Discomático — 9 noviembre, 2018 at 7:44

Ryan Martin – Gimme Some Light (High Moon )

Resultado de imagen de Ryan Martin - Gimme Some LightPodría pasar por la historia con final feliz de alguien a quien el infortunio hizo apuntar maneras de ‘’loser’’ de manual. Músico peleando en las calles, un trágico accidente de tráfico que le lleva entre rejas tras caer al pozo, maletas a la Costa Este desde la soleada California, paternidad, redención y el disco que nos ocupa. Resumen telegráfico para una historia sobre la que «Gimme Some Light» cuenta mucho más, y de qué manera. Generoso en duración y en contrastes dentro de un estilo producto de influencias clásicas americanas pero en el que hasta unos Smiths rednecks podrían asomar el tupé en «Dangerously Unplugged», habiendo enseñado el morro desde Springsteen -«Destitute Darlings» mama del alma de «Tenth Avenue Freeze-Out»— hasta unos R.E.M. añorados en «Say You Love Me», sin resultar tanto a través de quién, sino lo que cuenta. Un trabajo en el que la segunda cara puede llegar a inyectar emociones más que la primera con canciones de lista anual, «Adeline», que suelta el freno y pisa el wah-wah en «Lepers in Armor» y se ríe del infortunio en la más fiestera y de título más literario «Suicide Parade». Un disco catártico, por supuesto, de tono confesional a ratos y liberado en su conjunto viendo más luces que sombras en ese tramo final, como hiciera un Brian Wilson con sobrepeso surfeando en las playas de Malibú al escuchar vientos, violines y toda una puta orquesta dando la justa épica exuberante a «Ask Your Mother». Un disco de optimismo y esperanza a fin de cuentas, que buena falta nos hace.

 

FRANK DOMENECH

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: