Encuentros — 16 mayo, 2018 at 11:39

Club del Río, comunidad creativa

Tocando muchos palos con naturalidad y desde una eminente libertad creativa, este colectivo musical madrileño presenta su radiante tercera obra, Sustancia, en un buen momento. Mantienen un toque luminoso, casi espiritual, en el que el folk y el sur tienen peso específico, pero siempre avanzando, a través de una búsqueda creativa interna que, bonita paradoja, les conecta con lugares comunes externos. La presentación oficial de Sustancia será este jueves 17 de mayo en la Sala La Riviera de Madrid. Ver más fechas al final de la entrevista.

Vuestro tercer disco ya está en la calle. ¿Cómo os sentís y qué lectura hacéis de su papel en cuanto a vuestro recorrido artístico hasta la fecha?

 Estamos contentos y tranquilos de seguir haciendo lo que nos gusta. Sacar un disco siempre renueva la intención de la banda y nos da aire fresco para los directos. Es un paso mas en nuestra evolución, un nuevo meandro del río clubero que tiene intención de recorrer muchos paisajes diferentes en su bajada. Vamos mejorando como músicos y como proyecto. “Sustancia” resume hasta la fecha toda nuestra evolución y es un reflejo del momento que vivimos hoy.

 ¿Cómo definiríais Sustancia? ¿Es simplemente una colección de canciones o hay algún concepto artístico más ambicioso o novedoso detrás de su elaboración?

La intención de “Sustancia” es mostrar nuestro lenguaje musical en este punto de nuestras vidas. Es una colección de canciones en su mayoría recientes, exceptuando dos de ellas que están rescatadas del pasado. Las recientes son las que ha marcado la temática y el concepto. El arte del disco gira alrededor de un lenguaje de símbolos, cada canción con su identidad. Algo así es nuestra música, cada canción un mensaje. Un paisaje diferente. Queremos mostrar que se trata de algo tan arcaico como los ideogramas. Hay algo primitivo en la búsqueda de la sustancia. Un impulso instintivo que no necesariamente responde a una intención general.

Al escucharlo me vienen a la cabeza ideas como blues, Mediterráneo, folk, África, espiritual, Caribe, Andalucía, The Doors… ¿Hasta qué punto creéis que tiene sentido esa lectura al vuelo de vuestra música?

Tiene sentido porque trabajamos influenciados por todos esos sonidos. Los siete de la banda escuchamos mucha música y muy diferente entre sí. Dependiendo del mensaje de la letra o la intención de la canción, aparecen subliminalmente todos esos sonidos del mundo que viven enganchados en nuestras cabezas. Nunca es una intención a priori, siempre es una consecuencia. Nos dejamos llevar.

Parece evidente que detrás hay un trabajo importante para dar con un sonido de autor, que defina vuestra personalidad creativa más allá de la rigidez de las etiquetas…

Hay un trabajo, pero como decía antes hay un punto de dejarse llevar. Para que salga el estilo propio hay que profundizar hacia dentro y mirar menos hacia fuera. Es difícil porque al principio siempre se intenta imitar lo que te gusta. Pero el aporte artístico único está en nuestra originalidad como personas únicas e irrepetibles. Si hay algo importante que contar hay que buscarlo con confianza ciega dentro de nosotros. Creer mucho en lo que se hace.

Habéis grabado nuevamente en los estudios La Mina. Qué papel juegan Raúl Pérez y La Mina en la confección del sonido CDR?

Es la mejor simbiosis que hemos encontrado. Raúl además de ser un pirámide, es una persona con la que se puede hablar, que escucha y propone. Su estudio en Sevilla nos hace sentir como cuando vivíamos todos juntos en Madrid. Es una casa-estudio donde vives y grabas. Nosotros siempre hemos buscado eso, mezclar la música con la vida. Convivir juntos y alimentarnos mutuamente. La Mina es eso, un lugar para mezclar trabajo con vida.

Habladme un poco sobre las colaboraciones del disco. ¿Las teníais claras antes de entrar a grabar?

Algunas son ya un imprescindible, como nuestro hermano Leo “El Cigüeña”, que forma parte del Club desde antes de ser club. Las demás las vamos proponiendo según nuestra relación personal con ellos. En este disco Faneka, que son un grupo de cuerdas maravilloso, con el que estamos haciendo cosas desde hace tiempo. Desde el primer momento queríamos proponerles participar. Harry Haynes es un músico inglés buen amigo nuestro de la época de Juan Serra en Brighton y después Tomasito, Manuel machado, Öve Larsson, Victor Iniesta forman parte de nuestra familia del El Volcán Música. Siempre buscamos nuevas colaboraciones y tenemos suerte de que quieran participar con nosotros.

Para la premiere del disco dobláis la apuesta, optando por La Riviera. Sin duda un objetivo ambicioso…

Nos hemos tirado a la piscina. Queríamos probar hasta dónde llega nuestra parroquia madrileña, que sentimos que crece. Estamos tranquilos, nos apetece y estamos preparando un bolo potentón.

¿Qué planes se avecinan en cuanto a presentación del disco?

Algunos festivales en Verano como Interestellar, Sevilla. Palencia sonora. Astromona, León. Reina Loba, Galicia. Sonorama, Burgos. Escuela de Entrelenguas, Ronda. También estamos preparando una incursión europea acompañando a una amiga nuestra de Inglaterra Ellie Ford y después de verano haremos gira peninsular para llevar Sustancia a todos los rincones. Estamos siempre abiertos a propuestas. El plan es trabajar duro, en definitiva.

Texto: Daniel González

 

Fechas próximos conciertos:

10 de mayo – Valencia – Casa Corona

19 de mayo – Sevilla – III Interestelar Sevilla 2018, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla

10 de junio – Festival Palencia Sonora

16 de junio – Monkey Weekend, Puerto de Santa María

10 de agosto – Orense Festival Reina Loba

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: