Vivos

The Beach Boys – Festival Jardins de Pedralbes (Barcelona)

 

Cuando en 2012 recalaron en el Poble Espanyol Mike Love, Bruce Johnston, Al Jardine y Brian Wilson con otros músicos para rememorar el 50 aniversario de la banda ya hubo quien fue crítico con la velada. Un servidor la disfrutó cual niño con zapatos nuevos. No le puse ningún “pero” a esa noche y todavía la guardo en la retina como un evento especial. Al igual que cuando Brian Wilson interpretó en un Primavera Sound “Pet Sounds enterito”. O incluso, la penúltima visita del combo en los mismos Jardins de Pedralbes hará dos años. Ahí estuvimos con nuestra camisa floreada, al igual que el pasado viernes. Pero puedo decir con espíritu crítico y con cierta tristeza que la última velada fue la peor. Una noche para olvidar y un cúmulo de despropositos. Cierto que las canciones atemporales como “Surfing Safari”, “ “Help me, Rhonda”, “Barbara Ann”, “Wouldn’t it be nice” son tan inmensas que ya valen un ticket y todo lo arreglan si no eres muy crítico o exigente. Pero la actuación de los mal llamados Beach Boys en pleno 2019 fue una verdadera y triste pachanga verbenera liderada por un Mike Love caprichoso que tira, irresponsablemente, de su hija e hijo más otros mercenarios autómatas para interpretar canciones que les tendrían que estar vetadas por Decreto Ley.

Igualmente, Mike Love se detuvo en presentar algunos de sus temas en solitario que no aguantan el peso del repertorio de los chicos de la playa (“It’s Ok” o la sonrojante “All the love in Paris” ). El set list fue irregular: cuando parecía que el vehículo arrancaba con otros temas clásicos (“I geta round”; “In my room”; “Do you wanna Dance?”; “Surfer Girl” o “Little Deuce Coupe”), el concierto se “gripaba” cuando Mike Love trataba de quitarles protagonismo con sus lánguidos y azucarados temas. Pudimos presenciar algo inaudito también. Me explico. Uno de los temas más excelsos de los Beatles y de George Harrison en particular (“Here Comes the Sun”) fue horriblemente interpretado en clave bossanova de crucero low cost (¡la peor cover jamás escuchada en vivo!). Y miren que es difícil, pero Mike lo consiguió.

Tiene miga que de lo mejorcito de la noche fueran sendos homenajes a Chuck Berry (“Rock and Roll Music”) o a Dee Dee Ramone (sí, han leído bien), con “Rockaway Beach”. Para descargo de una reseña, reconozco que muy crítica, también hay que aplaudir que Love recuperara dos temas clásicos que se agradecen escuchar en vivo y que son poco habituales: las fabulosas “Wild Honey” o “Sailor on Sailor”. Mike… un consejo. Déjalo estar ya. Por favor. Y sobre todo, deja a los niños en casa…

Texto y foto: Jordi Sánchez

 

 

 

3 Comments

  1. Joan ventayol

    No puedo estar mas en desacuerdo en la mayoría de tus opiniones, se nota que hablas desde un resentimiento sobre Mike que afortunadamente esta ya muy trasnochado.
    Te gustará mas o menos pero son los Beach Boys de 2019, nada de mal llamamos. Se nota que no sigues a la banda, ya que te puedo asegurar que esta en plena forma, la gira europea esta siendo todo un éxito tanto de público como de crítica…
    Mike tiene la mejor voz de los últimos años, y el resto de la banda esta mejor que nunca. Llamarles mercenarios autómatas si que tendría que estar típificado como delito. Nadie que no sea disidente puede decir que John Cowsill con la energía que le imprime a la batera no le ponga todas las ganas del mundo, por no hablar del gran Brian Eichenberger y su vox excepcional…..

    Puedo estar de acuerdo contigo en el tema de su hija, y con la versión de “Here Comes the Sun”, pero no en lo referente a Christian Love, un músico con una voz increible, muy parecida a la de Carl Wilson, que esta en la banda desde 2006.

    y por cierto… «It’s OK» aunque Mike haya hecho una nueva versión es un temazo de los Beach Boys de 1976 e “In My Room” no la cantaron….

    Saludos.

    Joan

  2. Joan, gracias por tu comentario y por leernos. Aunque te pueda parecer que no es así, fíjate que intento plasmar mi opinión, sin acritud ni ningún tipo de resentimiento. ¿Cómo voy a tener resentimiento a un grupo tan importante para mí? Pero en mi opinión, esos no son mis «Beach Boys». De las tres veces vistos con anterioridad no tengo ningún «pero». De ésta última sí. Y si me he equivocado con «In My room», pues desde aquí lo rectifico y pido disculpas a los lectores.
    Saludos igualmente,

  3. Josep Barbarà Molina

    Para mí fue un concierto de tres estrellas sobre cinco. Desde el inicial do It again Bruce Johntson intentó que la gente se animará y lo consiguieron a ratos, no llegaron a despegar. Creo que fue cuestion de secuenciar los temas, del set list. Ejemplo, la preciosa Pisces Brothers que era uno de los momentos álgidos, pasó a desacelerar y hundir la progresión con Here comes the Sun, cuyos arreglos veo más para una voz femenina en plan Bossa Nova, pero no por Love. Quizás encajar los temas nuevos de su disco en solitario tampoco fue una idea buena presentándose como The Beach Boys con Johntson que sigue desaprovechado, no sé si voluntariamente. Podría cantar varios temas y, lo aseguro, ganarían mucho los conciertos. Good only knows por ejemplo, que él había protagonizado en algunos conciertos, por no hablar de temas propios. Me temo que próximamente LOVE girará con sus hijos a base del legado beach boy. Complicado. Salí flotando hace dos años de los mismos jardines, está vez no puedo decir lo mismo. Me cuentan que están haciendo buenos conciertos en esta gira, aquí algo falló. Surf’s Up!.

Responder a Josep Barbarà Molina Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter