Encuentros

Wild Earp, “las fronteras son buenos lugares para crear”

Chicago es la ciudad desde la que nos llegan Wild Earp y sus The Free for Alls. En sus propia definición, genuino funky-country-western & rockabilly. Casi nada. Su último trabajo, aparecido en julio de este mismo año lleva por título Dyin’For Easy Livin’, una maravilla se mire por donde se mire. Su calidad es la que nos llevó a contactar con Wild Earp, tras cuyo nombre se esconde Andrew, un tipo encantador que además nos habla en un certero castellano.

 

Para empezar tengo que preguntarte por tu perfecto español ¿de dónde viene ese dominio de nuestra lengua?

(Risas) ¡Yo no usaría la palabra “perfecto”!  Seguro que encuentras errores en esta entrevista.  De todas maneras, empecé a aprender español en la escuela secundaria y en la universidad, y pasé un semestre en Ronda (Málaga) como intercambio internacional.  Fue una experiencia formativa y aceleró mi progreso con el idioma.

 

¿Puedes presentarte un poco para la audiencia española?

Claro. Wild Earp es un juego de palabras basado en la figura Wyatt Earp del salvaje oeste.  Él fue un hombre de la ley, jugador y empresario, aún famoso aquí en los Estados Unidos.  Como el juego del nombre, me gusta jugar con las convenciones de la música country & western para crear algo que es familiar pero con aspectos también frescos.  Tengo una sincera afición por el country y respeto por los maestros del siglo XX.  Al mismo tiempo quiero extender sus fronteras un poco, un impulso muy americano (risas).  Tengo una banda llena de talento que se llama los Free for Alls.  Algunos de ellos han escrito canciones en este nuevo álbum.

 

En tu web se define tu música como funky country western rockabilly ¿qué dirías que es exactamente eso?

Que nuestra  música es una mezcla de influencias y géneros, pero todo lo que hacemos es adyacente al country & western.

 

También en tu web hay una foto en la que parece indicar que este es un proyecto de grupo pero es más un proyecto personal tuyo Andrew ¿verdad?

Wild Earp es el nombre artístico que yo uso para el proyecto.  Sí, es mi visión personal y yo escribo la mayoría de las canciones,  produzco la grabación, etc.  Yo dirijo la mayoría de los aspectos administrativos y asumo los riesgos financieros.   Dicho esto, los miembros de la banda son artistas por sus propios méritos y me considero afortunado de trabajar con tanto talento.  Además son mis mejores amigos y nos divertimos mucho en escena y de gira. Hemos creado un universo ficticio de Wild Earp con programas de radio y libros para colorear y todos me han ayudado a realizar todo esto y desarrollar nuestros personajes.

 

Por eso has firmado ya varios discos con The Free For Alls ¿quién son? ¿es una banda fija?

Al principio, yo pensaba que iba a tener un grupo variable con varios músicos, pero la mayoría de los miembros no ha cambiado.  A veces necesito un sustituto para un concierto o una gira aquí y allá pero es más fija que cambiante.  Todos tienen apodos y es divertido crear nuevos cuando tenemos un invitado en la escena o el estudio con nosotros.  Los principales son Kiley “Sweet Sassy Molassey” Moore, una cantante tremenda, Alan “Double Barrel” Maniacek, el baterista impecable, Jed “Valentine” Taylor, una fuerza de guitarra, “Gorgeous” George Hurden que toca de todo (banjo, mandolina, guitarra, etc.), Sean “Ponyboy” Hughes, un pianista muy inventivo y Charlie “Ace” Malave, un músico consumado en el bajo.  Hay otros proyectos de grabación solos y colaboraciones que tengo planeados, pero mientras tanto son los mismos músicos.

 

Eres de Chicago, pero tu música tiene aromas más del sur de Estados Unidos. Incluso cierto aire fronterizo ¿estás de acuerdo?

Sí, vivimos en Chicago pero la mayoría de la banda o incluso yo somos de otras partes.  Mucha de mi familia viene del sur de Estados Unidos y creo que esto me ha influido, pero también siempre me ha interesado el espíritu y el mito del oeste.  Me gusta explorar esos temas. Y sí, hay elementos Tex-Mex o Conjunto evidentes en este nuevo álbum que ocurrieron orgánicamente.  Creo que las fronteras (geográficas o figurativas) son buenos lugares para crear arte.

 

He leído por ahí unas comparaciones en las que hablaban de ti como una mezcla de Bob Dylan, Waylon Jennings, Asleep at The Wheel, Bottle Rockets  y Buck Owens ¿qué opinas?

Bueno, me gusta la mitad de esta lista, pero no voy a decir que parte (risas).  Me encanta la música de Buck y Waylon y hay otros de esa época que tienen mucha influencia en lo que hago.  Prefiero el country & western de los años 40 a 70, pero reconozco que hay bastante artistas desde entonces que también son maestros.  Me entusiasma que haya muchos hoy en día que también abrazan los temas y los sonidos del pasado para hacer algo nuevo.  Creo que nos encontramos ante un resurgimiento de la época dorada del country & western.

 

Si no me equivoco, empezaste haciendo discos en 2015 con el EP That Old Barrel Fever ¿cómo ha evolucionado tu música desde entonces?

Sí, empecé con Wild Earp en 2014 y el primer EP salió en 2015.  Grabé That Old Barrel Fever en mi apartamento, en una habitación chiquita que usé para una oficina.  Ya que no tocaba mucho con una banda, estas canciones solo salieron de mi cabeza.  Un año después conseguimos una residencia mensual en un bar popular en la ciudad y estuvimos allí 4 años.  Ya que siempre estaba lleno de gente los fines de semana tuve que escribir canciones que pudieran cortar el alboroto (risas).   Algunas de las canciones que llevan esa energía que teníamos en este escenario se encuentran en este nuevo disco.  He rellenado nuestro sonido un poco con unos singles en los últimos años y este sonido va a evolucionar más con lo que tengo planeado para el resto del año y 2022.

20 Minutes with Kiley Moore of Wild Earp & the Free For Alls - Contemporary Art Center of Peoria

Vamos a hablar ahora de Dyin’ For Easy Livin’ ¿es un disco fruto del COVID o los temas existían antes?

Unas canciones son más nuevas que otras.  Por ejemplo, «Livin’ the Life» y «I Drew the Water» son canciones que solo eran semillas que acabé durante COVID.  Las otras vinieron de varias maneras anteriormente y ya las tocábamos en vivo.

 

Yo lo veo como el típico disco de carretera. Como un viaje por Estados Unidos y todo lo que vas encontrando ¿tu lo ves igual?

En cierta manera, sí.  Yo creo que las influencias son variadas y separadas geográficamente.  Se encuentra sabores del Sureste, Oeste, Medio Oeste, Tejas y las temas que comparte con el norte de México. «I Wanna Go» sí es 100% una carta de amor escrita a la carretera.

 

Chicago no es demasiado rural ¿cómo logras componer sobre montañas o desierto esas canciones en un lugar así?

Ciertamente, es una metrópoli moderna, la cual no inspira imágenes así.  Pero como gran ciudad, tiene de todo.  La nostalgia es un gran componente del género y como losque me precedieron, yo uso la imaginación más que mi entorno.  Nashville no es nada rural tampoco…

El artwork del disco distribuye las canciones en lo que parecen dos partes, como si fuera un vinilo con dos caras ¿es algo hecho conscientemente?

Sí, hemos fabricado vinilos para este álbum (justo he aprobado los prensados hace nada) y siempre ha sido la idea.  En esta era tan digital, me gusta que el vinilo sea popular de nuevo, aunque sea tan caro enviarlos a Europa.

 

¿Te veremos por España presentando el disco?

Me encantaría regresar a España, ¡especialmente de gira!  Trabajamos en tener fechas en 2022. Ya te contaré amigo.

 

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter