Vivos — 12 julio, 2016 at 10:08

Wilco, Madrid, Noches del Botánico, Jardín Botánico de la Complutense

wilco1 salome

Empecemos por los inconvenientes, que fueron varios: el sonido fue bueno, lo cual no es tan fácil de conseguir en cualquier concierto hoy, pero el volumen era demasiado bajo para una banda que exige que entres en sus olas de electricidad y que cuando bajan el tono las conversaciones no tapen las canciones; tampoco fue el mejor repertorio de los que han exhibido en España, con varias canciones de su nuevo disco, el más flojo, y tampoco fue su mejor concierto aquí. Y el set era el de la gira, con lo cual sorpresas, pocas.

Aun así, da igual. Wilco son una apuesta segura: sabes lo que te vas a encontrar y sabes que te va a gustar. Sus canciones conservan la capacidad de emocionar, sabes que el dominio técnico de los instrumentistas es elevado, y que Tweedy despide talento. Sus temas poseen una capacidad de envolverte que se multiplica en directo, y cuentan con las suficientes buenas canciones para hacer dos o tres setlist sin que sobre ninguna.

Art of almost y Spiders (Kidsmoke) sonaron intensas, como debe ser, con Hummingbirds y Jesus etc. exhibieron su lado más melódico, Handshake drugs y I am trying to break your her emocionaron, reinterpretaron Kamera en una versión más dura y pesada, Impossible Germany volvió a ser una flecha en el centro de la diana, recuperaron una bonita Dawned on me, y Box full of letters se expandió como esa fabulosa canción power pop que es. En definitiva, lo de siempre, y siempre bien.

La novedad estuvo en el bis, donde la banda al completo reinterpretó seis temas en clave acústica, desde ese tema oscuro que es Misunderstood hasta la festiva I’m always in love pasando por la gloriosa California stars, y se agradeció enormemente. En el momento quizá en que esperábamos un cierre con más electricidad, como suelen hacer, nos devolvieron a un contexto más modesto, pero en el que fueron capaces de llevar las canciones hasta la misma cuota de emoción, o incluso un paso más allá, que si hubieran utilizado las eléctricas a todo trapo. Son una banda grande que anda repitiendo su fórmula, pero es que su fórmula funciona.

Texto: Esteban Hernández

Fotos: Salomé Sagüillo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: