Discomático — 8 noviembre, 2018 at 9:00

Chris Stills – Don’t be Afraid (Rupture)

De casta la viene al galgo. Chris Stills ha grabado quizás su mejor álbum hasta la fecha. Tras diez años sin publicar nada y con un divorcio de por medio que se respira en los temas más murrios del disco. Una joya en bruto repleta de buenas canciones, atemporales, pulidas a fuego lento y con sumo cariño en la producción. Pronto, en escasos días Stills teloneará a Jonny Kaplan en su periplo por nuestras tierras. Una buena oportunidad para escuchar esas composiciones en directo. Esperemos que no tarde otro decenio en publicar un nuevo álbum. El jueves 15 en el OD Hotel de Barcelona (C/ Aragón 300). https://www.cooncert.com/es/entradas/barcelona/186133-jonny-kaplan-rami-jaffee-foo-fighters-

Sorprende el tono pausado inicial de los primeros temas, con deliciosos teclados, cuerdas y con atmósferas que le acercan a los grandes temas que algún día compuso su padre y leyenda Stephen Stills (la sublime “Hellfire Baby Jane, “Lonely Nights” que, si hubiese sido grabada en los 70 hablaríamos de un clásico o la misma “The Weekend”.

De hecho, al escucharlas nos vienen a la cabeza los primeros trabajos de otras leyendas que reinaron en un pasado: Elton John o Billie Joel. Quizás esa melancolía inicial en la primera cara del disco se debe a que, en realidad estamos ante un disco post divorcio del artista. Se nota en cada matiz, en cada surco, que Chris mamó música de calidad desde bien pequeño. Y no, no es un artista que vive de las rentas de su padre. Defiende su cancionero con personalidad propia.

Y eso, se mire por donde se mire, tiene muchísimo mérito. En la cara B del álbum Chris se destapa, abandona esa murria inicial y se saca de la chistera temas con mucho cuerpo, subiendo el volumen en canciones (algunas muy rockeras) que por momentos nos acercan al Ryan Adams más inspirado y a en ocasiones, gamberro: “Criminal Mind” es un buen ejemplo de ello. Claro, Ryan colabora en el disco.

También Zac Rae de Death Cab for Cutie según rezan los créditos. En “Blame Game” Stills vuelve a despeinarse con un tema con mucho boogie que se aproxima incluso a tintes punk con una crítica directa a Trump “..never in my lifetime did I ever fear that the Land of The Free would elect a bigot fascist” . En “Don’t be afraid” Stephen juega a ser Rufus Wainwright y termina el álbum con otras dos excelentes composiciones “Leaving you Behind” (la influencia y modo de cantarla vuelve a ser puro Ryan Adams) y quizás “In the Meantime” nos encontramos el sello más auténtico de su padre o, si me apuran, de CSNY.

 

Texto: Jordi Sánchez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: