Vivos — 13 julio, 2018 at 9:16

Jack White – Cruïlla, Parc del Fórum (Barcelona)

 

Indiscutible muestra de poderío la que ofreció Jack White a su paso por el Cruïlla barcelonés. El de Detroit demostró la razón por la que muchos lo consideramos la última (en todos los sentidos, ordinal y situacional) gran estrella surgida en el mundo del rock. Con una banda mucho más minimalista que en anteriores visitas, el siempre histriónico White, que decidió por ejemplo colocar a los fotógrafos en la mesa de sonido, hilvanó un show picoteando de toda su discografía. Tocó todos los estilos posibles (blues, rock, country, power pop…) y en todos demostró una excelencia a la altura solo de los grandes. Convirtió «Hotel Yorba» de The White Stripes en un tema semi country del siglo XXI, mostró en «Connected By Love» que las canciones de su último discutido trabajo encajan a la perfección dentro de su concepto de espectáculo, confirmó el carácter de hit que tiene ese «Steady As She Goes» de los nunca suficientemente valorados Raconteurs, y sucumbió, en el buen sentido, al rock de estadios con la inevitable «Seven Nation Army», durante la cual rompió una cuerda de su guitarra, cambiando la afinación en las cinco restantes mientras la canción continuaba para seguir atacando su famosísimo riff. Además, y en algo que no siempre sucede, estuvo simpático, comunicativo y con muchas ganas de agradar. Reafirmando su condición de súper estrella del rock y privilegiado instrumentista. Con aroma a genio.

 

Texto: Eduardo Izquierdo

Foto: Xavier Mercadé

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: