Vivos

Richie Kotzen – Salamandra

A estas alturas, el que se presta a asistir a un concierto del guitarrista de Pennsylvania lo hace con altas expectativas, independientemente del proyecto de turno en el que se halle inmerso. Kotzen es un virtuoso cuyo estilo luce aún más entre aficionados a su instrumento desde que dejó la púa a un lado. Para la ocasión, sale a escena en formato trío junto al bajista Dylan Wilson y al baterista Mike Bennett ante una sala que si no llega al sold-out no es por falta de ganas. Rompe el silencio con «Riot», el sencillo de 2018 que todavía no se ha visto respaldado por un álbum, y lo hace vestido en cómoda ropa negra, cual ninja a punto de aplicar su arte con maestría, que en lugar de desenfundar una katana utiliza su icónica Telecaster. Luce técnicamente impecable desde el minuto cero, aun frías las cuerdas vocales, pero para «War Paint» ya le ha dado la vuelta a la situación y en «Bad Situation» el engranaje entre las tres piezas está engrasado para nuestro deleite. Kotzen se muestra simpático, accesible y cercano, además de sobrado de talento para recorrer su mezcla de estilos con una voz que no ha hecho más que mejorar con los años; rozando la cincuentena, tanto impresiona su rock/metal progresivo junto a The Winery Dogs, como su fusión de blues, funk, jazz y soul, que intima con cortes como «Love Is Blind» o «Remember». Presenta «Venom», su reciente sencillo acompañado de gritos que suplican por un pronto nuevo álbum, y recuerda su paso por Poison con el éxito de ventas «Stand», despidiéndose con los coros del público. Al final, regresa para interpretar «You Can’t Save Me», cerrando así una hora y media que se antoja corta por parte de uno de los más completos guitarristas contemporáneos. Soberbio.

 

Texto: Borja Figuerola

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter