Discomático — 11 mayo, 2015 at 19:22

Guadalupe Plata – III

PLATA

Fui testigo del primer concierto en sala del trío de Úbeda en la ciudad condal. Apenas unas pocas almas nos congregamos en Rocksound para ver en directo a aquel combo que tanto empezaba a dar que hablar en los círculos especializados. Su propuesta oscura y básica fascinaba, no hacía falta poseer dotes de oráculo para ver que allí había chicha y, sobre todo, personalidad definida.

Pero nada hacía presagiar el éxito que iban a obtener meses más tarde con unas canciones que beben de fuentes arcanas y a priori razonablemente extrañas para el público joven que los sigue en la actualidad. Este tercer disco incide en ese mundo particular que han creado Perico de Dios, Carlos Jimena y Paco Luis Martos. Un mundo de blues primitivo que une el delta del Mississippi con la ribera del Guadalquivir en un paisaje habitado por una imaginería de olores extraños, perros callejeros, aguas pantanosas, serpientes oscuras, gatos negros, pociones brujas, filos cortantes y posesiones infernales que cobran vida en unos textos con tanta expresividad como economía de medios.

Nadie suena como ellos, han cogido un género centenario y le han dado una vuelta de tuerca más para jugarlo en campo propio. No sé lo que puede durar la fórmula antes de ser exprimida en su totalidad, a eso solo podrá responder su capacidad para reinventarse y progresar, pero lo que sí es manifiesto es que ahora mismo lo tienen. Vaya si lo tienen.

Manel Celeiro

Publicada en el número de abril de Ruta 66

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: