Sin categoría, Vivos — 31 julio, 2018 at 9:26

Damien Rice – Festival de Cap Roig, Calella de Palafrugell (Girona)

En la música actual está todo tan medido, tan calculado, que encontrarse a alguien como Damien Rice que elige los lugares en los que va a tocar en función de si su velero puede llegar a destino, explica el porqué este hombre estuvo tantos años desaparecido del mundo y al margen de los cánones de una industria caprichosa, impersonal y que nunca acertará a comprenderle.

Cuando nos visitó en sendos festivales multitudinarios en una horquilla de un año, Rice se mostraba como un músico que aparte de experimentar (con múltiples ruidos), iba con el misterio como bandera y esas canciones emotivas (y según él depresivas) como único soporte y en modo huraño. En cambio, ahora se lanza a comunicarse con su público, a hacer bromas al comenzar el concierto porque se oyen unos fuegos artificiales inesperados, monta un teatrillo para explicar una historia de amor tras reclamar la presencia de una fémina que tiene que cumplir con cinco condiciones previo a beberse entre los dos una botella de vino (literal).

Con lo cual, no hay guión, cada noche cambia el repertorio, improvisa sobre la marcha y a veces obedece bajo petición, se arranca inesperadamente con “Creep” de Radiohead, combina acústica roñosa con un piano en el que dice que se marea tras pisar tierra, y finalmente, tras la inevitable “The blower´s daughter”, llega el tema que muchos llevaban un rato pidiendo a gritos, una “Amy” que te congela, te hiere, te nubla la vista. Tras dos horas y media, el músico irlandés se despide victorioso, incluso en los silencios y estando en penumbra. Sabe que lo que hace es patrimonio suyo, y que no hay otro igual que él. Y se aprovecha de la circunstancia, pero con una diferencia, no hay nada impostado, es real como la vida misma.

Texto: Toni Castarnado

Foto: Mireia Fusté

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: