Rutas Inéditas — 28 febrero, 2018 at 16:18

NEGATIVO, “Pánico en Alderdi Eder Park”

El informe que te dispones a leer fue gestado hace ya 3 años. Su destino era como texto del libreto que iba a acompañar la edición en vinilo de las maquetas de NEGATIVO limpiadas y remasterizadas. Por oscuros motivos (y son oscuros desde el momento en que son desconocidos) ese disco aun no ha visto la luz, quedando esta biografía sin publicar. En la edición impresa de RUTA 66 nº340 apareció un extracto de este mismo informe que ahora, tras la reciente desaparición de Borja Zulueta (vocalista de Negativo), hemos decidido publicar en su totalidad tal como iba a aparecer en la citada (y abortada a fecha de hoy) edición discográfica, cuya portada era un precioso grabado inédito de Iván Zulueta, cedido por Virginia Montenegro.

 

         REBOBINANDO

No se lo he preguntado a él, pero a Angel Altolaguirre me le imagino de adolescente en cualquier sala de juegos de Rentería insertando monedas en el jukebox, permitiendo que las mismas canciones de T.Rex, Gary Glitter, Bowie o The Sweet cambiaran poco a poco su vida. También cambiaron la mía en un circundante barrio de Bilbao, pues Angel y yo, además de igualmente enjutos, somos del mismo reemplazo. El glam fue la primera corriente musical que aquí se vivió simultáneamente al resto de Occidente. Los que amamos el glam entendimos mucho mejor el punk. Los otros, mayoría aplastante de aferrados a los males mayores del rock de los 70, contumaces religionarios de circunspectos cantautores o leñadores barbados de chuletón, esos otros eran los que llamaban maricones a Negativo cuando se topaban con ellos en directo.

Si esto ocurría en los dos años de existencia de Negativo (de verano de 1978 a verano de 1980), podéis imaginaros los improperios que una banda como Brakamán (con Jaime Stinus y Borja Zulueta) pudo recibir

4 años antes (con “Aladdin Sane” de Bowie aún caliente) en los mismos o similares tablados, llevando a extremos muy personales las enseñanzas del gay power, y versionando a sus ídolos de lentejuelas. Sus dos grandes singles de 1974 coinciden en el tiempo con el primero de Burning, pero la banda de Stinus y Zulueta les superaban en prestancia, profesionalidad y carisma. Si Negativo son pioneros, Brakamán lo fueron mucho más. Aún queda más claro en ellos la imposibilidad de cifrar en el ámbito peninsular ningún otro grupo con estas características. La guitarra de Stinus entra por la nuca, como solo Javier Esteve (Cerebrum) o Carlos Michelini (Ramoncín y W.C.) supieron hacerlo en este país, hasta la llegada de Tío Modes (La Banda Trapera del Río) y Altolaguirre.

        

         BRAKAMAN VS. NEGATIVO

Brakamán y Negativo, en lo formal, no tenían parecidos, pero tomemos buena nota de este momento y de este hecho:

El momento. Angel Altolaguirre asiste a un bolo de Brakamán en el Instituto de FP Don Bosco de Rentería y al ver tocar a Jaime Stinus recibe su primera iluminación: sabe que quiere dedicarse al rock’n’roll. El formidable guitarrista y productor, al que el lector conocerá por su labor posterior con Loquillo, estaba con La Orquesta Mondragón en los años de Negativo, siempre muy unido a Angel. Stinus apadrina a Negativo y Angel lleva el sonido en directo de La Mondragón. Yo recuerdo perfectamente que cuando La Mondragón tocaba en Bilbao era Stinus el acicate para ir a verles.

Ambos guitarristas son afilados, ambos superan el umbral decibélico hacia números rojos, uno más técnico, el otro más visceral, pero Jaime y Angel dejan atrás el concepto de punteo que entendían sus contemporáneos. En los pueblos los técnicos solían poner problemas para sonorizar a Angel porque nunca habían oído una guitarra que pareciera una sierra eléctrica.

El hecho: cuando Brakamán se disuelven, Borja Zulueta pasa a ser segundo y definitivo cantante y letrista de Negativo. Con Borja empiezan a funcionar como un grupo serio y viven sus mejores meses. Sin ceder en su faceta outsider, Negativo se dejan catapultar por Stinus y Santi Ugarte, esencial personaje de agitada escena donostiarra a quién situaremos más adelante. Empiezan a tocar con más regularidad. Borja canta muy bien, arrastra un poco las maneras de los 70 en el rock mesetario y eso acaba de fijar el estilo Negativo, el que ahora los críticos seniles clasificamos como proto-punk, curiosamente más punk y precursor en su primera etapa y más rock con la entrada de Borja. Lo que a nadie se le escapa es que Negativo van por delante del label punk vasco posterior, tan atentos a la eclosión británica y su deuda con el pub rock como a la previa ola killer en Detroit y New York. Y si alguien pensara que La Trapera pudo inspirarles (músicos curtidos en la era anterior, actitud dañina y guitarra barrenadora) que vaya desengañándose pues los 4 afirman haberles conocido posteriormente. Y desde luego si en algo se diferenciaban ambos grupos precursores era en el tratamiento vocal.

         EL PRIMER DONOSTI SOUND

Hasta 1979 Negativo predicaban en tierra de nadie, pero muy poquito después San Sebastián (con Rentería de satélite principal) sorprende con su primera escena vigorosa, con grupos de un nivel que ni

por asomo se dieron en el resto del País Vasco y a duras penas en otros lugares, salvo Madrid. Para todo aquel que piense que la asimilación del ska vía 2 Tone comenzó con Kortatu, ahí estaba la visión más pop de Mogollón. Y para los que pensaban que la new wave del año santo compostelano de 1979 era un fenómeno anglosajón, ahí estaban los clones pero estilistas UHF (con Rafa Berrio e Iñaki de Lucas). Los Elásticos y Los Patos también tuvieron mucho que decir….y estaban Puskarra (los elegidos de la agencia Tiburón), el pop más refinado de Iguales y Tu (pre-Sanchis y Jocano) o la propuesta más sideral e incomprendida, aberrante y genial de La Banda sin Futuro, ese germen / banda paralela de Derribos Arias con Poch, Alejo y Paul. Subterfuge rescató sus canciones grabadas en el mini CD “Grabaciones desinfectadas” (1997).

Pero aún había más y no solo Los Angeles del Infierno. El rockabilly, más psicobilly o más clásico, contó con maravillosas representaciones en Los Aristogatos (pre-Duncan Dhu), Los Olvidados o, los mejores, Oklahoma (otros que injustamente nunca grabaron). Añade a esto la representación de punk-rock urbano con Asco (que formó Juanma Estala, de Brakamán) y los primeros acordes rasgados de la simiente radical que, aparte del foco de Mondragon con RIP, en Donostialdea contaba con Basura (¿los que le fracturaron el incisivo superior a Mikel Erentzun?), Optalidón ….y Odio (Rentería), que datan de 1979 y por tanto coexisten con Negativo, al igual que Infarto. El batería negativo, Luis, el que más vida hacía en Rentería, recuerda que había cierta tirantez con ellos, que les miraban como a un grupo capitalino. Lo mismo les ocurría a los legendarios Los No, amenazados y mal vistos por la aguerrida peña punk de Rentería. Aún más jóvenes que Negativo, se habian formado en 1979, tenían canciones brutales como Jimy Jimy (temática similar a “El mono de Alicia”) y, aparte de editar un directo de 1982 hace años para Beltza Records, formaron al menos parte de los famosos compilados “Gipuzkoa Star 82” (Diputación de Gipuzkoa, 1982) y Punk Qué punk (DRO, 1983), a los que Negativo no llegaron.

¿Porqué Negativo en 1978 además de a The Clash y Sex Pistols, ya conocían a los Stooges, a Herman Brood o a Chris Spedding?. ¿Porqué de 1979 a 1981 Donostia cuenta con ese caudal de música moderna y artístico? Está claro que la proximidad física con Europa puede explicarlo, tanto por los discos comprados en Francia como por los instrumentos. Tres guitarras Gibson compradas en la Galia se traía ya Angel consigo (con milongas varias para engañar a los gendarmes en la frontera) cuando se instala en Madrid en 1980, concretamente de prestado durante 2 meses en la casa de la fotógrafa Mariví Ibarrola junto a Poch y Alejo, con unos Negativo ya más hundidos que tocados. Angel en Madrid si que percibe el anticipo de algo gordo. Es el año del homenaje a Canito, de “Pepi, Luci, Bom” y de “Horror en el hipermercado”. También percibe el incipiente cosmopolitismo de la ciudad y ve claro que la ambigüedad de Negativo hubiera sido mucho mejor entendida allí.

Pero el nivel musical que encontró fue bajo comparado con el que había en Donostia. Apenas había gente tan preparada como él, instrumentista, productor y técnico de sonido. Si la iluminación como guitarrista se la ofreció Jaime Stinus, la afición por la técnica le viene dada desde muy joven. Aprende sobre la marcha desmontando todo el aparataje al que tiene acceso. Con 16 años curra en una empresa de antenas colectivas y con 18 ya manejaba su primera mesa de mezclas. No le iba a faltar trabajo en Madrid.

 

         LUIS RUIZ Y LOS DUROS AÑOS EN LA FERIA

Pero no solo de Altolaguirre vive Negativo. Sus otros componentes no son precisamente jornaleros del rock. En 1978 Angel (Donostia, 3 de Mayo de 1958) toca en un grupo de verbenas de Rentería llamado Dolmen. A los tambores en Dolmen hay un sólido músico, Luis Ruiz (Rentería, 3 de Enero de 1956), a quién Angel debe esperar a que volviera de la mili para comenzar juntos el proyecto que se traía entre manos, una banda según sus gustos que les sacara de las tocatas en las fiestas de los pueblos, por entonces único método de supervivencia. Luis, como buen batería, es el contraste en esa banda de politoxicómanos con ansia de comerse el planeta. Aunque dedica buena parte de su vida a la hostelería, siempre llevó una vida mucho más asentada. Recuerda perfectamente las desavenencias que tenía con el resto de la banda que, afectados por la narcosis, tocaban mucho más acelerados que el.

A PARTIR DE 1980: Cuando Luis regresa de Madrid, con Negativo ya disueltos, estuvo en la banda Txangot y con parte de ellos fue miembro fundador y compositor de Para Lelos, grupo de renombre, rockero y humorístico, cuyo primer miniLP para DRO fue producido por Iñaki Altolaguirre. Pero Luis es un hombre práctico y les abandona antes de grabar, optando por volver a la etapa temporera de músico de verbenas donde permaneció algún año más hasta decidirse a cambiar las baquetas por la dirección de un negocio de hostelería que recientemente ha vendido, harto de poner kalimotxos.

 

         PABLO GASCUE

Además de sus otras labores, Angel ya curra en la tienda de Santi Ugarte, el hombre que, junto a los radiofónicos Luis Angel García y Gregorio Gálvez, más hizo por los grupos locales en aquel momento. Con su agencia Tiburón Concerts consolidó a San Sebastián durante muchos años como la tercera plaza estatal en giras internacionales. En Discos Ugarte Angel sella su amistad con Stinus y acaba de técnico de la Orquesta Mondragón. Por la tienda también se deja caer un espíritu libre de Gros, hijo de militar, cantoso en sus atuendos y con caracolillos impuestos en los lados de su cabeza, que atiende por Pablo Gascue. Santi Ugarte, implicado en la idea de Negativo (el nombre de la nada es idea suya), se lo presenta a Angel que enseguida le propone ser cantante de Negativo, lo que Pablo acepta encantado y se curra además unas letras ofensivas que le venían como anillo al dedo a las urgentes composiciones de Angel. Pablo se movía mucho, anduvo en Ibiza, en Marruecos y recaló a menudo por Madrid. Podría considerársele el primer vasco de los muchos que emigraron al foro y toman parte en la pre-movida. Allí Pablito con su look instigador no tardó en codearse con la gente de Kaka de Luxe, siendo actor secundario en su caótica formación, ejerciendo como corista en dos de sus bolos, uno en fiestas de San Isidro y otro en Loiola. Su paso por Kaka queda bien ilustrado en la vistosa foto con Alaska que puedes ver en este libreto.

Recordado por Angel como un ser de creatividad desbordante, Pablo necesita alimentar esa imaginación con viajes y con todo narcótico que se le ponga a tiro. Empieza a ser inconstante con los ensayos y en 1979 Rafa, Luis y Angel deciden prescindir de él. Su triste final ya estaba marcado. Su turbulencia vital y su mala suerte le llevan a inmolarse con la pistola de su padre.

 

                                                 “Pablo Gascue ¿en los urinarios de El Huerto?”

 

           

         RAFA BALMASEDA

Y hemos retrasado tanto la aparición es escena del bajista Rafa Balmaseda (Donostia (Amara), 14 de Marzo de 1961) precisamente porque se trata del miembro más conocido de Negativo, el más constante (sigue sin abandonar el rock) y el que desarrolló una carrera más claramente renombrada. Baste con citar que sus gafas talla XXL y su Fender Precision o su Gibson Ripper estuvieron ahí durante buena parte de la efímera carrera de Parálisis Permanente, banda en la que entró supliendo a Nacho Canut, el cual, sabiendo que dejaba el bajo en manos hábiles, se fue a Dinarama que es donde le correspondía.

También Rafa venía del mundo verbenero. Como era muy joven, le solicitaban para suplencias cuando los bajistas titulares eran llamados a filas. Tocaba en Arkaitz y en Gaizka y ya admiraba a Luis y a Angel de verles con Dolmen. Angel también supo cuando le vio tocar que Rafa iba a ser el bajista de Negativo. Cuando Rafa comienza a pinchar discos en El Huerto, Angel le habla de la idea de Negativo y le dice que tiene que ser su bajista. El Huerto es un mítico club en la calle Reyes Católicos en el que nos detendremos más adelante

Los recuerdos de Rafa son en general muy imprecisos. Tenía 17 años cuando entró en Negativo. Reivindica la primera etapa más visceral de la banda porque adoraba a Pablo y no olvida como ambos se subían desde Donostia al Colegio de las Agustinas de Rentería (donde Negativo ensayaba) en la Mobylette de Rafa y con el Fender colgado del manillar, jugándose el tipo pero siempre llegando a la cita.

A PARTIR DE 1980: La carrera como músico de Rafa Balmaseda en Madrid en los 80 es poco menos que meteórica, aunque no se le conoce continuidad como pinchadiscos, cuando, según Borja, en El Huerto se pegaba unas sesiones memorables. Ocupando un viejo sofá en un pasillo de la casa por donde pasaron todos los guipuzcoanos emigrados (en la zona de Pza Santa Ana), Rafa supo muy bien abrirse camino porque se fue con 9000 pts, su Fender, su Marshall y su maleta. No cuajó en Derribos Arias por tocar demasiado bien. Si lo hizo en Glutamato Ye-Yé donde permaneció unos meses. Pero donde se le abrieron los ojos y colmó todas sus aspiraciones de inmigrante fue con su incorporación a Parálisis Permanente. Si Angel sustituye a Carlos Berlanga en Dinarama, Rafa sustituye a Nacho Canut en Parálisis Permanente y vive las mejores sensaciones de su vida profesional. En realidad fueron 2 años pero su densidad y la agudeza y personalidad de Eduardo Benavente, marcaron a Rafa de por vida, siendo muchas de sus aventuras musicales posteriores tributos más o menos solapados a Parálisis. Tras la fecha fatídica del accidente en Alfaro, el 14 de Mayo de 1983, Rafa no duda en unirse a Seres Vacíos, el grupo que había formado Ana Curra simultáneamente a Parálisis. Es el único miembro que permanece con Ana en dedicación exclusiva, pero las ocupaciones de Battaglio y Carlos Torero les impiden dar suficientes bolos para que Rafa subsista, ve las orejas al lobo y se vuelve a Donostia. Poco tardarán las nuevas aventuras de Speed (con dos ex-No y dos ex-Asco), Vidas Ejemplares (con el único miembro de No superviviente y el después brazo derecho de Rafael Berrio y productor de renombre, Iñaki de Lucas), Púrpura…Un excelente recuerdo de su figura es cuando salió a escena en algunos temas en la recordada gira que Ana Curra se montó con Manolo La Uvi en 2012. Aunque Rafa se distanció durante unos años, tras un tiempo con los cántabros Paralítikos anda ahora metido en una nueva banda llamada Dosis Gray.

 

PRIMERA MAQUETA. EN EL LOCAL   

                       Primera maqueta con Pablo

Esta formación de Negativo con Pablo Gascue al micrófono dura desde verano de 1978 hasta un momento determinado de la primera mitad de 1979 que nadie sabe precisar. Graban una primera maqueta como entonces se venía haciendo: a golpe de record & play con un radiocassette. Sonido fullero y esencia callejera, pero se nota mucho que no son novicios. Son 9 canciones apresuradas, primitivas, menos curradas que lo que serían las posteriores con Borja, definitivamente más punks, pero más que sobradas para darnos cuenta, 37 años después, de lo que estaban anticipando y cómo se las gastaban Negativo.

Por no abusar del sonido a local hemos seleccionado 4 de estas píldoras, entre ellas quizá sus dos temas más emblemáticos y memorables, que vas a poder escuchar en esta y en su versión con Borja, hits preclaros que la vieja guardia donostiarra se conoce de memoria. “Sor Teresa la Perversa” es como verte un video porno en la sección “monjas”, pero en lugar de gimoteos hay un afortunado riff mantenido y esporádicas sacudidas de una guitarra tan perversa como la propia Teresa. La constitución española no llevaba ni un año aprobada pero, de haber sido editada esta canción, apuesto a que hubiera desatado reacciones papistas. Otro ostión cuya letra sobre una buena amiga de Pablo aun casi nadie entendía en los 70 fue “El mono de Alicia”, rockera sin ambages, conducida por una guitarra más setentera, punto culminante en sus conciertos. Premonitoria de las propias adicciones en el seno de Negativo, nos habla de un tiempo en que ser yonkie aún conservaba un cierto halo de dandismo y distinción, ideal para San Sebastián.

Completan la selección de temas primerizos una declaración de principios universal llamada “Borracho callejero”, tedeum absoluto de puro descaro juvenil y única canción de Negativo versionada con elegancia por The Snobs muchos años después. También “Pánico en Alderdi Eder Park”, con ese aroma lejano a rock urbano que en realidad es el sonido “Negativo”, reconstruye una escena cotidiana de las que se vivían en el parque del ayuntamiento donostiarra y decenas de lugares más, cuando el uniforme de los maderos aún no había cambiado de color. De hecho era Rentería (pueblo satélite gris y caótico con mucha emigración) el foco más importante de grescas policiales. Se dice que la policía se lo pensaba mucho antes de entrar a dar hostias a su alameda, dado el importante foco de resistencia que se creaba día si y día también. Negativo, como los demás, recibieron culatazos, pelotazos y porrazos sañudos de los que pocos nos libramos, odiaban a la pasma pero no estaban interesados en la denuncia social. Y como no pasaban desapercibidos, fueron tan víctimas de la autoridad como de los vascos en lucha. Esa represión a pié de calle fué decisiva a la hora de poner pies en polvorosa hacia Madrid. En la letra, Pablo refleja muy bien el momento, con el detalle del niño al que se cae su merienda cuando la poli invade el parque.

Siempre enchufados por Santi Ugarte, los Negativo de Pablo dieron (aparte de otro en Martutene) un único bolo, pero no en cualquier lugar sino en el mismo Velódromo de Anoeta (donde llegaron a tocar 3 veces) como teloneros (oh anacronismo!!) de los británicos Colosseum, cuando sus logros iniciales habían ya degenerado en ese endémico jazz sinfónico tan del momento.

 

 

         LLEGA BORJA

Muy poco tiempo debió de transcurrir desde la marcha de Pablo y la entrada de Borja, año y pico después de la rotura de Brakamán. 8 años menor que su hermano Iván, Borja Zulueta nace en Donostia (mansión Villa Alhoa de los Zulueta en la colina de Miraconcha, muy cerca del palacio Miramar) el 4 de Junio de 1951 en el seno de una familia de prosapia dedicada a las artes. Madre pintora, padre director por entonces del Festival de Cine. Con él, Negativo se convierten en una banda más profesional. Al fin hay continuidad en los ensayos y Zulu Junior no solo entona de maravilla con su deje grave como ya demostró en Brakamán, sino que tiene las mismas o superiores tablas que Angel, Rafa o Luis. Cuando Angel, por idea de Santi Ugarte, le pide incorporarse, Borja queda encantado porque ya había visto a Negativo en directo y le impresionaron. Con su entrada, el grupo se viene arriba y pegan el gran estirón como músicos. Siguen siendo ellos pero con la pequeña dosis de 70’s que imprime Borja, la justa.

Con la banda al fin consolidada, incorporan versiones que solo podían ser de Iggy Pop con o sin Stooges, concretamente “TV Eye” y “Take care of me”. ¿Quién si no La Iguana puede definir con más pericia a una banda que vive el glam pero que lleva el ADN mitocondrial rockero (o punk) en sus células?. Pero cuidado!, en Negativo esta simbiosis con Iggy no es casi evidente. Es después, con Angel y las Güais donde Angel toma el micrófono, cuando la comparación se convirtió en un sambenito que Altolaguirre tuvo que padecer durante años.

A PARTIR DE 1980: Cuando Negativo ya es historia, Borja trabajó para Santi Ugarte (Tiburón) en producción durante 10 años, empresa que luego pasó a ser Get In con Iñigo Argomaniz. La gran mayoría de conciertos de gran aforo ocurridos en Euskadi llevan la mano de Get In detrás. Borja fue también durante un tiempo road manager de Los Piratas. Hace ya muchos años que dejó de lado todas las actividades musicales.

 

         SEGUNDA MAQUETA

Los nuevos Negativo respetan parte del repertorio de Pablo, pero otras canciones van surgiendo, algo más largas (ya rondan los 3 minutos) y con un lime de asperezas que deja perplejo. Si te imaginas un acabado pelín más limpio en un tema como “Haciendo el amor” visualizas otro rock-hit a primera vista con melodía bordada en la voz de Borja y entretejido de guitarra característica del arcángel Altolaguirre. “Tan divertido” combina un riff tipo “Jean Genie” (alguien también llamó a Angel el Mick Ronson español) con una aceleración punk con la motosierra en acción.

Estas nuevas canciones junto a la revisión de “Sor Teresa la perversa” y alguna otra pueden considerarse su segunda maqueta, de la que nadie guarda carátula y ni siquiera queda claro cuántos temas contenía. No había dinero para pagar un estudio, así que Stinus se encierra en el local con ellos y dispone cambios para simular un habitáculo de grabación casero. Habían heredado de Brakamán una estupenda mesa de válvulas de marca Golden Sound. Entre el y Angel colocan estratégicamente los micros y mezclan directamente a derecha-izquierda a una buena pletina. Proponen también agujerear la pared y Luis recuerda perfectamente cómo en un muro de unos 60 cm. tuvo que abrir un boquete de 2×1 y lo hizo a golpe de mazo. Lo cierto es que las canciones suenan muy bien para las condiciones habidas, un sonido que está mucho más cerca del de su maqueta postrera grabada a pelo en IZ que de la primera, para la que apenas disponían de medios.

Así pues, entre la entrada de Borja y el apoyo de Tiburón, Negativo ofrecen un más que reseñable número de conciertos en su corta vida. No es por tanto aplicable a su figura la palabra malditismo, solo si tenemos en cuenta que no editaron, pero es que grabar un mísero single en esos años era para muy elegidos y Negativo eran muy vándalos para ser elegidos de nadie. Nunca se amedrentaron ante los insultos del público aberzota, que así se llamaba por entonces al abertzale furibundo-gañán, improperios frecuentes si tenemos en cuenta que compartían cartel con lo que había, o sea, con cantautores (unos interesantes, otros plomizos) o con las huestes del Mariscal Romero. Altolaguirre, la cólera de Dios, era pacífico de entrada pero tuvo la mano muy floja según todo el mundo asegura. Cuando vivió en Barcelona años después, el escritor Jaime Gonzalo le recuerda como un auténtico bandarra que prefería moverse con la purria, en la sordidez de la periferia. Jorge Reboredo siempre se refiere a él como un rebelde nato que no hacía ascos a la refriega si se sentía atacado.

Negativo son portada del Muskaria #5. Tocan en pueblos, colegios, polideportivos, fiestas, con Saxon, Barón Rojo, Leño, Triana, Itoiz o Urko y todo ello lo hacen simultáneo con bolos en su segunda casa, el histórico Bar El Huerto.

 

         EL HUERTO

Fue un céntrico y mítico bar donostiarra que supuso la tabla de salvación para melenudos, punks, díscolos y fumetas de aquella difícil época. Era el lugar de parada y fonda de Negativo. Allí podías escuchar, cuando las tascas de lo viejo aún usaban musi-k7’s de Itoiz, lo más granado y novedoso traído de Francia o Londres. Los No eran fijos también, incluso se dejaban caer los más revoltosos punks de Rentería y de los neighborhoods de Donostia.

Negativo ya se sentían y eran extraterrestres para las fuerzas del orden y la ley y alienígenas para toda una juventud metida de lleno en política. ETA da comienzo a la táctica de ataque a los centros de venta y consumo de estupefacientes, conscientes de que la droga restaba energía para la lucha. Poco tardan miembros de la propia organización en adoptar el speed como droga nacional y en ser sospechosa de contar con narcotraficantes en su seno. El caso es que El Huerto es su primer blanco. En Abril de 1980 un artefacto depositado en los servicios provoca numerosos destrozos en el local, que no tardó en ser cerrado por el ayuntamiento. No hubo víctimas pero Angel tenía la llave del local y lo había abierto un rato antes con sus amigos para acabar la noche.

Por entonces Angel llevaba el sonido de los directos de cantantes euskaldunes como Urko o Gorka Knorr. En ese ambiente, no le es difícil enterarse de quienes fueron los autores del golpe y por supuesto, se lo recrimina duramente a la cara en una visita con otros punks al txoko que frecuentaban. Pero el daño ya estaba hecho y el shock deja la suficiente huella en Angel como para ver claro que este es el aviso para cambiar de ciudad y empezar a buscarse la vida en Madrid, cosa que, siendo como es, no le va a suponer gran esfuerzo.

El propietario de El Huerto, Javi, una suerte de road manager para Negativo, fallecía aun recientemente en 2015.

         MAQUETA EN IZ

Mientras estos sucesos ocurren y se prepara el fugaz salto de Negativo a Madrid, la banda ya había conseguido al fin entrar en los estudios IZ a grabar 7 temas nuevos más 3 alhajas muy mejoradas de la etapa de Pablo, una ya grabada (“El mono de Alicia”) y dos no registradas hasta ese momento, cuya letra es fácil deducir que pertenecía al añorado vocalista anterior. Una el comic gore de “El vecino” y la otra un nuevo canto explícito a la incorrección en minuto y pico (“Pis”). Una decena de canciones que apuntalan su estilo personal, que van a constituir su legado definitivo y que para este disco hemos querido reproducir en su totalidad. El presupuesto es nulo así que Jaime Zulueta, el hermano mayor de Iván y Borja, tiene el detalle de correr con los gastos. La registran como muchos grupos de ahora: en una sola toma a golpe de “one, two, three, four”. No es mucha la diferencia de sonido con la anterior demo grabada por Stinus en el local, pero no contiene ni un segundo de relleno. Cuesta escoger entre las dos composiciones con madera de hit inspiradas o dedicadas por Borja a Virginia Montenegro (ver separata). En el momento de redactar este libreto solo la conozco de varias conversaciones telefónicas, pero ya con ellas doy por justificado el platonismo inherente a “Que no haría yo por ti” y el más sutil, la lucha de seducción que supone “Con la espada y la pared”. Un groove de bajo irresistible con aliento guitarrero conduce “En la cuerda floja”. Hay predicciones de la explosión nuclear y pataleta por no haber tenido tiempo a catar todas las drogas (“Vamonos al pajar”), cantos a la vida al revés y al lolitismo (“Quiero ser anormal”) y odas rockistas a un domingo amargo, con letra de Angel como delata la alusión a la nariz (“El apartamento”)

        

         AGONIA EN MADRID

Estamos ya en verano de 1980. Tras el concierto en El Sol en Junio, Negativo están ya empezando a mostrar signos de decaimiento. No está muy claro si, tras El Sol, todos regresan o alguno permanece en el foro. En Julio es su pase por el festival de la playa de Lekeitio y en Agosto, el mes menos indicado, los 4 se citan en Madrid con la firme idea de conseguir un contrato o mandarlo todo al garete. De hecho Rafa y Angel ya tienen alguna puerta abierta por allí, lo cual hace más negativo el futuro de valga la redundancia. La noche en que tocaron dos temas en una fiesta en Rock-Ola queda reflejada en el capítulo que dedicamos a listar los conciertos ofrecidos por Negativo. No está muy claro cuando, pero consta que Negativo, cuando ya todo era un poco desastroso entre ellos, llegan a ensayar unas semanas en Madrid en unos locales de calle Orense.

         ANGEL A PARTIR DE 1980. PRIMEROS CONTACTOS Y PRODUCCIONES

Entretanto, el todoterreno Angel empieza a sacar rendimiento a sus conocimientos. Tenía ya su experiencia al aterrizar en Madrid, como técnico de la Orquesta Mondragón (en su etapa genial con Stinus y Popotxo) y en estudios de Bilbao y Donostia donde se curraba demos para televisión y montajes varios de sonido. Es técnico, es productor y es músico (incidía el mismo en que era un mal guitarrista con mucho gusto y oído) lo cual, como hemos visto, tampoco abundaba tanto en los albores de la movida. Cuanta además con ese desarraigo, esa ausencia de escrúpulos a la hora de abordar cualquier estilo, algo consustancial a los músicos que han hecho verbenas.

No tarda en contactar con la agencia de contratación Roll que le coloca de técnico de sonido para todos sus grupos, Pegamoides incluidos. Cuando se forma Dinarama y Carlos Berlanga se va a la mili, Olvido mete a Angel como músico a sueldo. Simultáneamente comienza a hacer producciones, la primera el único single de Fracción del Ejército Rojo (“Partisanos del Soviet”, Goldstein, 1982), banda paralela de Glutamato y Sindicato Malone, con Rafa de bajista. Angel entra en su gran época de esplendor pues, entre otros muchos, produjo un disco de platino, “Canciones profanas”, el primero de Dinarama (Hispavox, 1983). También superventas fue la versión cañera en single de “Rey del glam” con “Rumore” de Rafaela Carrá en la otra cara (Hispavox, 1984).

En 3 meses de carretera con Alaska, recuerda Angel, la caja era de unos cuantos millones de pesetas, que le permiten pagarse holgadamente sus palabras mayores.

Otras producciones de renombre son la de Gabinete Cailgari “Que Dios reparta suerte” (DRO-3 Cipreses, 1983) y la de Zarama “Indarrez” (Discos Suicidas, 1984). Pero también destacan singles y LP’s de Buenas Vibraciones, Franky Franky, Los Nikis, Desechables (sus discos del 87 y 88), Angel y Las Güais, Moncho Alpuente, Anónimos (German Coppini)….sin olvidarnos de y sus escarceos en teatro como por ejemplo la música original y producción de una naumaquia en el Teatro Romano de Mérida.

En televisión tuvo que ver con los dos programas de gran calado en aquella musical parrilla de los 80:

– Para “La Bola de Cristal” compuso dos canciones que fueron videoclips hoy a golpe de “enter”: “El club de los borrachos” y “Johnny Tornillo”, aberrante moviola con Angel encarnado en el tal Johnny en una versión majareta de “7 and 7 is” de Love.

– Para “La Edad de Oro” como técnico de todos los grupos de sus primeros programas. El fué quien sacó chispas a la mesa de aquel plató difícil de sonorizar y enseñó el truco a los que vinieron después.

No he podido reprimir dedicar un breve capítulo aparte a la integración total de Angel en el mundo de las filosofías orientales (reiki, yoga, sanación con cristales de cuarzo, quinesiología…) con mención a sus discos de mantras. Pero debemos prescindir del resto de su peculiar trayectoria: la errática y dilatada vida de Angel y Las Güais, sus residencias en Barcelona y Zarautz, su devenir como guitarrista de Desechables (muy bien documentado en el documental “El peor dios”, donde Angel nos regala asanas y la vocalización de un mantra)…etc, etc. Su vida da para un libro-película que alguien se encargará de realizar algún día. A mi me queda la honra de, partiendo de la nada, haber conseguido implicarle y tras el a Luis, a Rafa y a Borja, haciéndoles interaccionar tras décadas sin hablar entre ellos, cargándoles de ilusión para la justa y necesaria plastificación de aquellas viejas canciones de Negativo que llevaban camino de perderse ignominiosamente.

 

GRAN LUZ BRILLANTE

Supongo que en más de una ocasión Angel habrá reflexionado sobre la paradoja de que Negativo fueran bautizados precisamente con una de las palabras más proscritas para la filosofía oriental. El tiempo y la dualidad se volvieron, para bien, en su contra. Una dualidad que el guipuzcoano arrastró muchísimos años para decantarse después hacia la espiritualidad. Se cuentan por cientos los jóvenes de vida disipada que, tras sobrevivir por azar a casi todas sus amistades, abrazan la mística en cualquiera de sus manifestaciones. Pero pocos habrá tan metidos hasta el tuétano como Angel, veterano maestro que trabaja en ello, con placer de iluminado, todos los días de sol a sol.

“El sentido de la vida es el obligatorio, o sea, vivir”. Esto respondía Angel a una pregunta tonta (¿Cual es el sentido de la vida?) en un viejo RUTA 66 de 1997. Podía tener varias interpretaciones pero yo al leerlo ya vi que el hombre que se rajaba el abdomen en el Agapo en un bolo con las Güais en plenos 80, no esperó a la madurez para meterse de lleno en el camino hacia la paz interior y, como suele ser habitual, comenzó por el yoga.

“No empecé con el yoga de forma constante hasta más o menos 1990. El resto fue gradual, desde superar mi adicción a las drogas hasta dejar de fumar y beber. El camino lo marca mi deseo de estar cada día mejor y más fuerte, flexible y feliz, con una fuerza de voluntad invencible como corresponde a un Tauro. Mi formación de yoga fue tanto en Madrid como en la India. El reiki y la alimentación crudivegana me ayudan a superar la mayoría de las trabas que van apareciendo”

            Lleno de curiosidad tras verle entonar un mantra en el documental sobre Desechables, le pregunté acerca de su discografía con este tipo de sonidos.

“Llevo grabados 7 discos de mantras, 3 como “Ecos del Alma” y 4 como “Angel y María”.

       Puedes encontrar los discos en su centro de operaciones en pleno Malasaña (La Tortuga Feliz) o en otros locales similares. Pero es mi deber remitirte a los correspondientes y completos bandcamps de Ecos del Alma y Angel y María. Y para poder comparar donde ha llegado Dr. Jekyll cuando consiguió desprenderse de Mr Hyde, está su recopilación de clips y directos de todas sus épocas en el portal Musictonic. Vé por ejemplo a “Espacio Ronda. Ecos del Alma – Om Shanti Om” y juzga tu mismo. Es Pepa Ripoll su compañera de viaje en esta agrupación, la chica de Buenas Vibraciones, la aventura lisérgica paralela a Glutamato en que Angel participó. El mismo Patacho canta en una de sus canciones. Y su sobrina Margari en otra. Margari y su hermano Iñaki son los impulsores de una curiosa banda de música disco en euskera llamada Anai Arrebak. Son hijos del fallecido Iñaki Altolaguirre que fuera productor, entre otros, de los buenos tiempos de Loquillo.

En otro contexto cuando en uno de mis primeros interrogatorios le pregunté acerca de la colección de bragas que decía poseer cuando se editó “Tus bragas” de Angel y las Güais, entendí que conseguir memorabilia de Negativo no iba a resultarme tarea fácil.

“Una de las grandes enseñanzas del yoga, el desapego, me hizo mucho más liviano y receptivo ante el maravilloso viaje de la vida. No conservo absolutamente nada de todas esas aventuras, ni discos, ni bragas, ni gayumbos. Solo alguna pequeña cicatriz, una gran sonrisa y, por supuesto, la vida”

 

         VIRGINIA, IVAN ZULUETA Y ANSIEDAD CON ARREBATO

 

 

Las historias paralelas a Negativo entrecruzan a trascendentales personajes sin los cuales probablemente nada hubiera sido lo mismo. Dos fundamentales son Virginia L. Montenegro e Iván Zulueta. Esta deliciosa instantánea parisina les captura a ambos en los felices e iniciáticos primeros 70.

Virginia, amiga de ambos Zulueta hasta su muerte y también de Rafa Berrio, es mucho más que una atesoradora compulsiva de fetiches de todos sus amigos ilustres. Su trabajo hasta 1990 como encargada de camerinos y catering para Tiburón Concerts afianzó su papel esencial en todo el devenir del ambiente donostiarra, del que fue y sigue siendo musa y marquesa. Virginia ha aportado varios datos certeros sobre Negativo para este opúsculo, datos que sus componentes no recordaban o en los que no se ponían de acuerdo. Afirmaciones algunas extraídas de largas conversaciones telefónicas en que ella me cantaba “El mono de Alicia” mientras repasaba su rebosante anecdotario vital, que también lo es el de toda esa Euskadi Sioux, bohemios de guante blanco de todas las ramas del arte, en su mayoría emigrados pero en SS germinados, con Zulueta a la cabeza, algo de lo que San Sebastián siempre pudo alardear porque hubo vida más allá de las mentes preclaras de Oteiza y Chillida o el patriarca Mikel Laboa y su recíproca gran admiración con Zulueta . Sin ir más lejos el compañero de Virginia fue el fallecido Vicente Ameztoy, orgullo de la pintura figurativo-surrealista vasca.

 

Iván Zulueta y Virginia Montenegro delante de Notre Dame en 1973

 

Ahí están, entre otros muchos, el brillante Jose Luis Zumeta y el ya desaparecido Juan Carlos Eguillor ó el hombre de cine Elías Querejeta o, algo posterior, Rafael Berrio (y sus amigos poetas) o Xabier Montoia, cada uno en su universo. Los talentos de Poch, Ibón Errazkin, Teresa Iturrioz, Javier Aramburu ….todos ellos son producto posterior de esa riqueza artística precoz a orillas del Urumea. Unos pusieron la semilla y otros la cultivaron. Todo es arte.

Negativo podían ser chicos de la calle y, con la excepción de Los No o La Banda sin Futuro, sus inquietudes musicales no fueron compartidas con nadie en la ciudad. Hay que esperar 7 años para que su testigo sea musicalmente recogido por La Perrera y todas sus derivaciones hasta Lie Detectors. Pero a finales de los 70 el nicho ecológico para ellos eran las zonas céntricas junto al mar, donde se concentraba esa vanguardia artística que siempre tuvo la ciudad, ambiente en el que Negativo eran respetados.

Iván Zulueta es el modelo perfecto del “too much too soon” que también afectó a Negativo. A pesar de sus épocas oscuras, su biografía es tan densa (especialmente en sus 18 cortos y en sus cientos de ilustraciones) que preferimos no penetrar aquí en ella, porque nos veríamos negros para saber si su papel como primer inductor del pop art y Warhol en España o su sellada amistad con Vainica Doble o sus carteles para Almodóvar o Buñuel, tienen prioridad ante aquel programa brutal de la TV única de finales de los 60, “Ultimo Grito”, y su continuación en el cine con la esplendorosa “Un, dos, tres, al escondite inglés”. Remitimos a su web (ivanzulueta.com) para completar detalles y poder ver todo su catálogo en orden alfabético. También es de ley destacar aquí su exquisito gusto musical, adaptado a los tiempos y nada habitual para alguien que tendría ahora 72 años.

Prueba de esto último es la inclusión en “Arrebato”, como latiguillo repetido, del pasaje inicial (no reconocido en créditos) del tema “Innocence and guilt” de Steve Harley & Cockney Rebel. Nadie discute a estas alturas que Arrebato (1979) es obra cumbre del cine de vanguardia, una colección de super 8 caseros que construyen una gran historia de yonkis del cine y del caballo sobre yonkis del cine y del caballo…..no exenta de humor pre-astracanada hispana, especialmente con esa Carmen Giralt impagable. Negativo participan con una canción llamada “Ansiedad” que también figura en la demo de IZ. Guitarra machacona omnipresente y viciosa, flanger psicótico en la voz, brutalidad nocturna y síndrome “Esperando a mi hombre”. Mientras suena, Will More, Helena Fernán Gómez y Max Madera esnifan cloretilo en un ascensor directamente del envase, mientras Helena restriega su trasero por las partes pudendas de Will. Se trata en buena lógica de un videoclip calzado en un largometraje. La versión película de la canción tiene medio minuto más de experimentación psicotrónica, tiene otra velocidad, la letra cambia ligeramente….la explicación es que la versión película fue grabada en el local en las mismas condiciones que su segunda maqueta, pero con una carga especial de suciedad, experimentos sonoros con los que Angel disfrutaba a muerte.

 

         JORGE REBOREDO

Reboredo es por derecho propio el continuador del legado de Altolaguirre. A Jorge le unen demasiadas cosas al Angel anterior a su beatificación. Su manera de enfocar el rock, que es macarra o no lo es, su procedencia del conflictivo Renteria, su suspicacia hacia toda propuesta que provenga de algo establecido, incluso su calentón desafiante a lo Johnny Ramone pero en un fondo bondadoso, su querencia hacia la labor de técnico sin abandonar nunca su guitarra…..es más, la única versión conocida y grabada de un tema de Negativo corrió a cargo de The Snobs, uno de sus muchos grupos ahora en stand-by, y se trata de una ortodoxa y pendenciera puesta a punto de “Borracho callejero”. Aparece en 2010 en el volumen 3 de la serie “I never trust a punk” de Rumble Records.

Pero el ex-NCC que ahora compagina a los magníficos Gramones con su estudio y shows en solitario por el circuito de bares, no está aquí por todas estas razones. A Jorge le debemos realmente este disco, pues allá por los primeros años del siglo, Luis, el batería Negativo, le pasó la maqueta de IZ pidiéndole limpieza y digitalización como favor personal, labor a la que Jorge se entregó sin remilgos movido por su condición de admirador. Estas cassettes, de otra manera y a 37 años vista, hubieran deteriorado mucho su sonido. Otro tema fue conseguir las demos anteriores, que precisaron de un rastreo de podenco ibicenco. Luis las había tenido, pero cometió el error de prestarlas que, como bien se sabe, suele equivaler a perderlas.

Con paciencia de fan y la ayuda del pro-tools, Reboredo fue haciendo lo que pudo (que sin duda fue bastante) con las 3 maquetas, minimizó el ruido y subió la dinámica. El CDR de 23 temas resultante que me pasó allá por 2003 ha sido el sustrato para esta edición. Durante años lo atesoré y lo radié e incluso pequé realizando un par de copias escogidas, una de ellas al fallecido Josetxo Anitua

 

         NEGATIVO EN DIRECTO

Negativo vivió una época de barbecho entre las discotecas y las salas. Los conciertos o se daban en el pabellón de los deportes o en las fiestas de los pueblos. Pero, como ya hemos citado, entre su perseverancia, los contactos de Angel que ya se movía cual sabandija y el apadrinamiento de Santi Ugarte (Tiburón Concerts), llegaron a ofrecer unos cuantos directos. No obstante y a pesar del estrecho contacto (Angel y Borja trabajaron para el), nunca formaron parte de la escudería oficial de Tiburón y el primer Donosti Sound, orientado a la new wave.

Ha sido imposible pulir más esta lista de conciertos, tan incompleta como coja de datos. No hay casi fechas concretadas y a sus 4 componentes les bailan los nombres de aquellos con quienes compartieron tablado, pero nos ayuda a ubicar el baile de máscaras en que se movía Negativo, en un estilo “million miles away” de cualquier otra propuesta coetánea.

ANOETA

– El casi único concierto con Pablo Gascue tuvo lugar en el Velódromo de Anoeta como teloneros de Colosseum en su gira de setiembre de 1978. La otrora gran banda de British jazz-rock educada con Graham Bond estaba en sus horas más bajas, rebautizados como Colosseum II con Gary Moore. La macrobatería de Jon Hiseman nos impide ver la cara de Luis en esta foto memorable. El escritor de rock donostiarra Ricardo Aldarondo quiere recordar muy en nebulosa que Pablo en escena era muy agitado y magnético.

 

                        Negativo teloneando a Colosseum en el Velódromo de Anoeta 1978″

 

– Un segundo concierto en el Velódromo fue teloneando a Triana el 9 de agosto de 1979.

                                                            Rafa y Borja en el concierto teloneando a Triana 09-08-79

 

– Un tercer concierto en la misma ubicación el 29 de marzo de 1980, queda ilustrado por este recorte del Diario Vasco adornado por una gran instantánea. Estamos aún en la era pre-autonómica y estos dos periódicos, en principio afines al Movimiento, fueron clausurados por acercarse a la realidad social vasca. Digno de mención, una vez más, lo anacrónico de sus compañeros de cartel.

– Ya no en el Velódromo sino en el Polideportivo de Anoeta, Negativo telonearon a Saxon.

OTROS CONCIERTOS EN DONOSTIA:

– En el barrio de Martutene, con Pablo de cantante. Octubre 1978.

– En la Semana Grande Donostiarra tocaron en el puerto junto a varios otros grupos de los cuales solo Shock están claros.

– En las fiestas del barrio de Gros

– Angel, con el equipo de sonido e iluminación del cantante Urko, organizó un festival en el Peine de los Vientos. A pesar de que se coló mucha gente, rememora con agrado esa velada compartida con nada menos que UHF, Asco y el primer bolo de Derribos Arias como tales.

– Frontón del barrio de Anoeta el 1 de Noviembre de 1979 junto a parte de la escena donostiarra del momento (ver cartel) en concierto homenaje al grupo Asco, víctimas del robo de todo su equipo.

 

– Como ya hemos reseñado, Negativo ofreció varios bolos esporádicos en el local donde pasaban sus momentos más delirantes, el mítico Bar El Huerto. Todo el equipo de “Arrebato”, con Negativo en escena, se dio cita en El Huerto el día de la presentación donostiarra del film.

 

 GIPUZKOA Y CERCANIAS.

 

– Es más que probable que Negativo descargara en otros pueblos de su provincia, pero solo han podido consensuar en 3 casos:

– Bergara. Un festival de rock mesetario muy típico de aquellos años. El cartel de estos festivales siempre bailaba entre la misma docena larga de grupos que formaban el incipiente sello Chapa. Junto a Negativo solo pueden asegurar que cerró Barón Rojo y que tocaron seguros Ñú, Leño y Moon

– Tolosa. Plaza de Toros. Junto al por entonces muy célebre cantautor Imanol (Imanol Larzabal). Ya hubiera querido yo más recuerdos de otros lugares con trifulca con el respetable, que los hubo, pero este de Tolosa es el mejor recordado. Unos aldeanos comienzan a insultarles, Negativo paran de tocar, se bajan, les dan para el pelo y luego continúan su concierto.

– Playa de Lekeitio (Bizkaia). IV Lekeitioko Rock Gaua. 19 de Julio de 1980. Otro desentone absoluto en un cartel ya de por si heterogéneo. Una actuación brillante que no consigue arrancar al público de su muermazo de hachís terroso y su dosis de reggae cetrino con Zygnus. Es ese momento pre- Euskadi Tropical en que el reggae comienza peligrosamente a ser fenómeno de masas en Euskal Herria, como bien nos cuenta Roge Blasco en este recorte del Muskaria #4. También estaban en el cartel Zen, Itoiz, Puskarra y Zimel.

 

         ALLENDELEBRO:

– Tocaron en Valencia en una feria de música patrocinados por una marca de guitarras cuyo nombre no recuerdan

– También actuaron en Altea en lo que parecía el comienzo de una gira que no llegó a cuajar.

– En Egea de los Caballeros (Zaragoza) en condiciones y ambiente absolutamente rústicos.

– Concierto en La sala El Sol de Madrid, en la presentación de “Arrebato”.

– Algún Colegio Mayor que no saben precisar

– Rock-Ola. ¿Agosto de 1980?. 2 canciones en una fiesta con más grupos que no recuerdan. En Madrid cada Negativo pernoctaba en un piso distinto. Estando Borja, Angel y Rafa en el Rock Ola en un sarao con varias bandas, les proponen salir a tocar un par de temas. Intentan localizar a Luis sin suerte. Por allí anda “el baquetas de la movida” Toti Arboles, más o menos cuando dejaba Plástico para entrar en Flash Strato, que acepta subir con ellos a escena. Tocan “El mono de Alicia” y “TV eye” y el público nuevaolero, ante tal rufiana puesta en escena y la metralla guitarrera, les grita “Que sois unos heavies !!!!”

 

Texto: Fernando Gegúndez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: