Vivos — 15 febrero, 2016 at 11:18

Pablo Und Destruktion, Sidecar, Barcelona

vigorexia

El pasado viernes tuvo lugar en la barcelonesa Sidecar uno de esos conciertos a los que apetece ir solo. La propuesta de Pablo Und Destruktion y la Tribu del Trueno no resulta a priori la más amable para dar rienda suelta al hedonismo y el esparcimiento. Nada más lejos, sus directos suponen un crudo ejercicio de exibicionismo emocional y compromiso político que haría ruborizar a tu vecina, recorriendo los más oscuros callejones de la conciencia (también la de clase) humana.

Habiéndolo descubierto con su tercer Lp, el sofisticado <<Vigorexia Emocional>>, agradecí descubrir temas de sus anteriores trabajos, canciones como <<Por cada rayo que cae>>, <<Extranjera>> o <<El aire puro>>, más extremas y descarnadas, que alternadas con nuevos clásicos del calibre de <<Los días nos tragarán>>, <<Mis Animales>>, <<Bares vacíos>> o <<Limonov, desde Asturias al Infierno>> evidencian que nos encontramos ante un autor de largo recorrido, coherente e inteligente. De origen anarquista y humilde, Pablo ejerce a la perfección el rol de predicador indignado, sórdido confesor de pecados y deseos, convirtiéndose en el centro de todo el ritual. Como una suerte de pariente astur de Nick Cave, utiliza la épica siempre como medio, como decorado sobre el que la lírica proyecta sus sombras, tan dantescas como sugerentes. Sintetizadores, drones, una acústica tocada con arco, guitarras deudoras de los inolvidables Sixteen Horsepower, una voz personal que más que cantar narra -y grita- historias de una honestidad y franqueza fuera de lo común – me viene a la cabeza el primer Nacho Vegas-. Para que el lector accidental se haga una idea, en sus canciones afloran sentimientos como la angustia, el dolor, el placer… Esto es, resumiendo, vísceras.

Acabaron el concierto con la obligatoria barbaridad que titulan <<Busero español>>, con Pablo mezclándose entre la concurrencia y con una soberbia hostia interpretada a voz y guitarra, <<Pupilas dilatadas de ira>>.

Servidor se fue a casa esa noche con la sensación de haber superado un lavado de estómago y la certeza de que Pablo Und Destruktion está en la primera división de autores en nuestra querida piel de toro.

Texto: Antonio Jesús Moreno

Ilustración: El Ciento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: