Vivos

Angel Stanich + Dolorosa, sala Aliatar (Granada)

 

En clara situación de inferioridad frente a la marabunta festivalera que atosiga la escena nacional, las salas de conciertos, huérfanas de las sospechosas subvenciones con que ayuntamientos y otras corporaciones obsequian a los grandes eventos, martirizadas por legislaciones absurdas, luchan por sobrevivir. Por tanto es una gran noticia que se celebre el segundo aniversario con programación musical en el viejo cine reconvertido en discoteca, y puntualmente, en escenario por el que han pasado en estos últimos meses nombres de peso como Sex Museum, Thee Oh Sees, Pájaro, La Luz, Fino Oyonarte y tantos otros. Gran parte del éxito de esta iniciativa radica en la decisión de los propietarios en encomendar la programación a ese ciclón humano e híper activo manager que es Marisa Asensio, bajo cuya sabia dirección la sala se ha convertido en otra opción donde disfrutar de la música en directo en esta ciudad.

Una banda local y un artista emergente de la escena nacional ha sido el acertado menú para festejar este segundo cumpleaños. La banda liderada por Raúl Bernal, Dolorosa,  presentó su reciente Un Gran Presentimiento (Wild Punk, 2.018) dejando de manifiesto lo solvente y original de su propuesta: Natalia Muñoz ha dado un gran paso al frente en su papel de solista y front woman, y la sólida base procurada por ese gran batería que es Antonio Lomas se complementa, dureza y sutileza, por la Gretsch de Bernal y la acústica Fran Ocete. Sus textos saturados de crítica social se endulzan con la base funk en “Inglaterra”, lamento por las nuevas víctimas de la emigración o se engrandecen con formato casi orquestal en esa desesperado y extremo canto al amor puro titulado “Canción De Amor Para La Ciencia”. Su condición de teloneros no les permitió extenderse demasiado, pero su paso por Aliatar los vuelve a confirmar como una de las más originales propuestas nacionales en la actualización del sonido Laurel Canyon: invito a los que se rinden a los encantos de Father John Misty o Jenny Lewis a dar una oportunidad a este elegante sexteto.

Al igual que cuando escucho sus discos, en directo soy capaz de aguantar algunos temas de Ángel Stanich, pero en las distancias largas estas me terminan estomagando. Salió rutilante y embalado al escenario, apoyado por una muy solvente banda, y se nota que tiene madera de show man. La presentación se basó principalmente en los temas de Antigua y Barbuda (Sony Music, 2.017) que lo ha catapultado a los primeros puestos en las preferencias de los jóvenes aficionado. Una turbamulta de estos, en formato de stanich-réplicas, coreaban “Mátame Camión” cuando este reportero enfilaba la salida.

 

Texto: Manuel Borrero

Fotos: Eva Fraile

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter