Discomático — 13 enero, 2018 at 7:59

Beck – Colors (Universal)

No se puede obviar el punto de inflexión que representó para Beck Morning Phase hace tres años. El álbum, multi-premiado, con buenas ventas y bastante más repercusión que el resto de sus once discos, a pesar de su tono confesional, exigía darle continuidad de una forma en la que su autor no pasase desapercibido. Podía repetir el tono melancólico y acústico, pero ha optado por la otra posibilidad: a un álbum de corte intimista le ha dado continuidad con otro que resulta ser todo lo contrario. Tenía ya en su haber Güero (2005) o Modern Guilt (2008), y este disco bien se podría situar a su nivel, aunque con una diferencia relevante: Colors es el trabajo más pop de toda su trayectoria, el más radiante, seguramente el más accesible. Tratándose de Beck, no puede evitar cargar sus canciones de arreglos y ciertos experimentos, pero aquí hay ritmos contagiosos, estribillos asequibles, letras sobre disfrutar la existencia y un tono menos anárquico. Están los singles «Dreams» (que recuerda a Odelay), «Wow» (que evoca a «Loser») y el imparable «Up All Night», así como temas todavía más asequibles como el funk «No Distraction» (a lo Police) o el pop luminoso de «Square One» (a lo Tame Impala). Deslumbrante, sí, pero poco más.

 

XAVIER VALIÑO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: