Discomático — 11 octubre, 2018 at 7:40

Lucero – Among the Ghosts (Thirty Tigers-Liberty & Lament-Popstock!)

Resultado de imagen de Lucero - Among the GhostsSoy de los que prefieren a los de Memphis cuando exhiben músculo y pisan el gas, combinando a la perfección su faceta sosegada con la vertiente rocanrolera. De ahí que mis álbumes favoritos del combo capitaneado por Ben Nichols sean Rebels, Rogues & Sworn Brothers (2006), 1372 Overton Park (2009) y Women & Work (2012). Discos con producción cruda, arreglos exuberantes y hasta una sección de viento resoplando guapamente. Pero es imposible permanecer ajenos al brutal atractivo que encierran sus trabajos más intimistas, tarea a la que se han aplicado tras facturar la anteriormente citada trilogía con All a Man Should Do (2015), repleto de canciones que pinchaban hueso y cortaban venas, y en la que continúan con la edición de esta nueva grabación.

La sombría imagen, obra del fotógrafo Michael N. Foster, de una iglesia abandonada tras una inundación que decora la portada es el perfecto reflejo de una colección de temas que vinculan la corriente del gótico sureño y la tradición de contadores de historias del rock norteamericano con el cambio personal experimentado por Nichols al casarse y ser padre. Y es que Among the Ghosts nace de la responsabilidad de ser cabeza de familia, del miedo a la pérdida y de ganarse el pan con un trabajo que te obliga a estar meses enteros lejos de tu hogar. Como él mismo declaró a Rolling Stone: “El tono oscuro del disco es tal vez porqué ahora, con una familia, tan feliz, tengo algo que perder. Un miedo que antes no tenía”. Algo que es evidente en el tema título, aunque incluso cantando sobre soldados antes de la batalla, la escalofriante «To My Dearest Wife», o sobre los que piensan desertar, «Cover Me» —situándose en el contexto histórico de la Guerra de Secesión—, es obvio que está encajando metafóricamente esos temores.

Es redundante volver a resaltar la intensidad vocal y los méritos como letrista de Nichols que la sigue clavando con líneas certeras, que narran en apenas unas estrofas acontecimientos para los que otros necesitarían enciclopedias, el noir de «Long Way Home», así como la enorme capacidad de la banda para crear atmósferas con apenas unos acordes, caso de la espeluznante «Back to the Night» —con cameo del actor Michael Shannon— o «Always Been You». Producido por Matt Ross–Spang (Jason Isbell, Drive-By Truckers, Margo Price) este es un disco de envidiable madurez artística para una banda que ofrece doscientas actuaciones por año y que todavía no ha dado un paso en falso en veinte años de carrera. Imprescindibles.

 

MANEL CELEIRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: