Encuentros — 17 Marzo, 2017 at 11:50

Cala Vento: Huelga a la japonesa

 

 

 

El último año y medio ha sido trepidante para estos dos chicos procedentes del Empordà, Girona. En cuestión de meses, han pasado de grabar una demo casera, a ser apadrinados por Eric Fuentes, fichar por BCore y tocar en el festival South by Southwest, prestigioso escaparate musical yanqui. ¡Ah, también han sacado no uno, sino dos discos! Precisamente a raíz de la publicación de Fruto Panorama, su excelente segundo trabajo, nos citamos con ellos para hablar. “Cuando salió el primer disco, ya teníamos buena parte del segundo hecho” nos cuenta Joan, batería y voz. “El primer disco, para la gente era fresco, pero para nosotros no, llevábamos meses tocándolo en directo; éste en cambio, es fresco para ambos” nos cuenta Aleix, guitarra y voz, a lo que su compañero añade: “sí, porque estas canciones, aunque ya estaban empezadas, fueron terminadas este verano, durante un intensivo de ensayos previo a la grabación. Así que no se han comenzado a tocar hasta ahora”. Como ven, la compenetración de este par de veinteañeros va más allá de lo musical.

Su discurso bicéfalo, es verbalizado con total naturalidad por ambos. “En diciembre, hicimos un descanso de un mes sin hacer bolos, para ensayar las nuevas canciones de cara al directo”. Explica Joan, hablando de un descanso de treinta días, como el que habla de un año sabático. Aleix, por otro lado, nos explica más detalles de su nueva obra, afirmando que “en la grabación del disco, buscamos la manera de no tener que resolver nada en la mezcla, sino que de forma natural todo sonara como queríamos”.

A fe que lo consiguieron, aunque claro, guiados por dos tipos tan curtidos como son el gurú Santi García, y su productor-mentor, el mencionado Eric Fuentes, todo resulta más fácil. Precisamente, fue éste último quien ideó el acertado arreglo de cuerdas que adorna «Antes De Él», uno de los muchos hits con los que cuenta el disco. “Era una idea que (Eric) tenía desde antes de entrar al estudio. Al final se grabó el último día, en el último momento”, nos cuenta el batería.

En cuanto a las letras, les pregunto hasta qué punto su gusto por la metáfora es algo premeditado o no. Aleix se sincera: “es que es algo a lo que le damos tan pocas vueltas…”. “Estoy empezando a coger miedo a esto de las letras; cada vez hay más gente que las analiza y nos viene a hacer comentarios al respecto. Me da un poco de miedo que eso haga que nos pensemos demasiado lo que vamos a escribir”. Gajes del crecimiento imparable del que están siendo objeto estos dos amigos, cuyas frescas y enérgicas canciones, aleación de pop, punk y reminiscencias emo de los noventa, estarán siendo presentadas por toda la península a lo largo de los próximos meses.

 

Texto: Daniel González

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: