Encuentros — 6 noviembre, 2017 at 9:08

Los Mutagénicos: Mutaciones garaje-rock desde La Rioja

 

 

 

 

Vuelven a la carga Los Mutagénicos, presentando en sociedad su nuevo disco, ¡Mutan!. Lo han grabado, como su anterior entrega El Guateque! (2014), en Casa Mabe, en El Rasillo de Cameros, una pequeña localidad riojana a la que se han desplazado desde Logroño, corriendo la producción a cargo de David Garrido. Han sufrido cambios en la formación pero siguen orientados hacia el surf y el garage, centrándose en historias de robot, mutaciones, monstruos y ganas de fumar. Ellos mismos nos lo cuentan.

Contadme sobre los cambios en la formación a la hora de grabar este último disco.

Se titula ¡Mutan! porque hemos sufrido mutaciones en el sonido de la banda y en la formación. Jorge, el teclista, tuvo que dejar la banda por razones de paternidad responsable y haberse mudado a Pamplona así que se ha desmutagenizado. Alfredo pasó de batería a guitarra, incorporándose un batería enorme como es Pablo Magariños. Santi sigue con el bajo, pero además se ha comprado un sampler y un Moog que nos pone la cabeza loca, pero lo queremos como si fuera normal… Nos hemos quedado en un bonito trío.

¿Han afectado dichos cambios a vuestro sonido? ¿Seguís repartiendo las tareas a la hora de cantar y demás como antes?

Pues mira, ahora dormimos un poco peor y últimamente hemos sufrido cambios en la líbido, pero bueno, por otra parte, a la hora de cantar nos pasamos la pelota, a veces cantamos dos a la vez, como en «Contigo», agarrándonos a la armonía vocal, así nos sentimos un poco más útiles. Quedamos tres en el grupo, tres voces.

Hablando de mutaciones, ¿cómo se os ocurrió el nombre para la banda?

Lo propuso Jorge, que estaba estudiando medio ambiente y un día nos vino con un par de “palabros” que eran “agentes mutagénicos” y “furanos”, elegimos el primero: Mutagénicos. Sí, suena mongol. Así fue.

¿Qué os inspira para el sonido del grupo?

Un poco lo que nos gusta escuchar, mucha música de los cincuenta y sesenta, estilos como el rock’n’roll, surf, garage y la cantidad de grupos que vemos en directo habitualmente, que son bastante eclécticos, también ayudan a no quedarte anclado en un estilo.

¿Había en Logroño cuando empezasteis una escena en la que encaja la música de Mutagénicos? ¿Ha cambiado eso con el tiempo?

Yo creo que la poca escena que hay, se cuajó hace años cuando se abrió el Stereo R&R Bar, sobre el 2003. En ese agujero negro primigenio se forjaron varias bandas, buenas amistades, grandes iniciativas, algún festival, etc. La cosa sigue poco más o menos, pero con más tripa, menos pelo y algún que otro bebé de por medio.

Habladme de la grabación del disco. ¿Cómo ha sido en comparación con el anterior trabajo?

Ha sido un parto fácil e incluso placentero. Imagínate en una casa de piedra, en un pueblo cerca de un pantano, afuera está nevando, pero la chimenea está encendida y tienes todo el fin de semana para grabar. El anterior disco lo grabamos en el mismo sitio, pero no perdimos tanto tiempo en buscar sonidos, lo perdimos en el bar del pueblo.

Me ha parecido notar que incluís menos instrumentales y versiones. ¿Por qué? ¿De dónde os viene la afición por los instrumentales? ¿Inspiración de grupos clásicos del género?

Sí, eso forma parte de la mutación, hay más letra y solo una versión mutagenizada de «Saturno Es Aburrido» de Los grandísimos Nikis. La música instrumental nos gusta bastante: surf, bandas sonoras, Mancini, Las Vegas Grind, etc., y muchas veces tiene más sentido que muchas letras, de hecho te permite moverte en directo y no estar como un pasmarote delante del micro.


¿Qué os llevó a elegir el tema de los Nikis para versionar?

Fue su espléndida letra y que, a veces, no hace falta estribillo para hacer una canción molona.

Contadme igualmente de la elección de «Junge Frau» y de cantar en alemán. ¿Cómo lo decidís?

En realidad fue una “jorjada”, ¡ja, ja, ja! Jorge Stereo estudia este bonito idioma en la escuela de idiomas y “para subir nota”, decidió ponerle la letra a una canción nueva, así nació: «Junge Frau», que me parece que quiere decir “agárrate a la brocha que quito la escalera”. Algún día nos molestaremos en traducirla, mientras tanto, como Jorge ya no la va a cantar en directo, le hemos hecho otra letra en íbero y ahora se titula «Autocontrol», otra mutación más, ¿veis por qué el disco se tenía que titular así?

Editáis el disco con tres sellos…

Sí con Sweet Grooves, Hurrah Música y Amok Records. Es como dirían New Order: “Un triángulo de amor bastardo”. Estamos encantados y creo que es una fórmula a exportar: menor costo, mayor distribución.

¿Notáis evolución del sonido de Mutagénicos hacia derroteros diferentes con respecto al disco anterior?

Este último disco se titula ¡Mutan! por algo, y si de algo estamos seguros es que estamos mutando… A mejor, a peor, quién sabe, la única verdad absoluta es que cada vez es más tarde.

 

Texto: Tomás González Lezana

Foto: Nacho Araquistain

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: