Vivos — 27 julio, 2017 at 17:43

Pretenders, Festival de Cap Roig (Calella de Palafrugell)

 

Si levantas tu móvil en un concierto de Chrissie Hynde, cuidado. La veterana cantante y líder de Pretenders amenazó varias veces con suspender su concierto si alguien hacía alguna foto. Así que “Alone”, que da título su último álbum, se vio interrumpida un par de veces. Bien por ella, aquí se viene a escuchar música no ha mensajear lo bien que te lo estás pasando vía Facebook. Su reacción puede parecer exagerada, pero tiene razón. Y a Chrissie Hynde nadie le lleva la contraria. Es una mujer de armas tomar, tiene actitud y presencia en el escenario. No es que sea la líder de Pretenders, ella es Pretenders. De hecho, es el único miembro original de la banda, junto al batería Martin Chambers, con el que recordó, lleva 40 años tocando. Se nota. La banda se completa con James Walbourne (guitarra), Nick Wilkinson (bajo) y Carwyn Ellis (teclados). Tras el momento interruptus de la primera canción, todo fluyó.

A partir de “Message of Love”, el concierto fue un recorrido a su historia musical, más de la mitad del repertorio recordó sus grandes éxitos. Fue entonces cuando el público empezó a reaccionar. “Don’t Get me Wrong” hizo saltar de sus asientos para bailar a los más atrevidos. En “Down the Wrong Way”, Hynde recordaba a los desaparecidos James Honeyman-Scott y Pete Farndon. Con “Brass in Pocket” seguida de “Stand By You”, el público se empezó a desmelenar. Por supuesto, no faltó “Stop Your Sobbing” de Ray Davies. Cuando entre el público sonó una voz gritando “We love you”, Hynde comentó socarrona, aprenderéis a odiarme. Lo que hizo que cambiara el set list para atacar “I Hate Myself”. Algo que dice mucho de la personalidad de la cantante. “Middle of the Road” fue la última canción antes de los bises. Se despedían Pretenders, tras un buen concierto. Hynde está en forma, con voz perfecta, pero quizás el lugar y el público no era el más adecuado para ver a una banda como esta. El público que estaba allí parecía estar más para pasar el rato, también había muchos nostálgicos de los ochenta. Como decía, un buen concierto, pero no uno espectacular.

Texto: Anabel Vélez

Foto: Jordi Vidal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: