, llegaron a una cafetería y ahí estaban los Stones restantes, sentados a una mesa, parecida a las de los comedores, bebiendo algo.

Bill Wyman, Charlie Watts, Mick Jagger y Brian Jones, todos firmaron la entrada de Genesis. Keith Richards, por alguna razón, no lo hizo, y el adolescente no quiso molestarlo preguntándole el por qué. Se sentía lo suficientemente afortunado como para no ser excesivamente codicioso.

Genesis evoca, respecto de su encuentro con Brian Jones, haber experimentado algo como una epifanía:

“Todo esto lo recuerdo como algo extrañamente surrealista. En cámara lenta, como suelen ser las bendiciones o los traumas importantes. Lo que sí recuerdo con muchísima claridad es cómo Brian Jones se veía y cómo me veía a mi. Parecía translúcido, no del todo materializado, como si estuviera en un momento desprotegido en el que no estaba completamente enfocado en estar presente, como si mi mano pudiera atravesarlo.”    

Y agrega a su particular visión de su experiencia juvenil junto a Jones: “Era como si las partículas que tuvieran que darle sustancia y representar al cuerpo físico conocido como Brian Jones estuvieran bailando un poco demasiado libremente, haciéndole difícil la tarea de conservar una forma humana. Era más una aparición que una persona. Ni varón ni mujer. Seguí con la expectativa de poder ver a través de él, o de hacer que se evaporara, o incluso de pronto darme cuenta de que estaba mirando dentro de un espejo, con él bien lejos. Era muy extraño y un poco perturbador. Una o dos veces sentí que me miraba fijo y cuando atraje su atención sentí como si me estuviera pidiendo que no dijera nada acerca de lo que podía ver, diciéndome que él sabía lo que vi.”

Luego de un rato, un asistente vino a llevarse a los Stones para que se prepararan para el show. Sin embargo, mientras se iban, Brian Jones habló con el jefe de piso y le pidió que cambiara a P-Orridge de asiento. De manera que esa noche, gracias a Brian, lo sentaron en el medio de la primera fila, detrás de la banda, cerca de Charlie Watts. La mejor vista de la casa, sentado detrás de la batería mirando el show.

En dicha ocasión, los Stones interpretaron “Nineteenth Nervous Breakdown” para el programa de televisión.

En ese momento, el joven Genesis comenzó a descubrir su verdadera identidad y un sentido de pertenencia. Se sentía abrumado por saber que la razón de que estuviera tan cerca de los Rolling Stones, era que ellos mismos habían decidido que ahí debía estar. Esto significó mucho para P-Orridge, no solamente porque estaba naturalmente fascinado en tanto fanático, sino también por razones emocionales secretas.  Sentía que, por primera vez, desde que se había ido de Manchester dos años antes, estaba incluido y aceptado por un grupo social y. sobre todo, incluso se sentía especial, con su autoestima fortalecida en lugar de erosionada.

Todo esto implicó una verdadera  revelación para el adolescente P- Orridge, un salvavidas personal.  Sentía en su fuero interno como sus ideas y valores, unidos a su rechazo de aquello que constituía el status quo y de cómo se supone que debía comportarse para encajar y tener éxito, habían sido validados. Pensaba que no estaba loco, ni destinado a estar solo y aislado por ser “diferente”. Había una comunidad de artistas a la que podía potencialmente pertenecer y en la que podía ser aceptado.  Finalmente, tenía algo que le daba esperanza y dirección a su existencia.

En ese instante iniciático, P- Orridge se hizo la promesa de que honraría esta gran contribución de Brian Jones a la profundización de su determinación de ser el único autor de su propia historia e identidad, y su creencia en la magia de la creatividad. Su intuición le dijo que  Jones – y no los otros integrantes de los Stones- era la fuente, el explorador temerario que innovaba con nuevos instrumentos, nuevos arreglos y, sobre todo, quizá nuevas identidades que transgredían los tabués con desenfreno. Génesis veía a Brian como a un romántico, viciado de osadía, el alma del grupo, y lo consideraba el primer pandrógino en ingresar a su cosmología personal.

Para cuando se descubrió a Brian Jones fallecido en su piscina en la Granja Cotchford en 1969, Genesis ya había tomado ácido, abandonado su nombre original y sus horizontes musicales se habían ampliado hasta incluir, en especial, a los Velvet Underground. Sus escritos estaban empezando a ser publicados en diversas revistas y comenzó a participar en grupos de arte, ambos del underground.

Genesis P- Orridge: “Para mi, personalmente, Brian Jones,…, siguió siendo un valioso símbolo de la trascendencia de lo mundano y una adopción de la integración de los opuestos y de su transmutación hacia el genio y un estado evolucionado de ser equilibrado”.

En febrero de 1985, Psychic TV tocaba en el club Hacienda en Manchester, en el día de nacimiento de Brian Jones el día 28.  P- Orridge había estado leyendo un libro sobre su ídolo, frustrado porque en esa época aun se pasaba por alto, para el gran público, su conclusión personal -la de que Jones había sido asesinado- que no se le diera el crédito suficiente y, que en gran medida, su gran contribución en cuanto a la innovación en la fundación de una banda tan influyente como los Stones estuviera siendo paulatinamente olvidada por la media.

Influenciado por Andy Warhol y su conceptos sobre “estrella” y “superestrella”, Genesis quiso avanzar un peldaño más en dicha semántica creando, en medio de dicha actuación, una nueva palabra “Godstar” -estrella nivel Dios-, la cual en su mente definía a una celebridad, que a menudo muere joven y trágicamente, cuya fama continua después de su muerte y crece en forma exponencial, pasando a ser legendaria y mítica, de forma que su impacto fuera más allá de los logros que hubiera obtenido en vida.

Posteriormente, junto a su socio musical en su banda, Alex Fergusson, ideó en forma improvisada los acordes y la estructura de la canción, junto a las letras que aportó P- Orridge, componiendo, a su juicio un “clásico single pop de tres minutos al estilo de los años ´60”.

“…Realmente creo que de alguna manera, siendo la sesión de grabación no pocas veces algo más parecido a una sesión espiritista, el espíritu de Brian Jones fue capaz de enviar un mensaje, respaldando la canción y diciendo que estuvo BIEN hacerla”.

Genesis consideraba que este tema era su homenaje personal en honor al impacto que Brian Jones había tenido en su vida.

Además del single “Godstar”, su autor tenía planificado redactar el guión para un film de título homónimo, con Brian como personaje nuclear del mismo, pero la misma no pudo ser materializada.

Para la grabación del citado simple, su mánager Terry McKlellan les consiguió horas en un estudio analógico de 24 pistas ubicado en el sótano de DJM Records, en Holborn, Londres.

Buscando obtener la mayor autenticidad posible en el proceso de registro en el estudio, P- Orridge. alquiló un set de batería que era el mismo que utilizaba Charlie Watts en las primeras sesiones fotográficas con los Stones. Además, solo usaron efectos analógicos, cintas, siempre con una omnipresente imagen de Jones sobre la mesa.

Al mismo tiempo, los Psychic TV grababan la banda sonora de “Godstar: Thee Movie” , interviniendo en todo el proceso el ingeniero Ken Thomas, logrando para el single un ambiente sonoro circa 1969.

Pero algo muy extraño sucedió durante aquellas sesiones. Durante toda la grabación, Genesis insistió en dejar vacía la pista número veintitrés del máster de veinticuatro pistas, no conectándose ningún micrófono ni instrumento en la misma.

P- Orridge rememora aquel extraño suceso acecido durante la grabación:  “Durante la reproducción, luego de que hubiésemos grabado todo y preparándonos debidamente para una mezcla “terminada”…Ken notó un sonido extraño en el fondo. Silenciamos las distintas pistas, una por una, hasta que llegamos a la pista veintitrés. Una vez que la aislamos, tal y como lo esperábamos, no había ningún sonido. Luego, de pronto, apareció un ruido como de golpeteo. Apenas unas pocas veces; siete, para ser exactos. Era un sonido ligeramente como de madera, como dar golpeteos sobre una mesa sólida. Estábamos desconcertados. Ken insistió en que no había ninguna razón científica o racional para que esos ruidos estuvieran ahí. Después tuve una extraña premonición. Le pedí a Ken que reprodujera nuevamente la cinta, esta vez con una de mis voces principales y la pista veintitrés sonando, nada más. Aparecieron los golpeteos, como sospechaba, bajo varias palabras en el mismo ritmo y fraseo exactos de esas palabras. Como un niño tratando de marcar el ritmo de una melodía. Las palabras que así se destacaban eran: ERAS TAN HERMOSO Y DESEARÍA ESTAR CONTIGO AHORA.”

Y agrega, en su esotérica interpretación de tan misterioso suceso:

“…Realmente creo que de alguna manera, siendo la sesión de grabación no pocas veces algo más parecido a una sesión espiritista, el espíritu de Brian Jones fue capaz de enviar un mensaje, respaldando la canción y diciendo que estuvo BIEN hacerla. Esto fue tan inesperado, y sin embargo solo puedo imaginar que esa intuición, o Brian, me guiaron; de lo contrario, jamás hubiera dejado la pista veintitrés disponible para él”

Totalmente movilizado ante el hecho acaecido en la grabación de “Godstar”, Genesis se contactó con los abogados de los padres de Brian, remitiéndoles una cinta con una carta, donde les expresaba que el tema había sido hecho con todo respeto y admiración hacia la figura de su hijo, en un intento por reivindicar su imagen y su contribución al Rock moderno, a lo cual éstos le respondieron en forma positiva.

Al escuchar el tema “Godstar”, se advierte, más allá de su letra en tributo a  Brian Jones y su crítica al accionar en su momento por parte de sus compañeros de banda, que, paradójicamente, el mismo se encuentra estructurado sobre la base de un riff de guitarra más deudor de Keith Richards.

También podemos destacar la mecánica versión de Psychic TV del clásico stone “As Tears Go By”, editada en le reedición de su LP “Pagan Day” de 1984.  Genesis amaba “Tears”, además de por su simplicidad romántica, debido a que Marianne Faithful la había grabado y porque ella era su ícono femenino.

El simple “Godstar” fue editado en 1985 a través del sello independiente de P-Orridge, Temple Records. El mismo recibió críticas positivas de la prensa musical británica y fue la única vez en que los Psychic TV recibieron una acogida favorable general en los medios.

Se lanzó un video del citado track para su difusión en TV, el cual incluía material fílmico inédito de Brian Jones, como escenas que muestran a Brian en el río Thames recibiendo un premio de la actriz Anita Harris y los Stones y Jones en un aeropuerto, con Jagger y Richards  a la carrera.

El single alcanzó el primer puesto en las listas independientes británicas y luego de permanecer seis semanas en dicho lugar, también llegó a la posición veintinueve en las listas nacionales de singles. En esa época, el criterio de Radio One en U.K. era el de que debía emitir al aire cualquiera de los simples que se situaban entre los treinta primeros, al menos un par de veces. Pero en ese momento, el tema fue retirado de la programación de la radio, debido a la intervención de un eventual representante de la parte interesada, lo que impidió que “Godstar” pudiera llegar a un público mucho más amplio. Nunca pudo constatarse si realmente esa injerencia provino realmente de parte de algún apoderado de los Stones.

A pesar de estos inconvenientes, el éxito independiente de “Godstar no había pasado desapercibido. El sello RCA dio su aprobación para incluir algunas de las otras canciones de Psychic TV en el proyectado film sobre Brian Jones, llegando la banda a filmar en Los Angeles un video promocional de su versión del “Good Vibrations”.

Pero a su regreso a Londres, Genesis pudo constatar, con estupor, que el dinero de las regalías provenientes de su exitoso simple se habían evaporado, siendo estafado por su mánager quien desapareció y no se volvió a saber de él. Esto determinó la ruina de su sello Temple Records y la imposibilidad de contar con un presupuesto mínimo para poder materializar el proyecto que tenía de la película “Godstar:Thee Movie”, amén de deudas considerables.

Para peor, sus dos estrechos colaboradores, el ingeniero Ken Thomas y el guitarrista Alex Fergusson decidieron abandonar Psychic TV.

Todo esto afectó mucho a P- Orridge, quien quedó sumido en la depresión y el retraimiento. En esta difícil etapa, solo llegó a editar un disco con los demos para la banda de sonido de su fallido film, titulado “Allegory and Self” en 1988.

Posteriormente, “Godstar” se editó en 2004 como un doble compacto, “Godstar: Thee Director´s Cut”.

Sin embargo, a pesar de estas vicisitudes, Genesis P – Orridge continuó en las siguientes décadas con sus proyectos musicales hasta su lamentable partida en marzo de 2020. Pero nunca abandonó su promesa de honrar la figura de Brian Jones, así como la apreciación de su vida y de su legado musical y existencial, a través de sus propias obras artísticas, hasta el fin de sus días.

 

– Bibliografía consultada:

– “Thee Psychick Bible. Thee apocryphal scriptures of Genesis Breyer P-Orridge

and Thee Third Mind of the Temple of Psychick Youth”, Feral House, 2010

 

  Texto: Augusto de Lázzari

 

AUDIO DE PSYCHIC TV: «AS TEARS GO BY»

 

https://youtu.be/SkAVpzOrBeY

 

 

 

 

 

 

 

 

5 Comments

  1. samantha Ocampo

    guau que genial articulo en serio felicidades augusto siempre me encanta poder leer tus textos y que mejor hablando del rock

  2. AUGUSTO DE LAZZARI

    Gracias, Samantha!

  3. Que hermoso articulo mi amor uff felicitaciones

  4. Felicitaciones mi querido Augus eres el mejor en lo que haces.. me encanto el articulo

  5. Augusto de Lázzari

    Gracias, Emily!

Responder a Emily Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter