Discomático — 23 marzo, 2018 at 7:59

The Sheepdogs – Changing Colours (Warner)

No llego a tiempo. Cuando lo nuevo de The Sheepdogs cae en mis manos el disco del mes de esta Ruta ya está asignado. Da igual. Sería rebajarlo. Porque este Changing Colours tiene ínfulas de disco del año. Llevaban tiempo avisando de que iban a hacer algo gordo pero ¿tanto? Porque no es que hayan hecho el mejor disco de su carrera, que también, sino que han puesto patas arriba el rock’n’roll y han dejado el listón muy alto a cualquiera que intente beber de la fuente de la que emanan Lynyrd Skynyrd, Allman Brothers Band, The Kinks o Crosby, Stills & Nash. No, no me he vuelto loco. A todo eso suenan Ewan Currie y compañía, aunque por encima de todo, suenan a ellos mismos. Además son osados. Y mucho. Puede parecer incluso pretencioso lanzarse con un disco de diecisiete canciones pero es que ¡no bajan el pie del acelerador ni un solo momento! Van a tener que convencerme de que «Nobody» no es un descarte de Muswell Hillbillies de los Davies, de que «Let It Roll» no es la pieza que faltaba en Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, de que «I’ve Got a Hole Where My Heart Should Be» no suena a The Band en pleno siglo XXI, de que «The Big Nowhere» no tiene nada que ver con Gil Scott-Heron o de que «Born a Restless Man» no está grabado justo después del «Ramblin’ Man» de los Allman. Van a tener que intentarlo, pero no esperen conseguirlo. Porque los de Saskatoon han puesto la piedra definitiva que los confirma junto a The Sadies como el mejor grupo de Canadá. Tremendos.

 

EDUARDO IZQUIERDO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: