Vivos — 18 diciembre, 2017 at 8:59

Angel Stanich, Cochera Cabaret (Málaga)

 

  

El invierno abraza por adelantado Málaga y tenemos un buen plan para entrar en calor: Recorrer el camino ácido y escupir fuego hasta descongelar el último corazón. El barbudo más lisérgico, tras tres años de carretera y defender uno de los shows más explosivos y magnéticos del rock patrio, vuelve con su flamante “Antigua y Barbuda”, donde explora nuevas sonoridades y expande su personalísimo universo narrativo. Género fresco que una Cochera Cabaret llena a reventar, está expectante por degustar en vivo.       Comenzamos por el final, recogiendo la “Cosecha” que cierra su último trabajo (disco que tocará en su totalidad, a excepción de ‘Camaradas’), rasgando su acústica y despertando la tormenta que caería en breve sobre nosotros. Así, sin que nos de tiempo a parpadear, alcanzamos combustión instantánea en ‘Escupe fuego’, letra incendiaria que el público canta al unísono como todo un himno. Hit que ya nos adelantó y dejó quemaduras bajo las estrellas de festivales de verano, y que hoy, sube las pulsaciones de la sala y abre más de una cicatriz en ese “símil casi perfecto”: “Tú amor no arde, sólo escupe fuego”. La cosa es seria, a Stanich y a su banda le han hecho falta sólo cinco minutos para poner la Cochera Cabaret patas arriba. La entrega es total.

Cogemos aliento en el inicio de “Más se perdió en Cuba”, para terminar de alzar de nuevo el vuelo y girar en su tornado final. Y sí, vendrá luego ‘Mañana’ y puede que no sepamos lo que hicimos ayer, pero ya lo podemos decir: Hoy será ‘Un día épico’.

La banda es una locomotora perfectamente engrasada, se dejan la piel en cada nuevo tema, como si lo llevaran tocando toda la vida y fuera esta la última vez. Tras el 0 a 100 de ‘Galicia Calidade’, éxtasis continúo en un ‘Camino Ácido’ que no nos cansamos de recorrer.

“Después del fracaso del caso de la rubia platino y pedir asilo político”, intentamos ir a rueda, pero nos separamos del grupo en la intimidad susurrante de ‘Río Lobos’, seguida de la festividad pop de ‘Hula hula’ y la épica de un naufrago convencido en ‘Casa Dios’, para volver a esprintar y unirnos en la “soledad salvaje”de la efervescencia hipnótica de ‘Le Tour ‘95’, una de las composiciones más geniales del disco y pura dinamita en directo.

“Manolo Caracol se enciende un cigarrillo” y el riff fronterizo de ‘Mezcalito’y su desbordante psicodelia western, nos empapa los tímpanos y nos ayuda, por momentos, a estar más vivos, para dejarnos llevar después por la cadencia adictiva que desata ‘Señor tosco’, dardo envenenado al periodismo más rancio y segundo tema que cae esta noche del EP “Siboney”.

Llega la recta final y hay que “quemar las viejas dudas y bujías para el dolor”, con un ‘Carbura!’ que corea hasta la última garganta culpable de este merecido sold out, dando paso al country blues corrosivo de ‘Mojo’, donde el espíritu de “Robert Johnson secuestrado en un baúl”, vuela tan libre que hasta Stanich rompe una de la cuerdas de su inseparable guitarra. Se enfunda una Martin y como está cansado de hablar, es hora de disparar ‘Metralleta Joe’, dejando claro porque es el tipo en quien confía el carnicero y nosotros. Una explosión que se extiende, arañando su Gibson de nuevo, al ‘Mátame Camión’, otro clásico instantáneo de un cancionero ya al alcance de muy pocos. Termina el show y seguimos sin saber “¿cuál será la buena, la luz que nos guía o la que nos ciega?”. Sólo nos quedó claro una cosa esta noche: Si Stanich y su banda pisan un escenario, hay que acercarse y arder con ellos.

Texto y fotos: David Pérez Marín

One Comment

  1. Estuve ese 2 de Diciembre y suscribo cada palabra del mayúsculo artículo…. pero se queda corto. Stanich Band estuvieron sublimes y el directo apenas se parece al compact disc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: