Vivos — 28 noviembre, 2018 at 8:53

Red Beard – Bourbon Fest, Rock and Blues (Zaragoza)

Red Beard paró el domingo su diligencia para presentar en Zaragoza su cuarto disco, titulado Dakota y dedicado a su hija. Este carácter entrañable y familiar iba a impregnar mucho la tarde de domingo, ya que el horario temprano (ocho de la tarde como hora de inicio) acompañado por lo céntrico del local, hizo que el Rock & Blues se convirtiese en un honky tonk para toda la familia. Y así, entre el público convivieron por un par de horas los chalecos de motorclub con zapatitos de la talla 26, porque el bueno de Jaime así lo quiere, como hizo saber en varias ocasiones durante su actuación agradeciendo a las personas que lleven a sus retoños a ver conciertos.

Desde el comienzo del concierto, Red Beard demuestran que su apuesta es algo bien real y que no pueden frenar esta versión más rockera de sí mismos, llevándonos de la mano en su exploración de las llanuras musicales del sur de Estados Unidos. A pesar de un considerable trancazo, Jaime no dejó de sentirse bien en el escenario, dejando de importarle si finalmente es canario o de Texas, ya que por unas canciones, encontró en el escenario del Rock & Blues un sitio en el que quedarse.

Y es que a veces los conciertos pueden convertirse en caminos a ninguna parte, pero Red Beard nunca han perdido de vista que lo suyo es hacer canciones animadas que te mantengan despierto mientras conduces dejando campos abiertos a tu alrededor. Se convierten así en tus hombres para fumar la pipa de la paz con la parte más dura de tu alma, y como en una ceremonia con un abuelo Lakota, estarás rogando para que toquen un tema más y que te dejen liberar otro de esos bailes que llevas dentro. Y de tanto rebuscar melodías en la franja sur estadounidense, de vez en cuando se les escapa un tema entero de Allman Brothers o Marshall Tucker Band con quienes no comparten generación pero si talento.

Por eso, aunque el diablo les hiciera su mejor oferta en un cruce de caminos, Red Beard no necesitan de oscuros tratos por sus almas ni de tocar amuletos de madera. Son una banda bien curtida, preparados para los golpes bajos y duros, dejando claro en sus actuaciones que si nadie va a poder hundirlos es por haber bebido de ese oscuro brebaje milenario, que aunque ahora se etiquete como whiskey, se mueve, huele y sabe a rock.

 

Texto: Hildy Johnson

Fotos: Cristina Deville

 

Repertorio:

  • Something Real
  • I Can’t Slow Down
  • I’m Still Feeling Fine
  • No Matter Where’s the End
  • A Place To Settle Down
  • Can’t You See
  • Nowhere Road
  • Im your man
  • Hard Feelings
  • Begging For More
  • Set me Free
  • Midnight rider
  • The Devil Showed Up With a Better Deal
  • Don’t Need To Knock On Wood
  • Hit ‘em Low, Hit ‘em Harder
  • Nobody’s Gonna Bring Me Down
  • Drinking Dark Whiskey

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: