Encuentros — 14 septiembre, 2018 at 12:40

The Kooks, regreso a la tierra prometida

El cuarteto de Brighton presenta Let´s Go Sunshine, quinto álbum de estudio en el que la banda ha decidido volver por sus fueros y dejar a un lado un camino que no convencía ni a propios ni a extraños. Hablamos con Luke Pritchard, vocalista, guitarrista y líder, sobre este valiente trabajo que abre una nueva etapa en la trayectoria de un grupo que había perdido la identidad que los puso en el mapa.

¿Por qué habéis decidido volver a vuestros orígenes en este nuevo álbum?

Bueno, yo no diría exactamente que hemos vuelto a nuestros comienzos. Lo que pasa es que tuvimos una “crisis de edad” en la banda y por eso decidimos tomarnos un descanso. Cuando retomamos el trabajo, sabíamos que teníamos que incorporar elementos de nuestros primeros discos. Teníamos demasiada obsesión por superarnos y eso no era bueno para el grupo, ya que suponía una presión desmesurada. Este álbum está pensado para redefinir el rumbo musical que queremos tomar de ahora en adelante.

¿Qué os preocupaba más, recuperar sonidos de vuestros primeros trabajos o romper con ese camino que dices que estabais tomando en los últimos proyectos?

Creo que ambas situaciones se han dado. Una de las primeras decisiones que tomamos fue trabajar como lo hacíamos antes. Ahora es muy distinto porque todo se hace con ordenador, pero para sacar adelante Let´s Go Sunshine decidimos reunirnos todos juntos en un estudio, probar distintos sonidos e intercambiar opiniones hasta dar con la tecla. Eran factores indispensables no solo para que el álbum funcionara, sino para demostrarnos que aún teníamos química como banda.

Por cómo lo explicas, este es probablemente vuestro disco más ambicioso.

Así lo aprecio, pero sobre todo porque es un álbum en el que hemos dejado de lado los experimentos y hemos procurado redefinirnos. Dejamos atrás procesos que ya no nos servían y considerábamos que era el momento de consolidarnos como conjunto, tras los cambios y las situaciones que hemos sufrido en nuestra carrera. Después de cuatro discos necesitábamos darnos cuenta de que podemos seguir componiendo y que podemos hacerlo empujándonos los unos a los otros. Desde luego, lo hemos hecho lo mejor que hemos podido.

Habéis lanzado el álbum poco después que los Arctic Monkeys, con quienes siempre se os ha comparado e intentado enfrentar. ¿Es una estrategia de marketing, pura coincidencia o es que os gusta competir con ellos?

(Risas) ¡Definitivamente no es nuestra intención competir con ellos! Somos grupos cuyos miembros tenemos la misma edad y tratamos de hacer buena música. No lo sentimos como una competición. Siempre ha existido comparación, pero somos totalmente distintos, más ahora cuando ellos han lanzado un trabajo en el que han cambiado completamente de registro.

Siempre habéis publicado discos con numerosas canciones. En tiempos de ‘música a la carta’ con aplicaciones como Spotify donde parece que solo triunfan los grandes éxitos. ¿Hay lugar para elepés con quince temas?

¡Claro que sí! Spotify tiene muchas y grandes opciones como las Playlists y es una gran plataforma para que la gente descubra música. Creo que la cuestión es cómo y en qué momentos la gente la consume. No creo que una persona se ponga la misma música para ir al gimnasio que para estar el fin de semana en su casa y es en los distintos momentos de cada uno donde hay cabida tanto para listas de grandes éxitos como para álbumes enteros.

Aparecisteis en un momento donde la música británica necesitaba nuevas bandas que sucedieran a los emblemas del Britpop. Como figura consagrada, ¿cómo ves la situación actual de la música británica?

Siendo honesto, el problema está en que estamos siendo aplastados por la inmediatez y la presión con la que los productores quieren trabajar. Esto impide a las bandas desarrollarse con naturalidad. Sin embargo, hay grupos que están haciendo las cosas bien, como por ejemplo Blossoms. Por otro lado, me gusta que a través de Internet haya bandas que intenten darse a conocer. Es una herramienta que nosotros no teníamos y que creo que ayuda a que la música cambie y lo haga para bien.

Texto: Borja Morais

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: