Encuentros — 19 octubre, 2015 at 11:47

The Crunch: No tan viejas glorias

 

MG4432baja

Los auténticos punks nunca mueren. Ni siquiera son de un lugar o de otro, ellos son de allá donde se encuentren para seguir haciendo música, enlatarla o soltarla a bocanadas en un directo con todo derroche. Como modo de vida –o bendita adicción, los chicos de siempre se dan cita para hacer de nuevo lo que más les gusta y mejor saben. Reagrupados bajo en nombre de ‘The Crunch’ lanzan el largo ‘Brand New Brand’ como continuidad a su anterior ‘Busy Making Noise’ (2013). En sus filas están alistados: Sulo, conocido cante de Diamond Dogs, Mick Geggus de Cockney Rejects, Dave Tregunna de Sham 69 y Lords of the New Church, el toque femenino de Idde Schultz y quien tuvo a bien atendernos al teléfono para charlar sobre sus proyectos, pasados, presentes y futuros; Terry Chimes, quien fue el batería original de The Clash, para más tarde acompañar a Johnny Thunders, Billy Idol, Hanoi Rocks, Black Sabbath y formar The Cherry Bombz. La lista corta la respiración, tanto que después de una larguísima pausa alejado de la música decidió volver a la batería. Terry me atiende encantado y con respuestas directas.

Eres el hombre a la batería de los conocidos The Clash, grabaste el primer álbum y dejaste la banda, alegando que ‘proveníais de realidades distintas’. ¿Quedan secretos después de tantos años?

Como dices, nuestras realidades eran muy distintas. Ellos provenían de familias rotas de suburbios oscuros y se sentían miserables y llenos de rabia. Yo no había vivido sus experiencias y no alcanzaba a comprender la magnitud de muchas de las cosas que había en sus cabezas. A mí la vida me parecía algo bonito. La banda funcionaba cuando tocábamos juntos. Me gustaba la rabia en su música, pero no la compartía en el resto de las cosas.

Después llegaron muchas grandes bandas, como Johnny Thunders and the Heartbreakers, Generation X o Hanoi Rocks entre otros…Es una lista impresionante qué se siente al haber vivido la música desde tales perspectivas?

Lo principal es que considero que me gustan muchos estilos de música y puedo tocarlos con la batería, me resulta fácil adaptarme a otros proyectos, aunque The Clash pudiera sonar distinto a todos ellos, para mí supone simplemente tocar la batería, ya sea punk, powerpop o garage. Lo importante es disfrutarlo.

Tras años de carrea musical decidiste alejarte de ella trabajar como quiropráctico durante 20 años, que es un muy largo periodo de tiempo. ¿Qué te hizo pensar que ya habías acabado con la música y necesitabas encontrar otro estilo de vida?

Con los años terminas viendo las cosas de un modo distinto. La energía de la juventud me hizo centrarme a fondo en la música pero el tiempo me ha llevado optar por otras cosas. Me llevo a la quiropráctica y me hizo entender que ambas cosas son perfectamente combinables y que una no tiene por qué interferir sobre la otra si pretendes desarrollar ambas.

Desde siempre has sido un conocido practicante de la religión católica. El punk es algo muy alejado de cualquier tipo de religión. Cómo has podido combinar punk y religión, aparentemente en conflicto, durante todos estos años?

Para mí el punk tenía que ver con la rebelión, ser punk era buscar la verdad y apartarme de lo desechable. Jesús hizo lo mismo, buscar la verdad y aquí es donde lo la encontré, en la religiosidad, por tanto, para mí, entre el punk y la religión no hay contradicción.

Después de 20 años la vida te devuelve a la música. ¿Cómo resurge ese sentimiento?

No he dejado de escuchar música en estos 20 años en los que me he dedicado a la quiropráctica. Un día sentí que era un error no poder combinar ambas cosas. Ahora creo haber encontrado el equilibrio para no tener que prescindir de ninguna de las dos.

Y concretamente a The Crunch….

Sí, ellos estaban presentando un libro en Londres, me ofrecieron ir con ellos a la fiesta de presentación en Estocolmo. Al principio puse mi negativa pero de repente pensé que no tenía por qué ser una mala idea. Estando ya en Estocolmo me pidieron que tocara un par de canciones con ellos, las toqué, a pesar de no haber tocado la batería durante 20 años. Tocamos muchas canciones y finalmente decidimos probar con algunas canciones de Sulo. Las canciones cuajaron desde un principio así que también decidimos grabarlas. Encontramos una muy buena conexión entre nosotros y el resultado han sido dos buenos discos…y lo conciertos, por supuesto.

THE CRUNCH

The Crunch está formado por gente de bandas y personalidades referentes e imprescindibles en la historia de la música. Se ha dicho de vosotros que sois ‘un puñado de leyendas del rock en un mismo paquete’ ¿No te hace sentir eso un poco más viejo? Sobre todo por el término ‘leyendas’…

Hemos crecido todos juntos, tenemos los mismos gustos y los mismos valores. La edad de los miembros de una misma banda es algo que considero importante para entender la manera de tocar de cada uno. Referente al término ‘leyendas’…ya desde que éramos muy jóvenes nos catalogaban así, por un lado te acostumbras a oírlo, por otro me sigue pareciendo algo muy extraño y que poco tiene que ver conmigo.

Grabasteis el primer álbum porque Sulo tenía un montón de buenas canciones. ¿Ha cambiado el aspecto de la composición para este segundo trabajo?

No, Sulo ha hecho todas las composiciones, además de ser muy bueno es muy rápido componiendo.

¿Qué cosas han cambiado entonces?

Como pasa en la mayoría de los casos, un segundo álbum te permite trabajar con más facilidad con el resto de los miembros, ya que has vivido una experiencia previa y eso facilita que podamos amoldarnos mejor los unos a los otros, tanto en lo personal como en lo musical. Si hay algo destacable en este último trabajo es la entrada de Idde a la banda, lo cual ha permitido que se involucrara más en el proyecto.

En el 2014 Idde Schultz pasa a ser miembro de la banda, ella toca los teclados y hace coros. ¿En qué momento decidís que una aportación femenina es necesaria o favorecedora?

Idde ya había trabajado con nosotros anteriormente y se ajustaba perfectamente a la banda. Proporciona unas harmonías de voz esplendidas y pensamos que estaría muy bien contar con su trabajo también en los directos.

¿Cuál fue la visión general de la grabación?

Fue todo muy bien, como antes dije, era ya la segunda experiencia y eso resultó ser positivo. Se grabó durante una semana en una casa-estudio en el campo y pudimos estar centrados al 100% en el disco.

Y de vuelta a la carretera. ¿Qué sensación encuentras para no cansarte de la música y seguir grabando y girando?

Cuando yo tenía 20 años había una cierta precariedad en la giras. Otro factor importante eran los estragos propios de la juventud…ya sabes. El elemento principal para seguir girando después de tantos años es la diversión. Nos encanta salir a tocar a todos, y, por supuesto, hacerlo como banda. El planteamiento también es distinto, para nosotros salir ahora de gira es como tomarse unas vacaciones, se disfruta más que si fuera una obligación.

Entonces dirías abiertamente que ahora es mejor?

Si, absolutamente. En los inicios suponía girar durante doce semanas seguidas. Eso producía cansancio de carretera, incomodidad, y lo peor eran las tensiones con tus propios compañeros. Ahora nuestras giras son más cortas y no llegamos a esos momentos molestos causados por las giras largas.

La gira os llevará a varios países europeos. ¿Hay planes de viajar a los EEUU?

No en un principio, pero no descartamos la posibilidad.

Recientemente has estado presentando tu libro: ‘The Strange Case of Dr. Terry and Mr. Chimes’, tu autobiografía. ¿Qué te llevó a juntar todas tus memorias?

La literatura es otra de mis facetas, pensé que era un buen momento para tener algunas de mis vivencias agrupadas. Desde situaciones de mi infancia hasta otra a lo largo de mi vida, dentro y fuera de la música.

¿No crees que puede tener un componente de sensacionalismo escribir sobre tu propia vida y el de la gente que ha pasado por ella?

No lo creo del modo en el que he escrito el libro, quería escribir sobre mis vivencias y la gente con la que he compartido momentos de mi vida. De ninguna manera he intentado hablar más de unos o de otros…mejor o peor. No creo, de ningún modo, que pueda tener un resultado sensacionalista.

Aún no he tenido acceso al libro pero sí he leído que se detallan situaciones que te hicieron dejar la banda.

Hay muchas cosas en el libro, pero para saber lo que contiene tendréis que leerlo.

¿Tú también piensas que los hombres son de Mercurio, las mujeres de Marte y los baterías de Plutón?

(Risas) No lo descarto, los baterías tenemos algo que nos hace distintos del resto de seres humanos.

 

Las fechas:

Miércoles 21 Octubre MADRID – EL SOL

Jueves 22 Octubre BARCELONA – RAZZMATAZZ 3

Viernes 23 Octubre BILBAO – KAFE ANTZOKIA

Sábado 24 Octubre SAN SEBASTIAN – DABADABA

Domingo 25 OCtubre BURGOS – ESTUDIO 27

 

Texto: Mario X

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: