Encuentros — 19 abril, 2017 at 10:44

Autos Detroit: circulando por carreteras infinitas

 

 

Los barcelones Autos Detroit entregan su segundo álbum tras su fantástico debut “Startup Completed” de 2014. Su nueva entrega lleva por título “Second Best”. Nos vamos de vermuts con Lluís, uno de sus guitarristas para que nos cuente detalles.

¿Cuéntanos un poco el proceso de grabación de este disco?

Siempre hemos tenido claro que queríamos repetir en los Estudios Ultramarinos con Santi García, en sí ya reservamos fechas con un año de antelación. Nos gusta grabar ahí por la contundencia del sonido, por el ambiente familiar que hay, y por la capacidad de Santi de aportar en los arreglos y trabajar muy rápido. La diferencia con el primero es que éste lo hemos grabado por pistas en vez de en vivo, con lo que las texturas y el sonido en general creemos que son más elaborados. Hemos puesto teclados, hemos trabajado con más sonidos para cada instrumento… más mejor, vaya.

Lo encuentro con más influencias, no tan powerpop como el anterior, más diverso estilísticamente ¿Cómo lo veis vosotros?

No éramos tan conscientes de que los temas que estábamos haciendo ya no están tanto por la “calle central” del powerpop, hasta que nos pusimos a trabajar en el disco. La mayoría de los temas ya los habíamos defendido en directo, pero siempre mezclados con temas del primer disco y otras cosas, que hacían que su “heterodoxia” quedase más disimulada. Al ponerlos todos juntos en el disco, nos hemos dado cuenta de las canciones no son tan directas, no tienen ruedas de acordes tan previsibles, hay incluso disonancias, incluso hay mucho más “rock”. No obstante, creemos que sigue habiendo un hilo conductor de pop de melodías y estribillos, aunque  los desarrollos de las canciones sean más complejos. Es un disco más oscuro que el anterior, menos inmediato a la escucha, pero también tiene singles, y es pop.  Quien nos esté leyendo ahora pensará que nos hemos pasado al progresivo, cuando no es así. Pero es verdad que el powerpop tiene una calle central de la que nos hemos alejado un poco: “Moonglow” suena a balada crooner, “Deception” es garajero-atonal, “Sunny Day” es un divertimento que nos suena a album blanco, “Precious Maureen” es una canción triste que nos han dicho que suena a Lennon setentero… pero también hay canciones más canónicas powerpop, como “Believe Me”, “Shine of your soul”, “Lonesome”… Creemos que es un paquete variado, y esperemos que la gente lo encuentre interesante: no es tan directo como el primer disco, necesita más de una escucha para que entre.

¿Qué aceptación está teniendo?

Como te hemos dicho, aún no lo hemos sacado a la calle, ni sabemos con qué intensidad vamos a hacerlo. Pero lo que sí que es verdad es que a la crítica que se lo hemos hecho llegar, aquí, en el resto de Europa y en Estados Unidos, nos da muy buenas referencias. Hemos estado ya sonando en varias radios de internet, va a salir pronto la crítica en powerpopaholic… y esperamos ya pronto salir en algún medio en papel.

¿Qué tenéis proyectado en cuanto a presentaciones, bolos etc?

La verdad es que este disco nos ha vaciado bastante: las canciones son bastante más complejas que en el primero, y lo tuvimos que ensayar mucho, y además, al tener más capas de arreglos e instrumentos, el reto de defenderlo en directo es más grande. En ese sentido, hemos hecho un par de bolos para rodarnos, y pensamos hacer una presentación en Barcelona y un bolo en Valencia antes del verano. De momento no tenemos más planes cerrados, aunque seguro que hay más bolos después del verano.

¿Supongo que sigue componiendo Pedro Pasamontes la mayoría de canciones?

Así es. Nos rendimos ante su excelencia y prolijidad. Nos llamamos Autos Detroit, pero realmente somos Pedro Pasamontes and the Wailers.

¿ Cual fue la experiencia en el IPO Liverpool?

Muy buena. Nos permitió vivir un festival desde dentro y conectar con otras bandas con las que seguimos intercambiando información. Somos una banda que no vive de la música, y no tan metida en el “rollo” musical, con lo que a nivel de contactos no es que tengamos grandes agendas. En ese sentido, el IPO nos ha ido bien para conocer a gente del mundillo. Además, el prurito de tocar donde lo hicieron los que son, a nuestro parecer, los más grandes, siempre es algo que quedará para contar a nuestros nietos. Estamos hablando de tocar en The Cavern, la cuna del pop que más nos gusta.

¿Qué grupos te están alucinando últimamente o solistas de aquí y de allá?

Musicalmente somos más bien arqueólogos, y aunque creo que entre los cuatro tocamos muchos palos musicales a nivel de gustos, es verdad que tendemos más a bucear en el pasado que a tener la antena puesta en las novedades. Pero por decir algún ejemplo, estamos bastante alucinados con los hermanos d’Addario, The Lemon Twigs, y estamos esperando que salgan ahora los tres primeros discos de su padre, Ronnie d’Addario, que nunca habían estado en soporte físico.

¿Con qué artista os gustaría compartir cartel en un futuro?

Con muchos, la verdad. Pero por decir alguno, con alguno de los iconos del powerpop que tocan aquí de vez en cuando, como Paul Collins, The Rubinoos, o Blue Ash, o con alguna estrella del garaje, como los Fuzztones. Estos que te acabo de comentar serían de la categoría “mi sueño”, pero con tal de tocar por ahí delante de audiencias nuevas, podríamos tocar con cualquiera que pueda conectar estilísticamente con nosotros, vieja gloria o de nueva hornada.

¿Habrá edición en vinilo en un futuro?

Ahí has dado en la llaga. Hasta ahora nos hemos editado nosotros los discos, en CD. Este año hemos contactado con no sabría decir cuantas discográficas especializadas en powerpop para que nos ayudaran a sacar una edición en vinilo, pero no lo hemos conseguido, al menos de momento. Queremos tener vinilo para tener presencia en tiendas y, sobre todo, para que al estar dentro de un catálogo, en las salas a las que contactamos nos puedan situar estilísticamente y hagan el esfuerzo de escuchar los enlaces que ponemos. La verdad yo ya tengo visualizados nuestro primer disco en vinilo azul y el segundo en vinilo naranja: quedarían cojonudos.

¿Cómo veis el panorama para salir por ahí a la aventura a tocar?

Para nosotros es muy complicado. Posiblemente por el hecho de ser una banda no profesional y sin demasiada intención de serlo, no tenemos a alguien destinando una parte importante de su energía a mover medios, contactar con salas, ir a bolos y hacer que las cosas pasen. Además, como no estamos demasiado en el ajo musical, pues por mucho que aprietes, no tienes referencias para llegar a los sitios. Con el primer disco bajo el brazo intentamos ir los festivales de pop referencia (prefiero no decir nombres) y la verdad es que no nos hicieron ni puto caso. Eso ha hecho que nos tomemos igual la promoción del segundo con más calma, y más en plan amiguetes: te invito a tocar conmigo en BCN y después te teloneo yo en tu ciudad.

¿Cuéntanos más cosas del disco, sello,  diseño etc?

Hemos hecho este disco porque nos apetecía. Pedro tiene incontinencia compositiva y, si no grabas, esas canciones acaban perdiéndose. Con las ventas del primer disco habíamos recuperado lo gastado, seguía habiendo temas, nos lo habíamos pasado muy bien con la grabación, iban saliendo “bolitos” -hicimos una quincena con el primer disco-, con lo que decidir hacer el segundo fué un proceso natural, y volver a Ultramarinos la decisión más lógica: teníamos la sensación de haber acertado a la primera. Santi nos animó a coger más días de estudio y grabar por pistas, para poder introducir más matiz y creo que fué una decisión acertada. Los temas ahora son más complicados y grabarlos de tirón habría hecho que hubieran sonado más planos: ahora hemos podido centrarnos en jugar con más efectos, sonidos, instrumentos, que es lo que te da el grabar por pistas, aunque el proceso sea más aséptico: por ejemplo, los tres primeros días nos dedicamos a mirar a César tocar en la pecera. Es más cirugía que rock’n’roll, pero el resultado está ahí, y estamos contentos.

Para la parte gráfica, hemos seguido con nuestra filosofía Juan Palomo, y César, nuestro batería, que es el que hace todos los carteles, ha diseñado todo el CD. El sello, como te hemos dicho, Juan Palomo Records, o sea, nosotros avanzando la pasta y haciendo los CDs, y esperando que algún sello voluntarioso y filantrópico nos ayude a editar en vinilo.

¿Tus favoritas de este disco?

Posiblemente “Precious Maureen”, “All I Know” y “Step On”. Pero es difícil escoger: creemos que es un disco muy completo.

¿Quieres añadir algo más?

Simplemente comentaros que seguimos haciendo temas. Debemos tener una decena de canciones nuevas desde que grabamos, y hay una veintena o más que aún no hemos grabado. Amenazamos con un “Salmón”…

 

Texto: Joan Soriano

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: