Encuentros — 13 diciembre, 2017 at 16:49

Mocker’s: derritiendo los fusibles de su equipo por segunda vez

Localizados geográficamente en Euskadi, Mocker’s trascendieron de su circulo de amistades al ganar el concurso de maquetas Durangaldea, con el que pagaron su primera grabación Percute Animas -2014-. Ya estaban allí las bases de un siderúrgico blues, sí, como aquel que Led Zeppelin concibieron hace décadas, recreándolo con una producción tan cruda como un pirata de los New Yardbirds.

A posteriori llamaron la atención de Martín Guevara de Capsula, con quienes comparten perspectiva en ese clasicismo no obsesionado en sonar como puro ejercicio de estilo, quien ha pulido un sonido marmóreo pero no rígido, que no podemos encuadrar en el caserón gótico al que aluden los habituales acólitos del género. En su nuevo trabajo Beats Of Freedom -2017-, es un aviso para todos aquellos que les guste que el vello corporal actué como antenas sensitivas con el que recibir ondas del cosmos, celebren los riffs de Cactus, James Gang, Mountain o Sir Lord Baltimore y ya estén hartos de la eterna reivindicación de Black Sabbath. Aquí tienen aquí un power trio de un sonido físico y atronante al que seguirle la pista.

Primero antes de nada, contarme la historia de Mocker’s, ya que, no os conocía hasta este segundo disco.

Mocker’s nace en febrero de 2010 en el instituto de Durango (Bizkaia) cuando apenas teníamos 16 años. Empezamos a dar unos pocos conciertos y grabamos una maketa a finales de 2011. No es hasta principios de 2015 cuando publicamos nuestro primer disco de estudio, “Percute Animas”, producido por Saúl Santolaria (Dead Bronco, Last Fair Deal, Los Brazos…). Lo difundimos bastante por Euskadi y tenemos la suerte de tocar con bandas y en lugares muy interesantes. Ahora presentamos nuestro segundo álbum, “Beats of Freedom”, grabado con Martin Guevara de Capsula en Silver Recordings de Bilbao.

Vuestro disco expone pedigrí hard rock del menos ombliguista, quiero decir que son canciones directas, con melodía y un buen manejo de las dinámicas. Cómo de importante ha sido la producción, ya que se denota un salto cualitativo y no solo en las canciones, sino también en el sonido del disco. ¿Por qué os decidisteis a trabajar con Martín Guevara de Capsula?

Ya con el anterior disco Martin nos escribió diciendo que le gustaba mucho la banda. Cuando llegó la hora de buscar estudio, pensamos en él y todo fue muy fluido. La producción ha sido en cierto sentido determinante: Hubo trabajo de previo donde Martín nos sugirió ciertos cambios en algún tema, sobretodo encaminados a sintetizar conceptos y a encontrar sensaciones más viscerales. Además, él tenía claro el sonido que necesitaba la banda, buscaba algo con corazón setentero pero a la vez actual, que estuviese preparado para el siglo XXI. En cierta manera es lo que evoca en Capsula, una banda con claras referencias pasadas pero que suena totalmente actual, sin suponer ningún tipo de revival innecesario.

La verdad que ha sido toda una experiencia grabar con él, fueron unos días muy intensos y hemos aprendido muchísimo. Le estamos muy agradecidos, nos llevamos un gran amigo.

¿Cómo fue el cambio de dirección, creo que natural, hacía el hard-rock?

Para este disco desarrollamos los riffs que nos surgían independientemente de si nos sonaban a un estilo u a otro, confiando mucho en las sensaciones que nos generaban. Al final, la personalidad propia de cada banda acaba llevando los sonidos a su terreno y es mejor no marcarse un camino fijo. El resultado de ese proceso puede ser ese viraje natural hacia el hard rock que comentas, algo que quizás sea inherente a nuestra manera de concebir la música y refleja lo que somos en este momento.

¿Qué me podrías contar de las letras? Hay algo más que intentar hilar palabras que suenen bien.

Todas las letras tienen un punto en común que es la gran crisis por la que pasa nuestro planeta. Hablamos a grandes rasgos de crisis social, política y ecológica. No podemos catalogar el disco de conceptual porque creo que este tipo de álbumes necesitan más madurez filosófica en todo su conjunto, pero sí que puede decirse que las letras de este disco siguen un mismo hilo conductor.

¿En qué ediciones estará disponible Beats Of Freedom?

De momento estará en formato digipack y disponible en diferentes plataformas digitales. Esperamos sacar una edición de vinilo para la próxima primavera cuando la economía del grupo lo permita.

Habéis tenido problemas con vuestro nombre debido a la gran cantidad de bandas que se llaman Mockers, desde los uruguayos de los 60 hasta el grupo de power pop norteamericano, si no cuento todas las que he encontrado al googlear vuestro nombre.

Sí, alguna vez ha generado alguna confusión. Cuando nos pusimos el nombre, éramos tan jóvenes que desconocíamos todas estas bandas. Al final, ya con el anterior disco, decidimos poner un apostrofe al nombre para poder diferenciarnos.

Es quizás vuestro último corte (R)evolution el más ambicioso del disco, con esos arreglos cinematográficos. ¿Cómo surgieron?

Cuando compusimos el tema vimos claro que en formato trio se quedaba desnudo, que necesitaba algo más. La duración y los acordes de la canción nos evocaban pasajes de bandas como Pink Floyd o King Crimson y pensamos que podíamos lanzarnos con una pequeña orquestación. Los tres venimos del conservatorio y escuela de música de Durango, donde hemos hecho muchos amigos y les pedimos a Ane y Nerea (Violín y Cello) que se animasen a completar la canción. Les estamos muy agradecidos y ha sido un placer poder trabajar una canción tan diferente y salir de alguna manera de nuestra zona de confort.

Y por último, ¿planes futuros con este disco?

Lo más importante seguir haciendo música con tus amigos del colegio, que eso no se paga con dinero. Y en cuanto a lo estrictamente musical, nos gustaría tener la oportunidad de presentar el disco en lugares donde no hayamos estado, especialmente fuera de Euskadi. Veremos cómo recibe el disco la gente y a ver qué posibilidades nos surgen.

https://mockers.bandcamp.com/

Texto: Iván López Navarro

Fotos: Sara Estebez y Kepa Bordes

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: