Encuentros — 8 octubre, 2018 at 13:14

The Rad Trads, crisol de culturas

The Rad Trads son un conjunto que han hecho con su ópera prima toda una declaración de intenciones: una forma de ver la música, en la que las referencias a ese Sur de los Estados Unidos que pavimentó la cultura popular norteamericana y ha hecho de su país el punto de encuentro entre Occidente y las demás músicas del mundo, se entrelazan con el espíritu de Nueva Orleans y Chicago. Must we Call them Rad Trads (2017) es su manifiesto musical; y sus conciertos, un auténtico derroche de creatividad. Hablamos con ellos para que nos expliquen ese sonido tan personal, y cómo ha sido el proceso de creación del disco. Esta semana arranca una gira que debería calar en el público y situarlos donde merecen estar. Chequea las fechas al final de la entrevista y no dejes pasar la oportunidad, se lo agradecerás.

¿Cómo se formó la banda?

Nos reunimos todos en la Universidad de Nueva York. La banda se formó a raíz de que tocáramos en otros grupos que los demás integrantes del conjunto tenían antes. Necesitábamos hacer música y acercarnos a la gente. Luego soñamos con ir a Europa y poder descubrir formas distintas de entender la música. Tenemos que estar agradecidos por haber tenido esta oportunidad.

Ese toque de los años cincuenta lo encuentro muy acertado en la producción. Y la mezcla de estilos, también.

La mezcolanza de estilos es fruto de lo que somos nosotros como músicos. Conforme vamos adquiriendo más experiencia, nuestra música y nuestras canciones tienen se enriquecen mucho más.

¿Buscabais un sonido determinado antes de grabar?

Cuando nos metemos en el estudio siempre hay patrones determinados; pero también mucha improvisación. Si buscas que todo esté definido, las cosas no salen como esperas. El secreto está en no forzar el proceso.

Me encanta la Farfisa que metéis en «Delilah», así como esa especie de voces femeninas en los coros de «Keith Richards and I».

¡Nosotros también amamos la Farfisa! El que utilizamos en esa canción estaba rota. Si escuchas el principio de la canción, te darás cuenta. Los coros de «Keith Richards and I» están hechos por nosotros, mientras que la voz de soprano es de Alden, nuestro guitarrista.

Para vosotros, la influencia del rock norteamericano de los sesenta y setenta, es tan importante, como el soul y el jazz de Nueva Orleans y Chicago.

Estados Unidos es un crisol de culturas; y la diversidad de nuestro tejido social ha sido fundamental para el desarrollo de nuestro país. Pero también nos encanta el flamenco, el jazz o la música japonesa. Cuando tienes eso presente, lo tienes mucho más fácil a la hora de hacer música.

Alden, vuestro guitarrista, toca el saxofón en la introducción de «That´s Enough», y Mike Harlen, vuestro bajista, el piano en «At Ease Boys». En la banda no hay roles definidos

Los tenemos en el escenario. Pero cuando estamos grabando todo es mucho más abierto. ¡Incluso invitamos a amigos al estudio para que se unan y hagan ritmos!

¿Cómo fue para vosotros tocar en el Atlanta Jazz Festival?

¡Nos emocionó mucho! Fue nuestra primera experiencia en un festival. Desafortunadamente, no tuvimos oportunidad de compartir momentos con muchos artistas. Pero sí pudimos hacerlo un rato con Pharaoh Sanders antes de su concierto. Uno de los grandes del jazz, sin lugar a dudas. Se metió al público en el bolsillo desde el primer momento.

En Europa hay cada vez hay más bandas y festivales que apuestan por la cultura popular norteamericana. ¿A qué creéis que se debe?

Puede deberse a que la música del Sur de Estados Unidos es muy buena a la hora de influir en otros estilos musicales, porque su relativa sencillez permite que sea incorporada a otras tradiciones culturales más fácilmente.

 

Gira Octubre 2018

-10 ESPACIO LAS ARMAS (FIESTAS DEL PILAR), ZARAGOZA
-11 LOCO CLUB, VALENCIA
-12 EL PELÍCANO, CÁDIZ
-13 LOUIE LOUIE, ESTEPONA
-14 SALA X, SEVILLA
-15, 16 y 17 CAFÉ CENTRAL, MADRID
-18 EL ALMACÉN DE LITTLE BOBBY, SANTANDER
-19 SALA CAPITOL, SANTIAGO (OUTONO CODAX FEST)
-20 VALLÉS, PILOÑA. ACM BOCANEGRA
-21 EL ZAGAL, ALDEAMAYOR DE SAN MARTÍN

 

Texto: Alejandro Zambudio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: