Vivos — 8 noviembre, 2017 at 16:43

HEAT, Santana 27 (Bilbao)

Actuaciones como la de Bilbao, justifican el éxito cosechado por H.E.A.T. en los últimos años. Un éxito cimentado sobre la energía y el desparpajo, por encima de los temas en sí mismos. Por encima del verdadero talento como músicos, de estos carismáticos suecos. Un talento que, la mayor parte de las veces, queda eclipsado entre tanta pirotecnia musical.

En esta nueva gira, presentando un disco que ha recibido críticas encontradas, volvieron a salir victoriosos apelando a sus mejores virtudes, dejando que Erik acaparase todas las miradas, a pesar de que se encontrara enfermo. Enfermo como para cantar al máximo nivel los temas más exigentes, porque para pegar botes, subirse a la barra del bar o tirarse por los suelos, se encontrase mejor que la mayoría de los presentes.

Interpretarían un set variado sin olvidarse de sus clásicos “Living On The Run”, que fue cantada por Erik entre las primeras filas, “Beg, Beg, Beg”, rematada con el protagonista pidiendo una cerveza en la misma barra de la Santana o “1000 Miles”, en la que subió a un chavalín que consiguió por primera y única vez a lo largo de toda la noche, hacer sombra al menudo cantante.

Recortarían repertorio para dejar que Erik descansase un poco, aunque no fueron muchos los que parecieran molestarse por este detalle. La sala entera bailo, cantó y se divirtió hasta el “Inferno” que terminó despidiéndonos, dejándonos ir con la promesa, de que la próxima vez volverían con la salud intacta, y el corazón igual de encendido.

Texto y foto: Unai Endemaño

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: