Encuentros — 22 mayo, 2018 at 18:46

Blixa Bargeld y Teho Teardo, potente alianza entre heterodoxos afines

Teho Teardo & Blixa Bargeld actúan el 6 de junio en el Teatro Victoria Eugenia, Donostia. Una única fecha que nos reencontrará con este creador inclasificable y carismático, interpretando material de sus discos de los últimos tiempos. El líder autodestructivo del grupo alemán Einstürzende Neubauten. Miembro clave de los Bad Seeds que utiliza su espeluznante grito agónico en el amenazador «Stagger Lee». Charlamos con el músico alemán.

Sin embargo esa imagen de Blixa Bargeld —la personificación del caos y del derrumbe de los edificios nuevos— ya no existe. Del taladro perforador de «Haus Der Lüge» o «Armenia» hasta el susurro casi imperceptible de «Ein Leichtes Leises Säuseln». El silencio es sexy. Un recorrido artístico enriquecedor y fulminante.

En esta última década, la colaboración con el italiano Teho Teardo ha abierto una nueva etapa altamente creativa en la música de Blixa Bargeld, grabando dos discos, Still Smiling (2013) y Nerissimo (2016), y dos EPs, Spring (2014) y Fall (2017) con versión de Neil Young.

Converso por Skype con el Blixa Bargeld de 2018, un músico sin pelos en la lengua, generoso, educado y muy conversador.

Con el disco Nerissimo vuelves a juntarte con Teho Teardo. ¿Cómo surgió vuestra colaboración?

Me contactó porque estaba escribiendo música para una obra de teatro en Italia y necesitaban una voz para la obra. Lo hicimos en varios lugares de Italia. La obra se llamaba Ingiuria de Chiara Guidi y trataba de los insultos. Tras esto vino a verme a San Francisco para escribir una canción para una película italiana llamada Una Vita Tranquilla [Claudio Cupellini, 2010]. Después decidimos que debíamos escribir más canciones.

¿Cómo es trabajar con Teho?

Fue muy fácil trabajar con él y realmente no es muy fácil trabajar conmigo. Mis gustos musicales son muy limitados pero puedo comunicarme con Teho muy bien y seguimos trabajando así hasta ahora. Normalmente, Teho escribe un borrador y luego yo voy y trabajo con él en ello. Quiero decir, habrá cambios. Cuando hicimos el primer álbum, Teho no tenía mucha experiencia en la escritura de los temas. Las canciones suelen seguir una estructura particular. Es perfectamente posible romperla, cantar sobre algo sin estructura alguna, todo vale, aunque con el fin de conseguir una lógica dialéctica tengo que readaptar ciertas partes. Por la misma razón, la mayor parte del tiempo terminé tocando el órgano en casi todos los temas. También toco otros instrumentos, pero el órgano es probablemente el instrumento principal para mí en todas las grabaciones de Teho y Blixa.

Al parecer tiene una manera de componer muy particular.

Le gusta escribir cosas que sean exigentes para los músicos. No en el sentido de ser demasiado complicadas sino difícil de tocar, como tocar las cuerdas muy fuerte o cosas así. Realmente nunca he estado presente en una de sus grabaciones con instrumentos de cuerda. Teho tiene su propio estudio en Roma. Yo trabajo en el que tiene Neubauten en Berlín y luego le visito en Roma y trabajo con él. Luego él viene a Berlín con el material y trabajamos de nuevo juntos en el estudio de Neubauten.

Es un método de trabajo costoso y problemático, ¿no?

Creo que componer es, lo primero, un problema. Un problema que necesita un camino, una necesidad de encontrar una solución. Este es normalmente mi punto de partida. Me invento un problema y luego intento encontrar la solución. Esto también es una vieja práctica de Neubauten. Inventarnos leyes sin ninguna explicación. Luego sigues esa ley y en algún momento quebrantas la ley. Creo que, como técnica de creatividad, en general, es una buena idea. Inventas tus propias leyes, sigues tus propias leyes y en algún momento las rompes.

Tener un cierto tipo de limitación.

El límite hace que sea más fácil encontrar el camino. Pero una limitación total no es un buen camino para encontrar soluciones.

Still Smiling es un disco gris, como de invierno, con la fuerza del cello dando cuerpo. Una portada que resume el espíritu del disco.

Cuando estaba pensando en la portada, mi idea eran las imágenes de espíritus esotéricos del siglo XIX. Antiguas fotografías que evocan fantasmas y espíritus esotéricos. Pero la mañana anterior a la sesión fotográfica me levanté con la idea de que tendríamos que llevar esos conos puestos. Fui a una tienda donde venden los cucuruchos. En Alemania te lo dan el primer día de colegio y está lleno de caramelos. Estaba claro que iba a ser en blanco y negro. Tampoco quería una letra normal en la portada, quería caligrafía. Así que Teho contactó un calígrafo en Roma, el que trabaja para el Papa, ya que todo lo que dice el Papa tiene que transcribirse en caligrafía. Aún lo hacen.

Para la portada de Nerissimo recreáis el cuadro de Hans Holbein Los embajadores.

En el último disco utilizamos una foto en blanco y negro, ahora la quería en color y me dije que quizás podría ser una pintura. Pensé en llamar a un pintor para que nos retratara. Pero si sale mal… sale mal, no puedes echar marcha atrás. Y de alguna manera el doble retrato se me apareció. Recordé el magnífico cuadro de Holbein. De cualquier modo, era lo apropiado para nosotros. Los dos intelectuales del Renacimiento, era fantástico. Y luego tienes esa mesa en el medio llena de artefactos derivados de la ciencia, libros y música. Mucha gente ha intentado analizar el cuadro. Nosotros pusimos cosas nuestras: un globo de Marte, un libro de cocina. ¡Fue divertido hacer la foto!

Los colores están muy presentes en el disco: el verde, el rojo, el azul… y el negro.

Creo que la idea inicial vino de una cita de un autor Palestino: “Si escribo en negro, entonces qué es lo que hago, gasto el negro. Ya no queda negro”. Es por eso por lo que no puedo escribir en azul, ni en rojo. La idea de decir “canto en negro porque quiero gastar todo el negro” es un nuevo giro en esa temática, en vez de hablar del negro como en «Black Is Black» o «Paint It Black».

Blixa Bargeld und Teho Teardo in Berlin

En directo te sirves de pedales de grabación. ¿Utilizas mucho los efectos?

Son procesadores de voces, un Harmonix y un Noise Case. Dos objetos que utilizo en mis performances en solitario. Cuando empecé a tocar con los Bad Seeds y me convertí de repente en guitarrista, tenía pedales con efectos. Un Jet Flanger, y otros que encargué construir para mí. Pero ocurría con bastante frecuencia que me los robaban, así que dejé de utilizar esos pedales. Durante toda mi carrera con los Bad Seeds, después del primer disco, he enganchado mi guitarra directamente al ampli. Sin efectos. Los únicos cambios que hacía eran en mi manera de tocar y cambiando las amplificaciones. Utilicé un Noise Gate que se conectaba al micrófono de la batería de Thomas Wydler y yo podía manipularlo. Lo puedes escuchar en «Red Right Hand» donde Thomas toca con escobillas. Pero aparte de eso casi no utilizo efectos.

Y en Nerissimo tu voz suena muy limpia sin nada de reverb, como si nos estuvieses hablando al oído, algo íntimo.

Sí. ¿Sabes, el tercer disco de la Velvet Underground? Hay una versión del disco que Lou Reed mezcló en mono sin reverb. No sé si eso tiene algo que ver para mí con lo íntimo, pero me he dado cuenta de que este registro con el que trabajo en este momento suena mucho mejor quitando toda la reverb.

Escribes las letras de las canciones teniendo ya algo de música grabada.

Anoto cosas todos los días. Es el material con el que trabajo normalmente. Cuando recibo un par de pistas musicales de Teho, suelo ponerme los cascos y las escucho dando un paseo o en un café. Escribo mientras escucho la música con la esperanza de que lo que escucho encuentre su camino hacia lo escrito. Luego quizás sienta que tengo que hacer unos cambios en la música. Por ejemplo, el tema «Animelle» era completamente diferente, la tuve que alargar y cambiar algunas partes. Es un proceso en el que la música se desarrolla en reacción a las letras, y las letras se desarrollan en reacción a la música.

Durante un tiempo con Neubauten, utilizasteis una baraja de cartas similar a las Estrategias Oblicuas de Brian Eno.

El sistema de cartas no era aleatorio. Escribí seiscientas cartas con indicaciones que tenían que ver con Neubauten, que se referían a instrumentos concretos, materiales concretos, a miembros del grupo en concreto y después tocamos. Tampoco había reglas sobre cómo se debía tocar. Uno escogía tres cartas al azar sin enseñarlas a los otros y la interpretaba a su manera. Con estas cartas grabamos un disco entero llamado Jewels [2007]. Es un disco que me encanta, porque suena a Neubauten, pero a la vez diferente. La última vez que lo escuché me pareció el disco más psicodélico de la última década y que hace honor a su nombre. Es tan bizarro y extraño en sus combinaciones de instrumentos y sonidos que me encanta. Es un disco precioso.

Teho compone muchas bandas sonoras…

Compone sobre todo bandas sonoras. Muchas de Paolo Sorrentino, Il Divo, por ejemplo. De vez en cuando queda para comer con Ennio Morricone. Es el gran compositor de bandas sonoras de Italia. También compone para Hollywood y la cadena de televisión HBO. Te puedo asegurar que no vive de los discos grabados conmigo.

¿Es verdad que utilizáis términos cinematográficos a la hora de trabajar juntos?

Teho ha hecho estudios de música y estudios de cine. Estaba claro que estaba encaminado a la música de las películas. Así que nos es bastante fácil hablar en términos cinematográficos. Hablamos de “primeros planos” o de “gran angular”, y de montaje. Es una terminología particular. Hay temas como «Buntmetalldiebe», de Still Smiling, que están editados como una película y la historia entera se desarrolla en términos cinematográficos también. Otros son básicamente como primeros planos que van más allá, y más, y más, y más allá hasta dimensiones absolutamente cósmicas.

Ahora estás girando Einstürzende Neubauten, un Greatest Hits Tour. ¿Tenéis pensado grabar nuevo material?

Estamos girando con Greatest Hits y Lament. Tocamos Greatest Hits en Bilbao el año pasado. Los festivales no son el mejor lugar para Lament. No tenemos pensado grabar nada por el momento. Creo que vamos a componer música para un ballet y eso es todo.

¿Y un nuevo disco con Teho Teardo?

Después de unos conciertos en Italia en mayo, iré a Roma y veremos lo que pasa.

 

Texto: Marcos García

Gracias a Idoia Rodríguez por su ayuda en la traducción.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: