Encuentros — 5 noviembre, 2018 at 9:09

La M.O.D.A., nuevo EP en sintonía con Steve Albini

 

Madrid en otoño huele a rock and roll. Tras el parón estival, nuevos trabajos florecen cada semana y las salas programan conciertos a contrarreloj. Dentro de esta vorágine musical, los (ya no tan jóvenes) miembros de La MODA nos han presentado su último trabajo, consistente en un EP extraordinariamente cuidado al que han llamado “7:47 (Ni un Minuto Más)”. Decidieron grabarlo aprovechando un viaje a Estados Unidos, en concreto a Chicago, donde no quisieron perder la oportunidad de, previo paso por caja tal y como mandan los cánones yanquis, trabajar con el todopoderoso productor Steve Albini, ese orfebre responsable de las inmaculadas ediciones de bandas como Nirvana. Así pues, parece el momento perfecto para que en una soleada tarde otoñal nos sentemos con tres de sus miembros, David, José y Nacho y compartimos un café. El etileno lo dejamos para la próxima.

¿Cómo se gestó la grabación de este disco?

David: Fuimos a Estados Unidos a tocar a Nueva York, Washington y también en Chicago, para participar en el RuidoFest. Llevábamos un tiempo trabajado en unas canciones y empezamos a tener la idea en la cabeza de acudir a Albini para grabarlas. Finalmente nos decidimos a enviárselas, nos dijo adelante y fuimos para allí.

He leído que os sobró un día de grabación…

José: Efectivamente. Habíamos reservado tres sesiones y utilizamos dos, un día de grabación y otro de mezcla. Lo cierto es que estamos muy contentos de cómo suena, pareciéndose a los discos que hemos escuchado desde pequeños: grabado en cinta, saturado, con un sonido sucio. Estamos muy satisfechos.

¿De dónde salen las tres canciones? ¿Cómo fue el proceso de composición?

Después de grabar un disco, normalmente hay un periodo en el que estás menos pendiente de componer material nuevo porque ya lo tienes. Publicamos nuestro último LP hace un año, pero en los ensayos han ido surgiendo nuevas canciones de forma improvisada… Así ha llegado, de forma muy natural, dándonos cuenta de repente de que teníamos esas tres canciones y empezamos a ensayarlas. Ha sido una especie de punto y aparte en el momento que hemos creído apropiado y queríamos sacarlo como tal. Es la primera vez que sacamos un vinilo en diez pulgadas y queríamos darnos el gustazo de hacerlo, esperando que os guste a todos tanto como a nosotros.

Entonces, ¿este EP no es preludio de un nuevo álbum de estudio?

Nacho: La verdad es que siempre estamos trabajando en nuevas canciones. Según van surgiendo, las ponemos en común pero, siendo sinceros, ahora mismo no tenemos un nuevo disco en el horizonte más próximo.

David: Por el momento, continuamos de gira…

¿Cómo lleváis el frenesí de directos que habéis tenido durante el último año, con más de setenta actuaciones?

José: Nos sentimos muy afortunados por la posibilidad de presentar el disco delante de tanta gente. Cada vez que visitamos un lugar, sentimos que viene más gente y eso nos gusta mucho.

Nacho: Si te dedicas a esto es porque te mola salir al escenario. Así que, yo personalmente, lo llevo muy bien (risas).

¿Pensáis parar hacer un parón próximamente?

David: Haremos lo que queda de este año con salidas al extranjero como México, Londres y Dublín. También tenemos una actuación en Madrid el 1 de diciembre en el Wizink Center, que nos hace mucha ilusión. Para 2019 hemos cerrado varios conciertos, en lo que será la segunda parte de la gira del disco (se refiere al LP). Después, ya veremos qué pasa porque es cierto que, aunque nos encanta, girar agota, son muchos kilómetros, muchos días fuera de casa y en algún momento tendremos que descansar. Pero vamos, a día de hoy seguimos con el depósito lleno.

¿Cómo se ha preparado vuestra próxima visita a México?

David: Fundamentalmente a través de las redes sociales. En 2016 acudimos como resultado de muchos mensajes que nos hacían llegar desde allí. Fuimos sin ninguna pretensión, a tocar en la calle e intentar poner cara a la gente que nos escribía y a ver si realmente había una base de seguidores que nos permitiera tocar, ya que creo que, para cualquier banda española, Latinoamérica, y México en concreto, es un lugar muy importante, con gente muy pasional y volcada en lo que haces. Después de esa experiencia, volvimos en marzo de este año en formato dúo y ahora nos vamos todos a varios bolos en Monterrey, Puebla Guadalajara y Ciudad de México. Muy contentos.

Sois unos fijos de los festivales veraniegos y, en los últimos años, habéis ido subiendo en el ranking de grupos fijos en festivales. ¿Preferís actuar ante un público enloquecido a las 3 am en uno de los escenarios principales del MadCool (como hicisteis en la última edición) o sois más de concierto con vuestra banda en solitario?

Nacho: Las dos cosas son compatibles y tienen ventajas e inconvenientes. En un festival te puedes dar a conocer más y llegar a gente que quizá no te conoce. Mola mucho la subida de adrenalina cuando te dicen que tienes que tocar en treinta minutos y lo haces a fuego. Además, es un gusto compartir escenario con compañeros y aprender de ellos. En las salas, el público ha venido a verte, suele ser más fiel, puedes hacer tu montaje… Lo bonito es que funcione de las dos maneras. Tenemos la suerte de hacer las dos cosas y que dure muchos años.

¿Si tuvieras que elegir un solo concierto durante el último año cuál sería y por qué?

David: Ha habido muchos muy especiales, pero, quizá por la transcendencia y por ser la primera vez que tocábamos allí, me quedo con el de Colombia, dentro del festival Rock Al Parque. En cualquier caso, y aunque suene a respuesta de futbolista, cada bolo tiene algo que nos llevamos dentro. Lo importante es disfrutar cada vez que sales al escenario y, si en algún momento no fuera así, nos tendríamos que replantear las cosas.

¿Hay alguno que quisierais borrar de vuestra memoria?

Nacho: Hay veces que estás menos contento y piensas que no has estado fino, pero vamos, también es verdad que cuando me ocurre eso, otro de la banda de repente me dice que ha sido increíble.

David: Curramos mucho para evitar que haya bolos malos. El público es lo más importante y tenemos la obligación de cuidarlo.

Habéis logrado una cosa muy importante para un artista como es la identificación de un sonido con vosotros. Escuchas un tema y, aunque no lo conozcas, dices “esto suena a La MODA”. ¿Os habéis planteado experimentar con sonidos diferentes?

David: La verdad es que no te puedo decir. Bebemos de nuestros ídolos de siempre y, a lo mejor, cuando saquemos el siguiente disco te podré decir “pues mira, aquí estaba obsesionado con este o el otro” pero, de momento, seguimos estando a todo lo que nos gusta y admiramos, sin distinciones de estilo. Y el resultado es lo que puedes ver en nuestros discos y actuaciones. Nuestra forma de tocar es el fruto de las influencias que tenemos, no es impostado.

Habéis tenido la suerte de tocar y colaborar con grandes artistas del rock patrio. Si pudierais pedir la carta a los Reyes Magos, ¿quién os falta en vuestra lista?

José: No creo que ocurra nunca, pero por pedir que no quede. Me molaría mucho tocar con Mike Ness de Social Distortion.

Nacho: Las colaboraciones tienen que ser algo personal pero también profesional. Además de la admiración que podemos tener con el artista en cuestión, se suelen dar por coincidencias de estilos. A veces la colaboración nace de forma natural por coincidencia en lugares comunes y no solo por la admiración que se pudiera profesar, aunque no tengas ni idea de por dónde respira.

Por cierto, cada vez veo menos referencias a vuestro nombre oficial, esto es, La Maravillosa Orquesta del Alcohol y aparece más La MODA, ¿hay algún cambio a ese respecto?

David: No no, que va. Nos seguimos llamando igual y a mí personalmente es el nombre que me mola. Pero es cierto que por un tema de ser prácticos y, por qué no decirlo, de comodidad, todos tendemos a acortar los nombres largos. Quizá sea un buen ejemplo de esta sociedad en la que hay tanta economía de caracteres. Así se ha quedado.

¿Cuál ha sido el último concierto al que habéis ido como oyentes?

David: Que diga Nacho que vive en Madrid y va a más…

Nacho: Fui a ver a Damian Rice en el Circo Price hace un par de semanas. Fue increíble verle tocando el piano y la guitarra, con un sonido perfecto.

José: Vi a Alice Wonder en Burgos y muy bien también. No la ha había escuchado y la verdad es que me gustó.

David: Pues el sábado fui a ver a un grupo de Burgos, que no tiene nada publicado, pero que me gustaron mucho. Se llaman Ballenosaurio (sic).

Pues por mi parta nada más, mucha suerte en lo que os queda de gira y a seguir disfrutando sobre los escenarios…

David: Que así sea.

 

Texto: Pepe Maza

Fotos: Alex Rademakers

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: