Encuentros — 12 septiembre, 2018 at 9:28

Brother Dege, ¿cómo narices llegó Tarantino a un bastardo de Lousiana como yo?

Resultado de imagen de brother dege

Podríamos decir que Brother Dege es uno de esos músicos de los que pocos han oído hablar. Un bluesman sureño blanco más, de esos que sumar a la lista de buenos músicos y compositores. Pero lo suyo tiene algo de especial. Por algo gente como Little Steven, Joe Bonamassa o el mismísimo Quentin Tarantino, que incluyó una de sus canciones en Django Unchained, se pirran por sus canciones. Acaba de editar un nuevo catálogo de las mismas, bajo el título de Farmer’s Alamanac (Psyouthern) y, la verdad, es que ya le tocaba dejarse caer por estas páginas.

 

¿De dónde sale el alter ego de Brother Dedge?

Siento decírtelo, pero no esperes algo muy misterioso. Dege es mi nombre y “brother” es como me llamaban en Lousiana mientras crecía. Estaba cantado.

 

Supongo que esos orígenes en Louisiana tienen mucho que ver con el nombre de tu anterior proyecto, Santería.

Bueno, pensábamos que sonaba genial y la banda era multirracial, como la religión. El batería era de Indiana, el bajista argentino y el otro guitarrista y yo teníamos origen franco-cajún.

 

El proyecto se acabó con el accidente de coche en el que casi muere vuestro batería, Krishna Kasturi.

Cuando tuvo el accidente llevábamos 10 años juntos y estábamos un poco agotados. Tuvimos mucha mala suerte y vivimos tiempos difíciles. Maldiciones, algo de vudú, problemas mentales (uno de nosotros pensaba que la CIA lo perseguía por todas partes), desalojos, trabajos de mierda…A pesar de eso logramos hacer buenos discos.

 

Hablando de tu carrera en solitario, la lista de seguidores famosos que tienes es inacabable. Uno de ellos Little Steven.

Sí, la verdad es que no lo conozco, pero sé que pone mi música en su programa de radio de vez en cuando y le estoy muy agradecido.

¿Y lo de Joe Bonamassa?

No lo sé. Solo sé que en una newsletter que hace recomendando música lo hizo con mis canciones, pero no sé si fue él o alguien que trabaja para él.

 

Lo de Quentin Tarantino es más serio. Has acabado en la banda sonora de una de sus películas.
Eso sí que no me lo explico ¿cómo narices llegó Quentin a un bastardo de Lousiana como yo? Me encantan los westerns y me encanta Tarantino, pero ¿acabar en una de sus películas? Todavía no sé cómo pasó, pero ahí está.

 

Muchas veces se habla de ti como un revitalizador del blues, aunque tu música es mucho más amplia.

Yo no lo llamaría blues. Tal vez hago psyouthern, una mezcla de psycho y southern rock (risas). Mis canciones no tienen ese sabor retro del Delta. Me gusta mezclar presente, pasado y futuro. Sin reglas.

 

Tus canciones, en general, y este disco en particular son sobre temas muy sureños. Imagino que son totalmente personales ¿no?

Claro, toda esa experiencia de nacer en un pueblo pequeño y tener que luchar para salir. Delincuencia, bandas juveniles, nepotismo, mezquindad, crimen, drogas, aislamiento, religión. Las rarezas habituales del sur, ya sabes.

Diría que este disco gira alrededor de algo muy oscuro, concretamente.

Sí. Es un disco marcado por la depresión. Escribir canciones siempre ha resultado algo terapéutico para mí. Eso se aplica a todos los discos de mi carrera. Aunque no siempre he tenido suerte en la vida, sí que he tenido suerte en las canciones. No importa lo que haya pasado, siempre he encontrado un buen grupo de canciones esperándome al otro lado.

 

Canciones con mensaje, pero ancladas en la rabia ¿es eso lo que quieres transmitir?

No sé si tengo un mensaje principal. No soy un político, soy un artista y la mayoría de los artistas apenas pueden mantener su mierda de un año a otro. Así que no me siento cómodo diciéndole a la gente como vivir sus vidas. No quiero comportarme como un gilipollas, sino como un ser humano decente.

¿Qué experiencias en tu vida te han influido para convertirte en un buen músico y compositor?
Ni siquiera sé si soy tan bueno. Trato de no pensar en ello. Pero para mí, el arte más grande siempre lo hacen personas que han pasado por un gran sufrimiento. Siempre. Hay toneladas de buen arte por ahí. Pero el arte grande es muy diferente. Probablemente proviene de personas sensibles que sufrieron traumas durante la infancia. Supongo que conmociona una parte del cerebro y lo hace más sensible a cosas, personas, detalles, cambios en el entorno. Fui testigo de muchas cosas traumatizantes cuando era un niño.

 

¿Cómo fue crecer en Lafayette? ¿Te influyó todo su ambiente musical?
Al igual que en muchos lugares del sur era extremadamente caluroso, tonto, brutal y sorprendentemente abierto. Pero también odioso, racista, duro, violento, callado, pobre, aunque ciertamente inspirador.

¿De quién has aprendido más cosas para tu música?
De Don Quijote.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: