Discomático — 25 noviembre, 2017 at 9:59

Lukas Nelson & Promise of The Real – Lukas Nelson & Promise of The Real (Fantasy-Universal)

Algunos hablan de este como el primer disco de Lukas Nelson y los suyos. Parece que la gira junto a Neil Young ha hecho a olvidar a muchos que el vástago de Willie Nelson tiene una carrera anterior con tres discos previos. Cierto es, eso sí, que aquellos no acabaron de cuajar. Cargados de buenas intenciones y con un buen sonido, adolecían de lo peor que se puede decir de un álbum: les faltaban canciones. Afortunadamente eso no pasa con este nuevo trabajo del grupo que, por fin, parece haber grabado un álbum acorde a las expectativas que despertaba. Solo la inicial «Set Me Down On a Cloud» ya es mejor canción que cualquiera de las incluidas en sus discos anteriores y, además, muestra por donde irán los derroteros del disco, alejándose del sonido jam band y acercándose a un americana más amable.

Prueba de ello es el coqueteo con el soul en la resultona «Die Alone». «Fool Me Once» es el primer, y no único, guiño al reggae que hay en el disco, y aunque servidor no comulga en exceso con el género, la cosa funciona. «Just Outside of Austin», con las voces de papá Willie y tía Bobbi, es la hermana bastarda del «Gentle On My Mind» de Glen Campbell y da paso a «Carolina», uno de los mejores temas del trabajo. Deliciosamente adictiva, no desentonaría en el set-list de los Old Crown Medicine Show. La reflexión sobre el alcohol que es «Runnin’ Shine» es puro Willie Nelson, mientras que en «Find Yourself», a medio camino entre el reggae, otra vez, y el southern rock aparece una excelsa Lady Gaga bordando la segunda voz. El blues-rock de carretera tiene su sitio en la dylaniana «Four Letter Word». Sigue uno de los temas más rocosos del disco, un «High Times» con un riff de guitarra calcado del «Children of the Revolution» de T. Rex, que contrasta con la dulzura de «Breath of My Baby».

Y para el final dos temazos tremendos. «Forget about Georgia» es una maravilla se mire por donde se mire, con más de ocho minutos de hipnosis sonora. Y el cierre con «If I Started Over», donde volvemos a plantearnos si no es realmente su padre el que está sonando en nuestro equipo, no se queda atrás. Por eso ahora sí. Ahora podemos empezar a creer que el día que Willie no esté, quizá Lukas recogerá su legado. Esperemos, eso sí, que tardemos mucho tiempo en comprobarlo.

 

EDUARDO IZQUIERDO

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: