Imagen — 17 agosto, 2017 at 8:33

Black Angel – Tinto Brass (Cameo)

A Tinto Brass ya le conocemos. No es sorpresa que en sus películas juegue con el erotismo, siempre ha sido un elemento indispensable en su cine, desde que empezara a dirigir obsesivamente a finales de los sesenta, ese el ingrediente picante con el que trufa sus cintas y sin el cuál, no sería él, adolecería de personalidad. Otra cuestión distinta, es si su cine tiene más valor por eso mismo (o menos por fijar sólo la vista en ese aspecto). Su dilatada trayectoria (Calígula en 1979 fue su gran gema, aunque discutiera el montaje final), y la retirada hace unos años (su último largo cuenta ya más de diez desde su estreno), precisa que haya que revisar de vez en cuando algunas películas clásicas, y esta que data del 2002, ha visto la luz en DVD rentabilizando ese amplio catálogo. Últimamente Tinto Brass ha filmado algún corto, pero sólo como un entretenimiento. En Black Angel, su musa esa vez era Anna Galiena, ahora de actualidad por Locas de alegría, una mujer imponente que juega el papel de señora adinerada que necesita colmar sus deseos más básicos, muchos de ellos alrededor del sexo, con el nazismo y la década de los cuarenta como decorado y, narrada en tres actos, aunque en principio no serían necesarios. Sin embargo, si no tienes paciencia, y abandonas el estadio convencido de que no habrá remontada, cometerás un grave error. La clave está en llegar hasta el final. Como casi todo en la vida, sexo incluido.

 

TONI CASTARNADO  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: