Encuentros

Fernando Martín, el cielo es el límite

 

 

Así se titula su nuevo disco. Siempre es un placer contactar con Fernando y su música. Uno de los grandes desde los tiempos de Desperados y sus andanzas junto a su hermano Guille bajo el nombre de Neverly Brothers, poseedor de una carrera sin mácula en solitario y con mil y una cosas que contar, regresa a esta Ruta, donde siempre es bienvenido, por supuesto.

 

El Cielo es el Límite. Doble disco recién publicado… que recoge parte de dos conciertos realizados en 2013 y 2014. ¿Motivos para que vean la luz ahora, tantos años después?

Pues, llámalo kharma o el rollo de ese tan difuso e incómodo de ser “banda de culto”, pero a mí me cuesta sacar los discos más que a nadie. Recuerda el Motel Martin de Desperados… Este disco está hecho sin apenas presupuesto, me demoré mucho con las mezclas porque me las hicieron por la patilla, aprovechando huecos libres en el estudio de Manolo Camacho y, finalmente, cuando ya lo tenía todo preparado para la presentación, la banda de Málaga y yo separamos nuestros caminos amistosamente. Así que aquí estamos… con un pelín de retraso, como un delay mal programado

Hagamos un poco de historia ¿Cómo surgió la idea de activar a la Southern Confort Band?

En 2011 la vida no me trataba precisamente bien y decidí huir un verano a Málaga porque un fan de los Desperados que nos había visto en los 80, Salva Makoki, me sugirió que allí sería bien recibido. Él me presentó otros músicos de rock de Málaga que también nos conocían y ellos me propusieron tocar los viejos temas en algún bar, así que formamos la Southern Comfort Band por aquello de lo bien que se está en Málaga. Pero el soufflé fue subiendo, subiendo y al final la presentación la hicimos en el Teatro Echegaray de allí nada menos que con Miguel Ríos y Javier Ojeda como invitados. A partir de ese momento estaba claro: había que grabar las viejas canciones en vivo y con invitados a la altura.

¿Cómo escogiste los temas de Desperados que iban a formar parte del repertorio? Había donde seleccionar, vuestro listado de canciones era casi imbatible…

Hay un 70% de temas antiguos que caían por su propio peso, menos “Molly”, que la tengo mucha manía y la hice casi por obligación. Otros temas eran de Neverly Brothers y también dejé espacio para alguna canción nueva. En cuanto a las versiones, fueron esas tres, pero el listado de posibilidades era también muy amplio y tuve que elegir las que entonces consideré más consecuentes con mi visión de la vida y del rock. Creo que acerté, no sé. La historia me juzgará…

¿Qué sentiste al reencontrarte con tantas canciones de esa época, y de los Neverly Brothers? Debió ser una sensación muy especial…

Esas canciones siempre me han acompañado y, tras la separación del grupo, las he tocado de mil maneras; la mayor parte de ellas con Guille, en solitario o en acústico. Para mi tienen vida propia y son como viejas amantes con las que te encuentras de cuando en cuando y cuya presencia siempre te da gustito. Además, nunca pretendí “calcar” a los Desperados originales en este disco. Tanto mi hermano Guille, como Rafa y Amando son irrepetibles y, por otra parte, los malagueños tenían muchas cosas que aportar y lo hicieron. El resultado es… otra cosa, aunque los temas sean los mismos.

La grabación es en vivo… y de verdad en directo. No se aprecian los habituales trucos o retoques de estudio. ¿Estoy en lo cierto?

En parte fue por lo exiguo del presupuesto de grabación, se pagó con el dinero de la taquilla de aquel show, en el que, por cierto, se agotó el papel. Pero, por otro lado, fue algo buscado. No sé, los discos de rock en vivo que suenan “perfecto” me han rechinado siempre. Prefiero el Love You Live de los Stones o el Rock and Roll Circus antes que el Flashpoint, el Love Licks o el Shine a Light. ¿Alguien se imagina un disco en vivo de los New York Dolls o de Iggy o de Neil Young sin acoples? Pues eso… salvando las lógicas distancias, claro está.

Imposible no hablar de los selectos invitados que participaron en uno u otro concierto. ¿Puedes explicar cómo surgieron y como se les “adjudicó a cada uno de ellos el tema en el que iban a participar?

A todos ellos se lo propuse y aceptaron encantados, lo cual habla muy positivamente del cariño entre músicos. A Miguel le planteé una balada, porque el tío las borda. Además, la canción es un regalo de Leiva y sentí que le pegaba todo. Rosendo hizo “Esto no es América” porque yo quería oírle gritar “¡Nací en Carabanchel…!”. “La Tormenta” se la adjudiqué a Jaime Urrutia y, en cuanto la cantó en la prueba, vi claro que perfectamente podía haber sido un tema de Gabinete.

Rubén Pozo es una de mis debilidades: “La Rosa + Pálida” la tocaba con él cuando me acompañaron Pereza antes de hacerse famosos una temporada en conciertos por bares de Madrid; y sé que “Flores Muertas” le apetecía todo. Lou Garx es mi corista favorita -aunque canta mil veces mejor que yo-  y quise que hiciese conmigo “Lejos de Aquí”, que la cantaba Guille. Manu Clavijo es un virguero con el violín e hizo diabluras en la “Llave Maestra”. Javier Ojeda tiene swing. Por eso hice con él un meddley de los temas swing de Desperados. José A. Romero, que lamentablemente ya no está entre nosotros, sacó fuego de “Aún no he Caído” y mis amigos de Platos Rotos me acompañaron tocando todos ellos “Ella Tiene que Ser”. Un lujo compartir escenario con todos.

Por último… ¿preparando algo? ¿Habrá novedades discográficas a  tu nombre en un futuro próximo?

En un futuro si, aunque próximo, próximo… A la velocidad que saco yo los discos, igual ya ni llevamos mascarilla cuando lo presente en vivo. En serio, estoy terminando las voces de un disco fantástico de temas nuevos que hice con José Romero y en el que han grabado él, Marcelo Fuentes, Pepe Curioni, Juan Carlos “Pana” Melián, Antonio Gª de Diego, Ariel Rot, Cuti, Kike Jambalaya, David Lads, Fernando Portalo, Guillermo Berlanga, Josemi Perez… Me está ayudando como productor Eugenio Muñoz y te avanzo que en ese disco rescato la voz de Germán Coppini en un tema dedicado a Frida Kalho que grabamos y cantamos a dúo juntos él y yo con Anónimos –la banda que teníamos con Patacho de Glutamato Yeyé, Carlos Rodríguez de Mamá y Ñete- y que he regrabado más a mi rollo. Es mi homenaje personal a uno de los mejores cantantes con los que he tenido el gusto de colaborar en esta agitada vida profesional mía; y he cantado junto a unos cuantos.

Texto:  Alfred Crespo

Fotos: Andrea Silván

 

 

 

One Comment

  1. Wild Mick Riot

    Y con sus «letritas de mierda», citando al ya difunto Asio Bicho. O, mejor dicho, al irse a Málaga en realidad sería «letristas de mierda». Interesante teoría la de que el mayor letrista de mierda sería Miguel Ríos. Os parecerá diver esto porque el Ríos es más bien patrimonio del Popu. Mi Maybach Lester saluda a rutos y fans del «Color Hits». Lock And Lol.

Responder a Wild Mick Riot Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter