Encuentros — 12 diciembre, 2017 at 9:25

Medusa Box: Todos a una

 

La nutrida nómina de nuevos talentos musicales catalanes encuentra en La Bisbal uno de sus epicentros más fiables. Los propios músicos de la capital de la comarca del Baix Empordà no aciertan a hallar el por qué de este fenómeno creativo. En todo caso, como decimos, hay cantidad y calidad en la hornada actual de jóvenes bandas catalanas. Y dentro de ese amplio abanico, abriéndose camino con fuerza, se encuentran Medusa Box. Tras un debut en el que empezaron a forjar su propia identidad sónica, llega Nothing Behind All of These Masks (Entrebotones 2017), disco de confirmación con el cual los de La Bisbal apuestan por un rock que bebe de fuentes clásicas, contemporáneas e incluso de periferias estilísticas de corte más experimental. Hablamos con ellos tratando de extraer conclusiones que nos ayuden a entender las claves de este paso adelante y de su consolidación.

Con la salida del nuevo álbum estáis experimentando un momento muy interesante para toda banda, el típico momento en el que empiezan a “pasar cosas” serias, en forma de atención mediática y de público. ¿Cómo lo estáis viviendo?

Básicamente, cuando vemos que el tiempo y las ganas invertidas empiezan a dar sus frutos y a conseguir que la gente se fije en nuestro proyecto nos llena de energía, y dan ganas de seguir haciendo conciertos y grabar discos. Lo que más queremos es que la gente nos escuche y poder establecer una línea de comunicación sana entre los oyentes y nosotros, dejando de banda la mayoría de comportamientos cutres que tanto se ven cuando una banda empieza a recibir la atención de los medios.

¿Qué objetivos inmediatos tenéis en mente? ¿Hay un planning que esperáis cumplir, o quizás os veis disfrutando con la salida del disco y su presentación sin dar tantas vueltas al cómo serán las cosas?

Ahora mismo nuestro principal objetivo es salir de excursión por la península y entregar toda nuestra energía en cada escenario.
No hay un planning riguroso, pero somos conscientes de que si queremos que nuestra música llegue a más gente hay que seguir trabajando, y ahora mismo nos encontramos en un momento en que todos los miembros de la banda estamos motivadísimos y dispuestos a hacer tanta música como podamos.

Escuchando NBAOTM viene a la cabeza un amalgama de influencias relacionadas con el rock alternativo y el indie de la pasada y la presente década, además de otras vertientes más clásicas del rock. ¿Alguna banda menos evidente que os gustaría reivindicar respecto a su influencia en vuestra música?

En Medusa nos gusta mucho la música. Todos menos Enric (el cantante, que es ingeniero) tenemos o estamos cursando estudios superiores de música. Por lo tanto, estamos permanentemente en contacto, ya sea tocando, escuchando o componiendo, con todo tipo de estilos musicales que no sólo son rock alternativo. Nos gustan todos los estilos, desde Steve Reich pasando por Miles Davis hasta The Mars Volta. Intentamos empaparnos de todos ellos y llevar su influencia a nuestro terreno.

En vuestras canciones, además de la vena más rock y eléctrica, hay mucho espacio para los medios tiempos. ¿Hasta qué punto hay una búsqueda consciente de ese diálogo musical entre calma y electricidad?

Es un diálogo consciente pero causado por unos incentivos aleatorios,
las canciones de NBAOTM fueron escritas durante el viaje de Enric por Estonia, la mayoría creadas durante o después de una serie de noches de fiesta en Tallin. Creo que ese diálogo entre la calma y la electricidad se ve originado por el dinamismo y las diferentes facetas de una noche de fiesta. Por ejemplo: estas bailando locamente y de repente estás anestesiado en un sofá por un exceso de alcohol o marcando los tiempos para hacer bien el amor a una de las personas con la cual has conectado aquella noche. Y todas estas escenas tienen su propio escenario en términos de tempo y sonido que se ven reflejados en las diferentes canciones de este nuevo álbum.

NBAOTM es un disco muy regular, parece que hayáis hecho prevalecer calidad por encima de cantidad, haciendo más sólida la escucha del álbum completo. ¿Me equivoco?

Absolutamente, ese era nuestro objetivo. Contrariamente al anterior álbum, Pay For It, queríamos que NBAOTM fuera una obra con una escucha naturalmente más lineal, que se pudiera degustar de principio a fin dejando en boca unos sabores que apunten hacia unas mismas sensaciones. Una respuesta muy gastronómica como podéis ver.

La producción es otro detalle que me llama la atención. Compositivamente, el álbum es contemporáneo y fresco, sin embargo el sonido es cálido, sin estridencias, alejado de muchas de esas grabaciones modernas sobreproducidas, carentes de dinámica y espacio en la mezcla.

 Creo que esto se debe a un proceso de maduración. A la vez que vamos madurando como personas, también intentamos evolucionar y ser más exigentes con nuestra música. Además la clave ha estado en que todos los que hemos trabajado en este álbum hemos ido siempre a una, con las mismas ideas y con la misma sonoridad en mente, esto nos ha llevado a encontrar la sonoridad que queríamos. No ha sido fácil ni rápido, ¡pero lo logramos!

Por último, ¿qué os dan de comer en La Bisbal? Parece mentira que de una población tan pequeña y alejada incluso de Barcelona emane tanto artista de calidad y además de forma sostenida en el tiempo.

Siempre nos acaban haciendo esta pregunta. A nosotros y a las otras bandas de nuestro pueblo. Y no lo sabemos. Suponemos que es porque en La Bisbal no hay nada que hacer. Cuando éramos más jóvenes, antes de ir a vivir y a estudiar a Barcelona, nos solíamos encerrar en el local y pasábamos las tardes ahí tocando. Eso lo siguen haciendo los adolescentes de ahora que viven en el pueblo, y ya empiezan a salir más bandas. En La Bisbal hay muchos músicos de todos los estilos. De hecho, un gran porcentaje de mis amigos y conocidos de La Bisbal han tocado algún instrumento en su adolescencia y han montado alguna banda, tocado sardanas… De hecho el bajista de Medusa tocaba la trompeta con la Cobla de La Bisbal d’Empordà.

 

Texto: Daniel González

Fotos: Marc Cuscó

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: