Discomático — 16 abril, 2018 at 7:07

Me’Shell Ndegéocello – Ventriloquism (All Points-Popstock!)

De bien nacidos es ser agradecidos. Y Me’Shell Ndegeócello tiene claro de dónde viene, y seguramente hacía dónde va, y cualquier gesto, cualquier ayuda, trata de compensarla. Y si en 2012 hizo el tributo más bonito que se le ha dedicado nunca a Nina Simone —solo se la acerca aunque con otro estilo Lauryn Hill—, ella tenía también una cuenta pendiente con Prince, amigo —a pesar de que en su día escribió un artículo controvertido sobre su figura— y compañero musical durante años, al que homenajea con la balada «Sometimes It Snows in April» y ese gen taxativo. En este nuevo álbum, el primero en cuatro años tras encadenar unos cuanto seguidos, le hace un guiño a la música negra, principalmente la que escuchó cuando era más joven en Washington —el álbum lo ha grabado en California— en un periodo inconcreto durante la década de los noventa. Muescas a TLC, Sade, Tina Turner —impresionante la reconstrucción de «Private Dancer»— y George Clinton con el funk siempre como carta exclusiva y como sorpresa, una pequeña sacudida a Neil Young con un solo de armónica en «Tender Love» de Force MD tras pasarse horas conduciendo y escuchando Harvest sin parar. La música de Me’Shell siempre ha tenido un aire noctámbulo y arcano, con misivas urbanas, canciones de carretera y manta. Y si no, remito a recuperar Devil’s Halo —la crítica se prendó con él— y Weather, con infinidad de matices y un sonido fabricado por una intrépida como ella dirigido a los más aventureros. Con Ventriloquism tenemos garantizado otro viaje a una galaxia desconocida.

 

TONI CASTARNADO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: