Discomático — 19 febrero, 2018 at 7:33

The Midnight Ghost Train – Cypress Ave. (Napalm)

Tras dos trabajos mayúsculos, Buffalo (2012) y Cold Was the Ground (2015), y triunfar a lo grande en festivales prestigiosos como Roadburn o Graspop, el trío se posicionó como uno de los pilares contemporáneos en el ámbito del stoner y terrenos adyacentes. Sin embargo dejaban pistas, en estudio o en directo, de que eran distintos, con la mente más abierta y sin miedo a explorar nuevos espacios musicales. Y eso es de lo que hace gala su nuevo disco. El álbum se abre aminorando un poco la velocidad pero sin rebajar la intensidad con un póquer magnífico, «Tonight», «Red Eye Junkie Queen», «Glenn’s Promise» y «Bury Me Deep», para pasar a jugar con los crescendos, «The Watchers Nest» —con Steve Moss modulando su rugido en tonos más melódicos— o imprimiendo patrones rítmicos en «Break My Love» que podrían figurar en Mule Variations de Tom Waits. La liebre salta cuando en «Lemon Trees» se calzan los trajes de unos Fun Lovin’ Criminals abducidos por el lado oscuro o flirtean con el hip-hop y el funk en la bailable «The Boogie Down» contando con el rapero Sonny Cheeba en las rimas. Cerrando el disco con tres composiciones atmosféricas y sombrías donde el personal toque a las seis cuerdas de Moss y la flexibilidad de la sección de ritmo —sobresaliente el trabajo del bajista— marcan el presente de una banda capaz de arriesgar y de sorprender sin romper en absoluto con su raíces ni traicionar su identidad. Puede que pierdan algunos de sus seguidores más acérrimos pero nadie con las orejas abiertas podrá negar que Cypress Ave. es un disco de altísimo nivel.

 

MANEL CELEIRO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: