Encuentros

Same Fire, “no puedes medir la calidad de un disco por el número de pulgares en alto”

La música de The Roots es fresca y no busca innovar ni nada por el estilo. Se quejaba Trent Reznor en una ocasión que el arte era innovar, reinventarse continuamente y no hacer el mismo disco. ¿Tenía razón? A medias. AC/DC hacían el mismo álbum toda su vida y, aun así, seguían triunfando. ¿Por qué cambiar lo que va o puede ir bien? Eso pensarán los integrantes de Same Fire. Después de haberse coronado como ganadores de un prestigioso certamen de bandas de su Córdoba natal han decidido dar el gran salto con su primer EP, The Roots: cuatro canciones en las que el espíritu de Robert Johnson, Jeff Buckley, Toundra o John Mayall, de la mano de unas atmósferas cuidadas, coronadas de ilusión, mimo y esmero, reflejan no sólo el talento de esta banda, sino también su enorme recorrido y eclecticismo sonoro. Hablamos con ellos sobre el ilusionante presente y futuro que les espera.

Lleváis poco más de un año como grupo y las cosas os están yendo muy bien. ¿Lo esperabais en tan poco tiempo?

Edu: Últimamente decimos mucho que el grupo va dos pasos por delante de nosotros (risas). Lo cierto es que no podemos estar más agradecidos con todas las personas que nos están dando apoyo, las salas que deciden organizar un concierto con nosotros, los medios, los grupos que nos invitan a tocar con ellos o la gente que escucha nuestras canciones.

Dani: Es cierto que las cosas están evolucionando muy bien en tan poco tiempo, pero en realidad lo que más disfrutamos es aprender de todo el proceso e intentar, de la forma más humilde posible, tener cada día una actitud más madura y profesional.

Ganar el  II Edición de Música Propia para vosotros ha supuesto un antes y un después, ¿verdad?

Paco: Certámenes como Música Propia son una inyección de energía para el circuito de la música local. Con independencia de quién gana, en cada edición se da la oportunidad a más de diez grupos de tocar en directo en una radio que emite en toda la provincia de Córdoba. Que un medio de comunicación generalista de ámbito local haga esa apuesta decidida por las bandas es un privilegio que hay que aprovechar. Para nosotros fue un honor que nos seleccionasen ganadores, es un reconocimiento a nuestro trabajo y aunque no sea un punto de inflexión drástico, por supuesto que ayuda.

¿Cuáles son vuestras influencias? A mí me recordáis mucho en las voces a Jeff Buckley y a John Mayall en la música. Venís del blues y del soul. ¿Me equivoco?

Álvaro: ¡Gracias por el piropo! Ambos son referentes para nosotros. Efectivamente el blues y el soul han sido el pegamento sobre el cual empezamos a construir las primeras canciones. Sin embargo, es cierto que por ejemplo Paco viene de escuchar grupos más indie, a mí me pierde el folk norteamericano o Dani ha tenido una época bastante post rockera. Eso es lo que mola, que entre todos nos vamos enseñando grupos y discos para intentar beber de diversos estilos.

A nivel influencias te podríamos citar un montón, pero resumiendo te diría que somos muy fans de Morgan, Van Morrison, John Mayer, Tina Turner, The Police, Kaleo, Toundra, Mark Knopfler, Henrik Freischlader, Dawes, James Bay, Anaut, Lawrence Taylor, Quique González, The Unfinished Sympathy, The Bros. Landreth, Alabama Shakes o Jamie Cullum.

¿Qué me podéis contar de la banda? ¿Veníais de otros grupos de Córdoba?

EDU: Dani, Paco y yo habíamos tenido un pequeño proyecto que al final no salió para adelante. Eran versiones blueseadas. Sin embargo, cuando empecé a quedar con Álvaro para echar algún ratillo con la guitarra nos dimos cuenta de que había mucho feeling tocando y empezamos a componer, así que armamos la banda con bastante rapidez. Efectivamente todos venimos de proyectos anteriores, desde bandas de versiones hasta grupos de rock duro, aunque ahora mismo el único que mantiene otro proyecto propio es Álvaro.

 ¿Por qué decidisteis cambiaros el nombre a Same Fire?

Dani: Bueno, antes éramos Crossroots y, aparte de la dificultad, nos dimos cuenta durante el proceso de grabación que ese nombre representaba sólo cómo surgió el grupo. Un poco lo que comentaba Edu antes: todos venimos de estilos muy distintos y al final, por unas cosas u otras, nos hemos cruzado en este proyecto. Era obvio el homenaje al Crossroads de Robert Johnson o al mítico festival de Clapton. También creíamos que la palabra Roots tenía mucha fuerza blues. Sin embargo, cuando cambiamos a Same Fire lo hicimos pensando un poco en la intención sonora que teníamos, creemos que es un nombre que tiene más en cuenta a nuestras canciones que a nosotros mismos como individuos y eso nos encantaba. Además desde el punto de vista de la identidad visual o la simple escritura nos ha simplificado mucho las cosas.

Si algo me llama la atención del EP es la producción, que es estupenda. ¿Qué me podéis contar del proceso? Y habladme de The Roots, el EP que estáis presentando.

Álvaro: Bueno ahí el mérito es de Juan Blas. Teníamos muy claro que queríamos trabajar con él en Westline Studios. Juan se ha volcado con los temas desde el principio y nos ha ayudado mucho a filtrar arreglos siempre desde un punto de vista muy respetuoso con las canciones. Incluso llegamos a hacer una sesión de preproducción con él. La experiencia en el estudio es estupenda porque además convives con tus compañeros de banda y con el productor.

Al final conocerse y tener confianza total con el equipo con el que trabajas facilita mucho las cosas: hay sensaciones que no tienes que explicar o solo con una mirada ya intuyes lo que pasa por la cabeza del otro. Con Juan esto es facilísimo porque es una bellísima persona y que además va creciendo con cada banda que pasa por el estudio. Se le asocia mucho con el rock más cañero pero es un tío con una sensibilidad musical tremenda y con gustos muy variados.

Edu: The Roots es una carta de presentación. Queríamos mostrar un abanico de sonoridades amplio por no acotarnos la creatividad a nosotros mismos. Casi que cada tema lleva un tipo de producción diferente y Juan entendió eso desde el principio. Estamos aprendiendo mucho con lo que nos está aportando el EP. Por ejemplo, el simple hecho de que Mono No Aware Records decidiese apostar por nosotros para lanzarlo en CD ya es mucho más de lo que esperábamos.

La portada me parece una obra de arte. Si mal no recuerdo, lo que buscabais era reflejar el calor de una hoguera, y ese fuego que simboliza a unos amigos que se reúnen en torno a ella para tocar e improvisar. ¿Creéis que se pierde la inocencia con el paso de los años?

Dani: ¡Guau! ¡Mil gracias! Efectivamente, quisimos enlazar nuestro primer EP con nuestro nombre, porque nos encantaba la idea de sentarnos alrededor de una hoguera a tocar o que nos acompañase quien quisiera. Respecto a la inocencia, creo que todos estamos de acuerdo en que de alguna manera no se pierde nunca. Es cierto que estamos madurando a pasos agigantados porque esta es la formación más seria que hemos tenido y estamos mimándola mucho, pero creo que siempre mantenemos de alguna manera nuestra forma de ser. Nos encanta ser cercanos, conocer a gente y bandas increíbles (muchas de las cuales escuchamos bastante hoy día) y aprender todo lo que podamos en cada nueva aventura. De verdad creo que hasta las grandes leyendas de la música tienen la ilusión de un niño cuando terminan de grabar un disco.

Habéis interpretado varios temas en acústico. Uno de ellos, Am I Safe?, ante la emisora Cadena SER en Córdoba. ¿Os costó llevar vuestra música al formato acústico?

Paco: Con unos temas más que con otros. Álvaro es muy dado a componer una base con la guitarra acústica y después pasarlo al formato de banda completa para que todos aportemos y cambiemos cosas. Pero cuando las canciones han surgido entre todos en el local, en formato eléctrico, nos suele costar más. Con «Am I Safe? » fue un proceso algo raro porque precisamente el acústico que hicimos en la SER lleva más instrumentación de lo que tenía la canción originalmente, así que en ese caso el reto fue arreglarla para darle un poco más de cuerpo. Pero es un formato que disfrutamos bastante y nos gustaría explorarlo en alguna sala más íntima y demás. Tenemos el ‘unplugged’ pendiente, sí.

Habláis de no tener grandes expectativas y de ir poco a poco. ¿Han perdido las bandas jóvenes la calma, de ir paso a paso? Las redes sociales ayudan a eso.

Edu: Bueno, supongo que habrá de todo y depende de los objetivos a corto plazo que te marques. Las redes sociales son una herramienta de comunicación poderosísima y además hacen que la conversación sea bidireccional. Conocemos a un montón de bandas que se ayudan de sus seguidores incluso para organizar conciertos y eso es precioso. Tratamos de mimar nuestros canales sociales sin ser agresivos ni pesados en la forma de comunicar.  También es cierto que te sometes a la dictadura del click y parece que el número de ‘Me Gusta’ se ha convertido en una especie de baremo para medir a las bandas. Creo que no tiene mucho que ver, no puedes medir la calidad de un disco por el número de pulgares en alto que lo acompañen.

Siempre que hablamos de rock andaluz, nos vamos a Sevilla, pero ¿cómo está la escena en Córdoba? Aquí sólo han trascendido Medina Azahara y Estirpe.

Álvaro: Por aquí hay grupazos. Es cierto que nos cuesta un poco más liarnos la manta a la cabeza y coger carretera. Hay una escena local potente pero no siempre cruza las fronteras de nuestra provincia. Pero por recomendarte a algunos compañeros y amigos, quizá destacaríamos a Viva Belgrado, The Wheel & The Hammond, Código de Salto, Sintaxis 52-13, Niño Bravo, Basalto, Curro Rumbao o Sun Orphans. Por supuesto, el nivel de Medina o Estirpe es otra liga, pero de veras que en Córdoba puedes escuchar cosas muy variadas que molan mucho.

 

Texto: Alex Zambudio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter