Vivos — 27 noviembre, 2017 at 8:49

Julien Baker, La (2) de Apolo (Barcelona)

 

Apenas una hora de intensidad emocional a borbotones. Eso fue el concierto de Julien Baker presentando su nuevo disco, Turn Out the Lights. Un trabajo que se acerca más al piano, sin abandonar su inseparable guitarra. Aunque en directo no hubo teclado. Tampoco importaba. Baker se maneja con la guitarra y sus loops para crear emociones sonoras desgarradas. Antes de subirse al escenario pudimos descubrir al divertido st Woods. Detrás de este nombre se esconde Nacho García y su primer EP Lessons, al que deberíais prestarle mucha atención. Nacho y Baker se conocieron cuando ella actuó en el Primavera. Ahora lo ha invitado a telonearla y con razón. Aunque nos hizo reír con sus comentarios, tiene carisma a raudales, su música triste nos emocionó. Perfecta introducción para la sentida interpretación de Julien Baker que parecía dejarse un poco de sí misma con cada nota, con cada palabra, con cada melodía. Era difícil no someterse a su embrujo y el silencio respetuoso de la sala era buena prueba de ello. Dulce y punzante al mismo tiempo, la música de Julien Baker está teñida de una melancolía, de un dolor y de un desespero inauditos. Pero emociona, remueve las tripas, nos hace contener la respiración, nos retuerce el corazón y nos hace sufrir. Nos dejamos, porque nos encanta. Solo tenías que mirar las caras del público extasiado y rendido a sus pies desde la primera canción para entenderlo. Lástima que durara tan poco. Aunque lo mismo no hubiéramos sobrevivido al vendaval emocional.

Texto: Anabel Vélez

Foto: Sergi Fornols

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: