Rutas Inéditas — 18 diciembre, 2017 at 17:21

El lado musical de la navidad: de Beach Boys a la New Wave

Uno de los motivos por el que más ansío la Navidad es descubrir y escuchar nuevos álbumes de temática navideña, del género musical que sea, así como saborear los que ya he conocido en años anteriores. Es evidente que podría dedicarme a ello en cualquier otra época del año, pero al tratarse del tema concreto de la Navidad, es mi capricho personal reprimir la tentación hasta estas fechas.

Y es que es abrumadora la cantidad de músicos y bandas que contienen, en su discografía, al menos un álbum navideño; cada año me llevo gratas sorpresas. Recuerdo, por ejemplo, mi descubrimiento del álbum A Twisted Christmas, de Twisted Sister: precisamente de ellos es de quien menos esperaba un trabajo con los temas tradicionales adaptados a su genuino heavy metal.

En las siguientes líneas presentaré, brevemente, tres álbumes navideños de distintos géneros musicales, que son de mis favoritos. Dos de ellos son clásicos consolidados, esenciales, mientras que el otro, a pesar de sus veintiún años, probablemente sorprenderá y llamará la atención de algún que otro lector.

El primero que quiero destacar es el The Beach Boys’ Christmas Album, de 1964. Es admirable cómo el estilo de la banda californiana se vuelca en los villancicos del cancionero norteamericano. Además, las cinco primeras canciones de la “cara A” –Little Saint Nick, The Man with All the Toys, Santa’s Beard, Merry Christmas, Baby y Christmas Day– están escritas por los cofundadores de la banda Brian Wilson y Mike Love, y han dado lugar a otras versiones por otros artistas.

En el álbum se pueden apreciar dos líneas principales de estilos musicales: el rock and roll y surf rock característicos de los primeros trabajos de The Beach Boys, que se corresponden precisamente con las canciones compuestas por Wilson y Love, las cinco primeras; y el pop tradicional americano, imperante en el resto de pistas. La mezcla del primer género musical con la temática navideña y los impresionantes juegos de voces destacables en el segundo, hacen del álbum un imprescindible para estas fechas.

 

El segundo trabajo que quiero mencionar aún requiere menos presentación que el anterior. Me refiero al A Christmas Gift for You from Phil Spector, de 1963. Está considerado, por la revista Rolling Stone, como el mejor en temática navideña.

El álbum cuenta, en su mayor proporción, con las voces femeninas de los grupos pop y r&b de la época The Crystals y The Ronettes. Además, es uno de los mejores ejemplos del particular e innovador sistema de producción de Phil Spector, el Wall of Sound, que consistía, sintéticamente, en acumular los distintos sonidos instrumentales a la vez, incluso duplicando o triplicando uno o varios, y sin caer en la distorsión. Que ningún melómano se lo pierda.

Por último, quisiera destacar el New Wave Xmas: Just Can’t Get Enough, de 1996, que probablemente, de los tres, es el menos conocido de entre los lectores, y quizá el más difícil de encontrar en el mercado. Se trata de una compilación de la Rhino Entertainment Company de varios temas navideños interpretados por artistas de new wave.

Ya de por sí, el new wave siempre me ha parecido uno de los géneros musicales –o movimiento de géneros- más interesante, aunque no sea de mis preferidos. Y, ciertamente, la cosa se pone aún más interesante cuando el género es aplicado a los temas clásicos de la Navidad. A primera vista, la combinación parece de lo más curiosa y explosiva.

También es cierto, sin embargo, que cuando uno termina de haberlo escuchado entero, se da cuenta de que, en general, el álbum está basado más bien en una línea de rock alternativo, alejándose del synth-pop y post-punk característicos del movimiento new wave, sin perjuicio de que la mayoría de los músicos intérpretes en el trabajo pertenezcan a tales géneros.

En suma, el New Wave Xmas: Just Can’t Get Enough es cien por cien recomendable para los curiosos que deseen experimentar una Navidad musical de lo más alternativa. Ya sólo por el dueto David Bowie-Bing Corsby en la interpretación del Peace on Earth/Little Drummer Boy, ya vale la pena.

Estos tres trabajos son sólo una pequeña muestra de la gran cantidad de buena música que existe en la temática navideña. Animo a todo el mundo, ahora que encaramos el final del mes de diciembre, a descubrir nuevas experiencias musicales en este sentido. Aprovechad también estas fechas para comprar y regalar música, pues es de los presentes más íntimo y especial que se puede ofrecer. Y, creedme, puede llegar a ser mucho más barato que cualquier «aparatucho» con una manzanita marcada.

 

Texto: Ricard Martí Grau

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: