Encuentros — 6 julio, 2016 at 8:57

The Jackson Whites, hermandad rock

thejacksonwhitescd-440x250¿Se puede entrevistar a un grupo cuyo disco lo han grabado casi treinta músicos distintos? Debe poderse porque es lo que hemos hecho en esta Ruta para celebrar la edición de un notable disco como Hard Luck Stories, con lo mejor del rock americano parido en New Jersey. Nos contesta Robert Zaleski.

 

Es raro empezar una entrevista preguntando qué sois, pero debo hacerlo.

(Risas) Bueno, The Jackson Whites somos una asociación libre de músicos que siguen la tradición de nuestra región, el Delta de Jersey. A nuestro publicista le gusta llamarnos súper grupo peor yo diría que somos más una hermandad. Hemos tardado en hacer este disco cinco años y hemos participado en él 25 músicos distintos. Todo el que aparece tiene otras bandas, muchos están girando…Lo que todos tenemos en común son nuestras raíces, Nueva Jersey.

 

¿Y por qué escogisteis ese nombre?

Es un término del argot local que se refiere a los miembros de la tribu Ramapough que vive en las montañas del norte de Nueva Jersey, a 20 millas de Nueva York. Se desconoce el origen del término, pero los miembros de la tribu lo consideraban despectivo porque durante 150 años se ha considerado que The Jackson Whites eran una comunidad peligrosa de la que se debía huir. Recientemente han protagonizado varias películas, documentales y series de televisión. Elegimos el nombre como apoyo a los originales de Jersey, nuestros hermanos y hermanas indígenas.

 

El título me encanta, eso de “historias de mala suerte”. Me parece un título perfecto para un disco de americana, porque esto es americana ¿no?

Claro, abarcamos un gran número de influencias y géneros musicales pero ese término nos va genial. Es una definición tan amplia que cabe cualquier cosa o sonido de música de raíces.

 

¿Se puede hacer algo novedoso dentro del género?
No es fácil, eso está claro. Hay grandes canciones que no fueron excesivamente novedosas en su momento porque encontrar algo muy original es difícil. A veces, curiosamente, la clave está en remontarte a los orígenes y trabajar desde allí.

Imagino que hacer un disco como este no es fácil.

Todos los involucrados disfrutamos mucho de la experiencia. El mundo de la música está de una forma en la que muchos tenemos que aceptar trabajos que no nos gustan para ganarnos la vida, pero no fue el caso. Hacer este disco fue muy divertido.

¿Recordáis alguna canción con más cariño?

«Yesternight» fue divertida de hacer porque fue un proceso largo con muchos instrumentos. Probablemente es demasiado larga para la radio, pero nos dio igual (risas). Mi favorita es «Mariners Cove» porque habla de una historia real sobre el incendio de un motel barato de Point Pleasant en el que murieron 4 personas. Desde el huracán Sandy hubo mucha gente que se quedó sin hogar y se tuvieron que ir a vivir a ese tipo de moteles.

 

¿Quedaron canciones fuera del disco?

Sí. Creo que acabaron entrando más o menos la mitad de las que grabamos. Buscamos que las que entraron tuvieran algo en común, una especie de hilo conductor.

Hacer conciertos de esto no debe ser fácil ¿no?

Tenemos tantos músicos y cantantes que cada show podría ser diferente al anterior. Incluso la formación de la banda podría ser completamente diferente en cada show. Una sorpresa cada noche.

 

¿Y vais a volver a grabar?

Seguro. Queremos acabar alguno de los temas que no entraron en el disco. También habrá algún tema completamente nuevo. Todo depende de que lso dioses de la compsición sigan a nuestro lado.

 

Eduardo Izquierdo

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: