Encuentros

Rothrigo, bienvenidos al Ministerio de las mañanas soleadas

Tras el nombre artístico de Rothrigo se esconde Rodrigo Autric Tamayo, jovencísimo madrileño de hiperactiva creatividad que firma su primer larga duración bajo el título de “Apple juice” (autoeditado) y que verá la luz a mediados de abril. En él se esconden once canciones brillantes y dulces, en las que su autor demuestra su amor por las melodías de los años sesenta, a medio camino entre California y Liverpool.

 

En primer lugar, quería darte la enhorabuena por el disco. Es bonito y reposado, perfecto para escucharlo en el sofá al final del día. Supongo que el hecho de que un disco así lo edite un chico de veintidós años es una proeza generacional ¿tienes esa sensación? ¿tus amigos comparten tus gustos musicales? ¿No te gusta C. Tangana?

¡Muchas gracias! Yo creo que sí, es algo generacional. Cada vez es más fácil escuchar toda la música que quieras y recoger muchas más influencias al igual que ponerse a grabar en casa. Cada vez es más barato. Aquí en España no tengo muchos amigos o amigas a los que también les mole la música sesentera, parece que en el país ha pegado más fuerte el rollo urbano, como C. Tangana. No he escuchado su último disco todavía, pero el concepto de su disco me parece muy bueno. Es un tío listo.

La disyuntiva clásica del rock and roll es Beatles o Stones, pero en tu caso es claramente ¿Beatles o Beach Boys?

¡La pregunta del millón! “Pet Sounds” es, en mi opinión, de los mejores discos de la historia de la música. He aprendido MUCHÍSIMO escuchándolo. La única pega que les puedo encontrar (humildemente) es que utilizan la misma fórmula en todas las canciones. Habrá gente a la que eso le flipe y a otros que no tanto. Los Beatles en cambio son mucho más experimentales en ese sentido, cada canción es muy distinta (excluyendo sus primeros discos). También hay que pensar que los Beach Boys tenían al genio de Brian Wilson y poco más, mientras que los Beatles tenían a los cuatro genios y a George Martin, el quinto. ¡Me quedo con ambos grupos!

La primera vez que escuché tu voz me llevó directamente a Ben Kweller, y también detecto cosas de Wilco en su faceta más melódica y de Mac deMarco ¿son artistas a los que sigues?

Primero de todo, gracias por el descubrimiento de Ben Kweller, está muy guay. La verdad que Wilco no manejo mucho, Paco Loco me pasó una canción suya, “Hummingbird”, y me gustó mucho, muy “White Album”. Mac DeMarco me ALUCINA, aunque mucha gente piense que ya no mola, ¡sigo siendo un fanático! Cuando empecé a tocar la guitarra hace 4 años o así, lo primero que aprendí fueron todas las canciones de Mac. ¡Imagínate lo que me mola! Creo que mi subconsciente está amoldado a las canciones de Mac.

En el disco lo tocas y lo compones todo excepto las baterías, las partes de cuerda frotada y los coros. También escribes todas las letras. Documentándome un poco he descubierto que eres autodidacta. ¿con qué instrumento te sientes más a gusto? ¿te consideras cantante o tu voz es una herramienta más del proceso creativo?

No me siento lo suficientemente a gusto con ningún instrumento, creo que todavía soy un músico mediocre. Eso sí, me lo paso genial tocando el bajo, es el instrumento que más me divierte. No me considero cantante en absoluto, ojalá… Yo creo que la voz es un detalle más en las canciones, no es nada especialmente principal.

Processed with VSCO with c3 preset

Las baterías y los coros han sido grabados por Amber Grimbergen, batería de Hinds. Reconozco que su voz me parece fundamental en el disco ¿cómo surgió la historia?

Pues la maravillosa Ambercita me echó una mano enorme con la grabación y composición del disco, todo durante la primera cuarentena aquí en Madrid, que se quedó en mi casa. Aparte de tener la voz que tiene (que madre mía) es una arreglista increíble. Se le ocurrieron varios arreglos de trompetas (como en “Train Tracks”), arreglos de bajo (como en “Did it Again”), los corazos de “Apple Juice”… Incluso me recomendó utilizar el sonido de un teclado eléctrico desde el principio, lo cual creo que es una parte fundamental de mi sonido.

Hasta donde se, todo el disco ha sido grabado por tí en tu homestudio. ¿te apetecía hacerlo así o ha sido fruto de la necesidad? ¿Buscabas un tratamiento lo-fi? ¿habría sonado muy distinto en un estudio profesional?

Ha sido fruto de la necesidad de hacer algo productivo durante la cuarentena. También me gusta mucho la libertad de poder grabar todas las tomas que quiera, probar lo que quiera y cuando quiera. Creo que habría sido genial haberlo grabado en un estudio, pero creo que parte del encanto de las canciones es por su sonido casero. Al haberlo mezclado a cinta analógica y después masterizado en cinta también, creo que tiene un sonido interesante, como entre los dos mundos.

Ya que estamos, para mí eso del “bedroom pop” es una etiqueta periodística bastante efímera y poco concreta ¿crees que de verdad hay un movimiento homogéneo que pueda meterse debajo de ese
paraguas conceptual?

Mmmmm no sé, está difícil porque hay muchos matices. Creo que nadie sabe muy bien lo que significa el bedroom pop… Porque se haya grabado en casa, ¿ya es bedroom pop? Los discos “McCartney I”, “II” y “III” se hicieron en casa, pero no tienen el sonido del bedroom pop… Si haces un tema con chorus y sintes, que suene bien de bien a bedroom pop, pero en un estudio, ¿es bedroom pop? Pues no sé. Yo lo que no quiero es que a este álbum lo llamen bedroom pop. He intentado hacer un disco más orquestal y creo que no suena tan casual como suele sonar el bedroom pop.

Las mezclas corren a cargo nada más y nada menos que de Paco Loco ¿contento con el resultado?

¡Ni te imaginas! Encima es otro fanático de los Beatles. Coincidimos en que el mejor era Paul y nuestra canción favorita es “She’s Leaving Home”. Me lo pasé genial. Ya estamos hablando para hacer lo mismo con unas canciones que tengo grabadas en castellano, ¡ya veréis!

“Our little house” fue el tercer single de presentación, con un bonito video de plastilina animada. Una gran canción. Por temática me lleva al “Our house” de Crosby, Stills, Nash and Young, y musicalmente al “Good day sunshine” de The Beatles, sobre todo al final ¿crees que con este disco te podrás comprar la casita cerca de la playa?

¡Gracias! Sí, la temática es muy de ese rollo. Todo el disco explora el proceso de hacerse mayor y madurar, es un trocito de mi juventud. Esta canción es más una proyección hacia el futuro, algo en lo que los jóvenes pensamos a menudo. O eso creo yo.

No estaría nada mal, ¿no? Podríamos montar una buena cuando termine la pandemia. Por ahora creo que tendré que sacar varios discos más para cumplir ese sueño…

Los arreglos de cuerda frotada también están presentes en el disco, muy cinematográficos y bellos. En “Forgiveness” se acercan al “Good Night” de The Beatles y al “Pet Sounds” de Beach Boys ¿cómo surgió la idea? ¿qué puedes contarnos?

¡Muchas gracias! Salió porque no paraba de escuchar “Pet Sounds” y quería acercarme a ese sonido. Quedé muy contento con las armonías. Lo que hice fue componerlo a midi y después se pasó Óscar Trujillo a grabarlos, algunos a oído y otros con partituras. También he contado con él para lo nuevo en castellano y el siguiente disco, que será en los dos idiomas. ¡Ya estoy terminando los últimos arreglos!

La llegada de la pandemia ha sido enemigo común de los músicos desde hace ya un año ¿Afectó mucho a tus planes de lanzamiento? ¿Tienes intención de presentar “Apple juice” en directo?

Un poco, sí. Tengo muchas ganas de tocar en directo y presentar el disco en condiciones. Estamos ensayando un montón y ya nos han salido unas cuantas cosas, pero queremos ser unos mercenarios y tocar todo lo que podamos. Ojalá todo se abra un poco este verano, que la cultura es segura 🙂

Texto: Guillermo Alvah

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter