Vivos

Nouvelle Vague – Guitar BCN / Barts

Después de un año catastrófico se intuye una luz al final de este amargo trayecto que está teniendo que transitar el sector musical, en especial el que depende de las actuaciones en directo. Si hace un tiempo la idea de poder disfrutar de un concierto internacional entraba dentro del terreno de las nostálgicas utopías, este mes de marzo está resultando ser un mes de reencuentros y de recuperar sensaciones.

El fin de semana pasado el festival Blues i Ritmes dibujaba una sonrisa en nuestros rostros programando a Ian Siegal y Luke Winslow King y tan sólo unos días después el Festival Guitar Bcn ha sido capaz de reprogramar una de las actuaciones que habían quedado pospuestas en 2020 por la maldita pandemia, la de los franceses Nouvelle Vague, que aterrizaban en nuestra ciudad para celebrar su 15 aniversario con un año de retraso.

La banda que crearon hace tres lustros los productores y arreglistas Olivier Libaux y Marc Collin como un divertido experimento que pretendía transformar clásicos del punk, el goth y la new wave en deliciosas y bailables piezas que van des del lounge a la bossa nova pasando por el blues, el twist, el rock 50’s o el chachachá, siempre ha transmitido un halo de positividad y diversión; y estos, a día de hoy, son valores extremadamente necesarios y valiosos.

Suenan  los primeros acordes de «A Forest» de The Cure y de entrada nos damos de bruces con la cruda realidad, ya que se nos van los pies y nos hierven las ganas de gritar todos y cada uno de los versos pero las mascarillas y las restricciones nos frenan, aún y así, la voz y elegancia de Mélanie Pain nos embriaga y nos pone rápidamente en contexto de lo que sería una velada festiva y regeneradora.

La presencia escénica, la sensualidad y la energía de Élodie Frégé nos impresiona y está especialmente lúcida el las versiones de clásicos del punk o del psychobilly como «Too Drunk To Fuck» de Dead Kennedys o «Human Fly» de nuestros añorados Cramps.

Cuando llega el turno de la espídica revisión del «Just Can’t Get Enough» de Depeche Mode la banda llama a la audiencia a la rebelión y por unos momentos aquello se transforma en una auténtica fiesta con todo el mundo de pie, bailando y exorcizando todos esos demonios con los que hemos ido cargando estos últimos y distópicos tiempos. La seguridad del local nos da esa canción de margen para la transgresión, pero cuando estamos ya tocando el cielo a ritmo del «Guns Of Brixton» de The Clash, nos llaman al orden y la moderación y todo vuelve a su lugar.

Pese a todo, lo pasamos en grande sea rememorando los viejos y buenos tiempos a ritmo de Ramones, New Order, Lords Of The New Church, Smiths, Undertones o Buzzcocks o disfrutando de composiciones propias del grupo como la bella «La Pluie Et Le Beau Temps», ya que si hemos de reconocerle una enorme virtud a los franceses es que sus conciertos son un auténtico y nostálgico viaje a los recuerdos y emociones que han marcado a fuego unas melodías que ya son parte del imaginario colectivo de varias generaciones.

El deadline que marca el toque de queda precipita el final del concierto no sin antes recordar al malogrado Ian Curtis entonando «Love Will Tear Us Apart» de Joy Division y acabar por todo lo alto con el clásico de Tuxedomoon «In A Manner Of Speaking» que con el tiempo estos benditos parisinos ya se han hecho suyo.

Texto: Rubén García Torras

Fotos: Xavier Mercadé

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter