Encuentros — 12 julio, 2016 at 12:13

The Gachises, punk más allá del acné juvenil

thegachises

Llevan tres años dando guerra sobre los escenarios. Tras varios bailes en la formación, una demo y un LP “no oficial” (como ellas mismas lo definen), The Gachises, la girl band de Vilanova i la Geltrú, ha pasado del más puro underground a fichar por Warner y presentar su primer trabajo en el Generación Selfie de TV3:

“Cuando nos contactaron desde Warner, para nosotras fue increíble. The Gachises se forma, en primer lugar, por diversión, por hacer lo que a una le gusta que es tocar con un grupo de amigas, hacer punk-rock. Pero está claro que cualquiera que monte un grupo, aspira a que su música llegue a la gente, que disfruten con ella, a tocar mucho en directo e incluso a llamar la atención de alguna discográfica. Nosotras desde un principio tuvimos claro que queríamos ir “a tope” y ver hasta dónde podíamos llegar”.

Con edades que no sobrepasan el cuarto de siglo, estas punks han pasado de ser unas incomprendidas en su círculo de amistades, a una nueva voz dentro de un género cada vez más de moda:

“Es poco habitual que chicas de entre 20-25 años tengan estos referentes musicales. En el caso de Almudena (guitarra y voz de la formación), ella en su casa escuchaba todo este género musical, se empapó de toda la Movida ya que su madre es una fan absoluta. Gracias a ello se empezó a interesar por este estilo pero no es común ya que en nuestro círculo de amistades nadie conoce a Siniestro Total ni Aerolineas Federales, queda lejos. A Almudena lo que le motivó a escuchar esta música era la actitud desenfadada, su estética, las letras absurdas y su ritmo”.

No solo por ser jóvenes, sino también por ser mujeres (parece mentira que en pleno s.XXI siga llamando la atención que las chicas quieran hacer punk), The Gachises podrían haberlo tenido el doble de difícil. Dificultades que composiciones frescas, divertidas y vacías de pretensiones solventan, unidas a un directo asalvajado:

“Aunque nosotras no hemos tenido nunca ningún problema (aunque sí anécdotas al respecto), el mundo del rock puede llegar a ser algo hostil hacia las mujeres, sobre todo a la hora de tocar en directo, donde llegas a una sala en la que desde el dueño hasta el técnico de sonido son hombres, y se te cuestiona más, en el sentido en que hasta que no te ven en directo y demuestras lo que vales, la gente está expectante en plan “a ver qué hacen estas cuatro niñas”.

Está claro que las niñas están haciendo lo que mejor saben, a tenor de estas “Vacaciones en Nibiru” (Warner, 2016).

Texto: Elena Rosillo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: